Wednesday, March 12, 2008

Mariano Rodriguez: Obras en Papel en LatinArt Core Gallery






Mariano Rodríguez (pintor cubano 1912-90) es mas bien conocido entre nosotros por los gallos, por las escenas campestres cubanas, por los colores y por el trazo vivo de un pintor que en la plástica parecía una niño, un pequeño Lao-Tzu de la pintura Cubana. Ahora se exhibe en una de las pequeñas galerías de la calle 8 de Miami, la LatinArt Core, los trabajos en papel de Mariano. Esta no ha sido la única exposición actual en Miami de la obra de Mariano Rodríguez. Ya habíamos tenido unos homenajes en Cernuda y en Gary Nader muy extensos sobre la obra de este Maestro de la vanguardia hace unos anos. Ahora (Diciembre 22), este 2007 cierra con un regalo para todo los amantes y estudiosos de la pintura cubana: el primer volumen del catalogo razonado de Mariano. He aquí que ahora en Miami proliferen las exposiciones en papel de Mariano, una obra no muy dada al conocimiento publico.


Observando los pequeños dibujos de Mariano, pude observar la habilidad de manejar los colores y las líneas con pocos trazos y con la misma certera quietud que lo caracterizaba. Mariano fue un pintor que pudo establecer el balance perfecto, que muy pocos logran, dicho sea de paso, entre el manejo de las líneas en el papel y el de los colores, entre las pequeñas obras en papel cartucho, la cual ha sido tildada por muchos de "insignificante" y efímera, y las obras megalómanas y grandiosas como sus lienzos de crucifixiones de Cristo o las escenas femeninas. Con los dibujos podemos ver a un Mariano que es el mismo a la vez que es otro. Es el mismo Mariano porque es el Mariano de los colores tropicales, de las frutas, de las tonalidades y matices harmónicos de los grandes cuadros, con una espontaneidad tan natural como una profunda actitud sobre el color (muy parecido a Kandinsky o a Frank Stella) que tanto lo caracterizo y que tanto llega a la pupila del espectador. Es también el "otro" porque es un Mariano esquemático, fugaz y de uso rápido de las líneas. En las escenas de mujeres, Mariano nos remota a las bañadoras de Cezanne o las desnudas mediterráneas de Matisse – el romanticismo del Côte d'Azur. Lo interesante de estos dibujos de Mariano es que, uno comprueba que estos trabajos son más que ejercicios o esbozos para las grandes piezas; se puede adivinar al penetrarlos que Mariano quiso que estos mínimos trabajos (muchos de ellos tan chicos como de 20 x 30 cm) se comprendieran dentro de una fase tan importante del artista y significante como esa de los lienzos. La importancia de estas acuarelas de los años 1940s/50s, radica en que marca una de las facetas mas interesantes de este pintor que aun no se la ha reconocido lo suficiente en las afueras del discurso de los grandes de la isla de Cuba y la vanguardia cubana.

Después de más de veinte años de pinturas de Mariano en el exilio cubano, el proyecto del Catalogo Razonado empezado por Alejandro, hijo de Mariano, viene como anillo al dedo para poder tener un registro comprensivo sobre las obras certificadas de Mariano, después de las turbulentas décadas de lienzos y cartulinas falsas pasadas por verdaderas. Salvo aquellos cuadros inspirados por las "masas" en el Plaza de la Revolución y algunos otros excesos de "cubania" y color, de espeso color local, Mariano ha llegado a situarse en un alto rincón dentro de las artes visuales cubanas y latinoamericanas.



Termino con estas palabras de José Lezama Lima, quien no solamente conocía al pintor sino que colgaba en su atropellado y arcimboldesco estudio algún cuadro de Mariano, como exponente pictórico de su concepción teórica de la "expresión americana:

"Mariano saca sus figuras de fondos azulosos, cobaltos o cerúleos; parte poco de la realidad y termina en la composición de un cuadro, un etapa mas? No se trataba de mudar la piel como la serpiente de cristal ni tampoco de endurecer el peto de la tortuga. En tantos años de trabajo sus adquisiciones no le producen pereza, sus logros no parecen convertirse en piedra de espera. a con la materia de su trabajo. Cuando estudiaba las estructuras cubistas y los reemplazos de los abstraccionistas la pulpa de su color se abandonaba a sus particulares tumultos. Cuando buscaba en un color la diversidad de
Sus conceptos han luchado hasta el temblor y la insistencimatices, penetraba en sus cuadros la totalidad de la luz"
(Lezama, Todos los Colores de Mariano; 1949).

__
Gerardo Munoz
Diciembre, 2007

No comments: