Thursday, July 10, 2008

Diálogo con un Ogro Estético (IV): El Espacio Vacío de Klein



G.M: Ogro, hoy he visto en mi galería de espectros a las monocromías azules con esponjas superpuestas.

O: Te refieres a las monocromías de Yves Klein, uno de tus pintores favoritos de la posmodernidad francesa?

G.M: Me refiero Ogro, a ese pintor que más que un pintor fue un fenómeno en el mundo artístico de su tiempo en la Francia de Gastón Bachelard y los otros monjes filósofos que tanto he leído y que tanto todavía me siguen fascinando. Yves Klein fue un pintor de la mística antigua en la Modernidad, trato en vano, de conseguir la espiritualidad, o para plagiar a Benjamin, el “aura” como función primaria en la plástica. Sus monocromías azules, rosadas, y amarillas dan la impresión de ser las únicas que existen en el mundo, hechas por la erosión y el paso del tiempo, y sin embargo para Klein sus monocromías no eran abstracciones como lo fueron las intensas y dramáticas franjas de Mark Rothko en la pintura moderna. Para Klein, sus lienzos era mucho mas que eso: le monochrome, eran espacios abiertos para el vacío, quizá, para el descanso y el escape del estridente capitalismo bajo el cual vivimos, que rompe con lo divino, deja de adivinar y cambia el olor de una rosa por la formula de una bomba atómica. Klein, profundizo tanto su mito, que cuando Gagarin regreso del espacio y dijo: “el mundo desde el cosmos es un punto azul”, algo que ya William Blake había dicho en uno de sus místicos poemas. Klein se conmovio con la aceptación de su pintura que conviertio en representación y voluntad, en el sentido mas schopenhauriano de la expresión, su modesta pintura, que el mismo venia creado y conceptualizando, en una de las expresiones mas excepcionales de la posguerra europea. Sus monocromias se gestan desde sus primeros años en el Liceo.

O: La técnica de Yves Klein, no te parece fácil, Munoz? No te parece que cualquiera pudiera hacer lo que hace Klein y declararse como pintor o creador del arte? Dime que piensas de sus otras obras.

G.M: Ogro, tu eres obsesivo, pero por suerte no eres compulsivo. Gracias por escurrir tres preguntas en una. Cuando me hablas de la técnica pienso en dos críticos de la técnica, el primero un filósofo patético y el otro un crítico gordo: Aristóteles y el Doctor Johnson. Los dos pensaban que la forma y la técnica estaban, de alguna misteriosa forma (sus argumentos no me convencen del todo) unidas para la expresión artística o estética. Decir que la técnica de Klein es fáci, es hacer una análoga a la asunción que se tiene sobre Peter Paúl Rubens y sus cuadros repetidos, o decir que un científico inventa, cuando en fin usa la misma formula para hallar una teleologia. La técnica de Klein es un nuevo marco para ver las cosas: si todo científico usa una formula o una estructura atómica para un fin disimil, para Klein solo existe una vía, o varias vías: la de la Anthropométrie y los monochromes, entre otras. Llegar a estos estilos tan propios, tan ricos como los mencionados, es tan arduo o complejo como los laberintos de minotauros o los juegos de la relatividad y la infinitud de Einstein, los cuales no fueron mas que sueños y pleonasmos de Bruno. El arte cobra sentido en su tradición, lo que impide que nadie pueda copiar a Klein, y no solo esto: el que copia no es artista, es otra cosa. Artista que copia es un oximoron, como decir “científico creador” – porque la muerte no se crea, dice Montaigne; la muerte la tenemos desde el primer día. Cuando te hable de las Anthropométries quise aludir al otro medio artístico de Yves Klein que más me fascina: su pintura con cuerpos. Klein se pensaba un director de opereta y con sus modelos dejaba las siluetas y las marcas de cuerpos con su pintura (el Klein azul) en los lienzos, mientras la orquesta ensayaba su movimiento de una sola nota. El “Arte Corporal” de nuestros tiempos le debe todo a este genio del vacío, quien trato de hacer de lo invisible, lo mas material y lo visible que nadie a podido superar.

O: Munoz, gracias por tu comentario, tan lucido y emocionante sobre tu querido Klein, yo sinceramente, me quedo con algo mas concreto como la pintura de Dalí.

G.M: Por ahora, Ogro, quédate con tu Dalí, y algún día sentirás verdaderamente a Klein y lanzarás a Salvador a las profundidades del agua, a la mismas aguas donde Klein arrojaba pepas y laminas de oro que se insinuaban por el Sena; es también donde Klein recoge sus esponjas mediterráneas.

Gerardo Munoz
Julio de 2008

No comments: