Monday, July 14, 2008

‘Liberación Teológica’, o El Cristianismo Socialista: Entre Fidel y Locke (Articulo)

- A mi padre, que de no haber sido por el nunca hubiera nacido en la isla de Fifo, o leído el libro de Frei Betto.

¿No decían los teóricos del discurso filosofico de la "Modernidad" que la religión desapeseria con la nueva sociedad alimentada por la industria, el consumo y la manufacturación de ideologías seculares? ¿Por que es relevante entender la religión, ahora en pleno siglo XXI? Las dos tesis a continuación son un breve lance a considerar para una futura teoría del debate Religión y Política, plus ultra Carl Schmitt:
Primero: parto del libro que actualmente leo: "Fidel Castro en conversación con Frai Betto", en donde el Señor Castro discute la ideología y relación del Cristianismo-Comunismo con el Ministro y arderte seguidor del movimiento "Liberación teológica" en Latino-América, Frai Betto. Para Fidel Castro tanto como para el estudioso cristiano, Betto, el cristianismo (la palabra de Jesús) es otro intento de combatir el imperialismo o la lucha de las clases. Cristo fue un defensor de su pueblo en contra de un imperio, El Romano. Nos dicen que la figura de Cristo revela la estampa del líder que intenta crear una análoga "justicia", en su parte adelantándose a los laberínticos dogmas Hegelo-Marxistas. La lectura Marxista de estos "cristianos socialistas", precisamente la de este Frai Betto, es una mera unificación de la dos pasiones cocidas “a lo “Latinoamericano”: primero la búsqueda por una justicia social y apoyo caudillista, mientras que por el otro lado el mito Ibérico del Dios Cristiano (el monoteísmo) de Cortes o Vasconcelos. América Latina sigue en ese sueño de reconciliación y de paradójica negación. Aunque estas ideas han sido adoptadas por gente de tal índole en el continente que, carece de la Modernización y del progreso económico, no debemos asumir que esta relación de compatibilidad de ideas nació en la formulación ideológica de demagogos como Castro, Betto, Chris Mauris o Hugo Chávez. Esta falsa creencia es un plagio "trans-textual". Me atrevo a lanzar unos teóricos orígenes:

1. La ilegitimidad del poder. John Locke en el Segundo Tratado de Gobierno concluye legalizando la rebelión de las masas contra todo absolutismo que niega la libertad natural y universal del hombre en la sociedad civil. Esto en “Liberación Teológica” se transmuta en revolución y comunismo. Una palabra: Totalitarismo. El caudillo es también un monarca absoluto (Rosas, Strossner, Cabrera), que se adueña de las almas humanas de la misma forma que el capitalismo se apodera de los medios de producción. Solo hay un dueño: Dios, la tesis de Filmer. Aunque para Locke su tesis de rebelión contra la ilegitimidad de gobierno es el Despotismo, en la Liberación Cristiana esto se funde contra el Capitalismo.
2. Grave error. Creo que la tesis más importante que olvidan los líderes de la "Liberación Teológica" es la tesis de Max Weber. En la Ética Protestante y Espíritu del Capitalismo, el sociólogo Alemán encuentra una continua correlación entre el alto-capitalismo y las raíces éticas protestantes que tienen mucho que ver con la predestinación de Calvino para lograr a través del trabajo, logros en la vida material antes los ojos de Dios. Esto nos dice que el capitalismo es un artificio con un fundamento teológico, puesto que, la fe cristiana promueve la injusticia social y la inigualdad de las masas. En Weber la economía capitalista es un producto de la fe cristiana, en Marx el capitalismo es un ataque contra la monotonía de los cielos y la continuidad dialéctica de la historia desde el conflicto de clases sociales.
3. En ningún momento Carlos Marx (pseudo-padre de los socialistas cristianos. Véase Proudhon o Hess) analiza la figura de Cristo desde un punto "social". Para Marx, la religión, mas que el "opio de las masas"; es la imagen falsa, que se hace el hombre, de una fuerza supernatural para justificar y darle valor a su existencia (algo calcado de Faurbach): "Que pasaría si en vez de nosotros ser una imagen colectiva de Cristo/Dios en la tierra, es Dios una imagen de todo el sufrimiento Humano en el cielo?"
En el 2004, Hugo Chávez visita a Nueva York con motivos de conferencia diplomática y declara:

"El (Jesús) me acompaño en tiempos difíciles, en momentos cruciales. Sin dudas Jesús Cristo es una figura histórica - fue un rebelde, un tipo Anti-Imperialista. Confrontó el Imperio Romano... porque quien se cree que Jesús fue un capitalista? No. Judas [Iscariote] fue el capitalista, por robar las monedas! Cristo fue un revolucionario. El confrontó las jerarquías religiosas. El confrontó el poder económico de su tiempo. Prefirió la muerte en defensa de los ideales humanos, el promovió el cambio... El, nuestro Jesús Cristo".

Absolutamente jocosa y desfachatada la supuesta aparente concordia del "matrimonio" entre dos ideales opuestos. William Blake, de igual modo, hacia el siglo XVIII, quiso casar el cielo con el infierno en nupcias cristalinas. Alquimia de místicos. Con algo similar juguetearon nuestros políticos. Al igual que negar que la Izquierda Comunista o la Derecha Reaccionaria en América Latina son cabeza y cola de un mismo culebron; es también un grave error conceptual señalar e ignorar la vitalidad del discurso de la religión en la realidad contemporánea Americana. El Cono Sur ahora suele cabecear entre ese Cristianismo dramático, centralización del Madrid del siglo XVII, una fe inalcanzable del siglo veinte (bostezo de Carlos III con Zapata); y el ensueño profético humano de Carlos Marx.




Gerardo. Munoz


Gaceta, La Cueva (en Miami)


Mayo 8, 2007

No comments: