Monday, April 7, 2008

Wifredo Lam en MAM (Parte IV): Lam y sus amigos


Wifredo Lam y sus contemporáneos: Viaje por fotos

Wifredo con Pablo Picasso

Antes de salir del Museo de Miami, quise ver en la tienda del museo el catalogo de la exposición: "Wifredo Lam in North America", el cual acababa de salir al mercado. Lo agarré del estante, y lo ojeé muy por arriba. Publicado por Haggerty Museum of Art, Marquette University, el catalogo/libro consta de 160 de paginas que no dicen nada novedoso sobre Lam. Dicen que una buena exposición de arte debe ser acompañada por un buen catalogo. Una de las fallas de esta exposición, se debe a la mediocridad de este librito en forma de catalogo que, además de estar reducido al mero hecho de glosas de monografía del artista, contiene una plétora de imagines en blanco y negro en papel malo, y muchas de ellas repetidas a lo largo de las paginas. Cuando pregunte el precio a una bella moza del registrador, me respondió con un frío "$40 dollars". Se habrán vuelto locos los capitalistas del MAM? Automáticamente lo eché a un lado, y revisé otros de los libros monográficos de Wifredo Lam. Aun mejor que el catalogo de Lam in North America, es la excelente monografía (un clásico ya hoy en el ámbito de los estudios de la pintura latinoamericana) de Pol-Fouchet, obra ya esta agotada hoy en todas las librerías. La otra monografía que responde a muchas de las cuestiones de Wifredo Lam, y sus influencias con las vanguardias Europeas es el Wifredo Lam and the International Avant-Garde, 1923-1982 de Stokes Sims. Un libro que poseo y que por el precio es mucho más renovado y erudito, que el de Fouchet, y que fue informado por muchos materiales y libros que Ana Mendieta le trajo de Cuba al profesor Stokes Sims. Me pareció que no valía la pena comprar el catalogo de Lam, ya que su contenido no responde al exorbitante precio, ni al contenido. La antropologa cubana, Lydia Cabrera.


Uno de los aspectos más peculiares de la exposición de MAM fue penetrar el último cuarto, al final del segundo piso con mesas de cristal y vidrieras encofradas en las paredes, que guardaban manuscritos, pergaminos y letrillas de recuerdos y muchas fotos originales de Wifredo con sus amigos. Aquí pude observar detenidamente las fotos inéditas de Wifredo Lam durante la guerra civil española con fusil al hombro, fotos en la playa con Pablo Picasso, caminatas por las calles de Paris con Helena Benítez (su primera esposa) Helena, una foto en grupo con Alejo Carpentier y el escultor cubano, Agustín Cárdenas; Lam sentado en un sillón en conversación con Lydia Cabrera y Nicolás Guillen, y en otras fotos de los últimos años en Cuba, donde Lam se dedica a trabajar con platos de cerámica en su patio. No solamente estas fotos eran un grato recorrido por los ámbitos sociales de Wifredo, sino también se mostraban cartas y pequeñas notas que Lam le mandaba a sus amigos, todas ellas en muy buenas condiciones después de mas de cuarenta años. Debo señalar que muchas de las carta de Lam nadaban en faltas de ortografías, pero siempre con algún dibujito o alguno de esos "bichos" raros que Lam fue capaz de imaginar, ahora se veían también en una esquina de la carta como recuerdo de despedida. Muchos de estos documentos son verdaderas piezas de colección, muchas de ellas son propiedad de los mismos judíos y otros cubanos judíos, dueños de los cuadros de Lam. Lo mas interesante que ahora (después de un mes) recuerdo sobre lo que presencié en este cuarto fetichista de Lam, fue una tarjeta de los años cuarentas que anunciaba en una galería, cuyo nombre no recuerdo, cuadros en venta de muchos de los artistas de la Europa de entonces: Léger, Matisse, Picasso, Gris, Braque, Lam y muchos otros por menos de quinientos dólares cada cuadro! Con la globalización y con los grandes mercados de arte y sus caudillos, ya es imposible penetrar ese mercado, algo que ocurrió de la noche a la mañana porque no hubo que ir muy lejos: en los años cuarentas un individuo cualquiera con sus ahorros, fácilmente podía comprar una pieza de arte de su gusto personal.
La amistad dice Aristóteles, es una necesidad noble entre personas que se comprenden como iguales. Lam, como artista fue un virtuoso de la colaboración artística y de fructífera amistad, y este ejercicio no fue solo con sus compatriotas cubanos, sino que también se amisto con muchos de las personalidades más importantes de la cultura europea, es en este marco donde Wifredo Lam se convierte en un cubano de legado universal. Algo mas, o de índole mas importante que pude comprobar al mirar las fotos y los viejos recuerdos de Lam y sus amigos, fue esta conclusión: la amistad no es un puente de un solo sendero, y de un solo cielo; la amistad brota en oposiciones y entendimientos, con cierta agonía que solo al cabo de los años se puede entender y tal vez acuñar cada de esos momentos, como instantes de felicidad en la estrecha vida de cada hombre.
















Agustin Cardenas (escultor), Alejo Carpentier, Leo Brower (compositor), Wifredo Lam y Gregorio Ortega. Paris, 1974.


Wifredo Lam en plena guerra civil

No comments: