Saturday, July 12, 2008

Cuba en Montreal: “¡Cuba! Art and History from 1868 to Today”

De Enero 31 a Junio 8, 2008
Organizada por el Museo de Bellas Artes de Montreal, ahora se acaba de terminar una de las exposiciones más importantes sobre el Arte Cubano. Yo, esta más que decirlo, me la perdí. Titulada: Cuba! Art and History from 1868 to Today, reúne el arte cubano desde los finales de la Guerra de los Diez Años hasta las ingeniosas denuncias de Los Carpinteros. La exposición ha reunido más de 400 obras. Una muestra más que excelente, ya que rompe con las previas normas de las exposiciones del arte cubano. Se han reunido obras de coleccionistas del exilio, de museos americanos y muchas otras de la isla también. Un logro de una precoz reconciliación, aunque sea breve y elitista, de los cubanos de 'aqui' y de 'alla'. La colaboración esencial para la ejecución del proyecto es del Museo Nacional de Bellas Artes y la Fototeca de Cuba, institución que reúne muchas obras en papel y afiches del arte grafico cubano de la revolución. También se pueden ver fotos, films y música de la gran isla de las Antillas.
La exposición esta dividida en cinco unidades:

i. Pintando a Cuba: Cinco vías de expresión a la Nación (1868-1927)
ii. Arte Nuevo: La Vanguardia y la recreación de la Identidad (1927-1938)
iii. La Cubanidad: Reafirmando el estilo cubano (1938-959)
iv. Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada” (1959-79)
v. La Revolución y yo: El individuo dentro de la historia (1980-2007)


Estas categorías siguen el discurso oficial de la narrativa del arte cubano: la cuestión de la “Cubanidad” – debate incendiado por Pittaluga, Verona y Ortiz; hasta nuestros días puestos en revisión histórica por Rafael Rojas, el cardinal sumo de nuestra historiografia intelectual. Por otra parte, pienso que tomaron cierta libertad de mal gusto en resaltar el nombre la cuarta categoría (iv.) de la exposición, titulada después de la eminente inquisición verbal del Comandante hacia 1961. Dicho titulo empobrece las unidades, e inflama vagas memorias de ciertos agrios momentos de la Revolución (Humberto Padilla, Reinaldo Arenas), sacados a luz por el libro de Jorge Edwards.
La selección de las obras es magnifica e inmejorable: lo mejor de Lam, lo mejor de Domingo Ramos, lo mejor de Portocarrero, lo mejor de Pogolotti, lo mejor de los pintores coloniales, lo mejor de Peláez, y lo excelente de Mario Carreño, cuya obra (Cortadores de Azúcar) centra la exposición con visillos de oro. La exposición también ha logrado la ejecución sin precedentes de un catalogo que reúne todas las obras. Un hermoso libro de casi quinientas paginas editado por Prestel, con artículos importantísimos de varios críticos y especialistas de la plástica cubana y Latinoamericana. La unidad y síntesis de esta monografía logra unir con una habilidad deslumbrante los previos tomos que ya existen sobre la pintura cubana, ya sea del exilio, de la isla o de colecciones privadas, esos piadosos propietarios quienes siempre esconden sus apellidos. Ahora que repaso el libro, con estas laminas brillantes, bien pudiera imaginarme rodeando con mi paso lento las salas espaciosas del Museo de Montreal. Todo es posible a través de la imagen. El visitar un museo, una gran galería, oir una gran pieza Bizet, o visitar una gran exposición como esta; no garantiza el hecho ‘estético’, ni mucho menos el placer potent sentimental del arte. Hay también que poseerlo, y para poseer es menester portar unas cuidadas y sensibles pupilas.
Fotos: Cortesia de AFP/Getty Images (c)
Gerardo Munoz
Julio, 2008

No comments: