Sunday, July 6, 2008

Sobre la Pintura de Antonio Gattorno (Parte II): Discusion

(¿Mas Café Don Nicolas?Oil on Linen - 1936
In Cuba)

Discusión sobre Antonio Gattorno
___


J.L escribe:

Me da la impresión de que está incompleto el artículo. ¿Cuál es la tesis? Siempre he pensado que Gattorno es un artista al que no se le ha estudiado a fondo. Su obra, por decirlo de alguna manera, norteamericana, es totalmente diferente de la realizada en Cuba. Aborda un surrealismo muy cercano a Max Ernst, pero que no aporta elementos de gran originalidad. En Cuba, se le cristalizó en la etapa idílica de los campesinos, más acorde con la política cultural oficial. No hubo continuidad ni entronque con las etapas posteriores de su quehacer plástico; al menos, esta etapa pasó desconocida para mi generación. Gattorno fue una especie de mito inacabado. No se sabía si estaba vivo o muerto. Es un caso parecido a Servando Cabrera, en lo artístico, e incluso me atrevería a mencionar a Mario Carreño. Se trata de artistas con cierta cultura que tendían a seguir los últimos lineamientos plásticos de París o New York, pero sin una reinterpretación o apropiación personal, separándonos, quizás, del significado anecdótico de los títulos. Pienso en Las damas de Buenavista de Servando, obra derivativa de la etapa de Los tres músicos de Picasso. Son artistas difíciles de encasillar, porque abrazan estilos y formas de interpretación muy cambiantes. Cuando admiras las obras de Miró de los años treinta, por ejemplo, puedes encontrar la raíz del estilo que desarrolló después. Hay en esas obras una evolución lógica y una maduración del estilo, que las hace auténticas. Son el resultado de una depuración lenta y acertada. Con Gattorno y otros, no sé, pero es lamentable que no siguiera indagando más en la misma senda que iniciara, aun cuando se alejara de las corrientes vanguardistas europeas y norteamericanas. En definitiva, Víctor Manuel debe su reconocimiento a una suerte de repetición de la imagen de gitana tropical; una interpretación nacional, criolla, de fuentes europeas. Piénsese en la visión "naïf" de un Gauguin, para sólo citar una de esas fuentes originarias de su estilo. La etapa norteamericana de Gattorno debe ser estudiada con profundidad. No creo que sus exposiciones se debieran únicamente a su amistad con Hemingway o Dos Passos. De alguna manera debe haber encajado en el milieu artístico newyorkino. La guerra, quizás otras causas desconocidas, no sé, hayan podido alejarlo de un camino más seguro.


("Ommagio del Quattrocento"Oil on linen – 1945)


G.M escribe:

Me ha gustado mucho su acotación sobre Antonio Gattorno, aunque creo que algo ya habíamos hablado antes. La pregunta de Hernández Busto en el articulo es dudosa, y al final no la contesta, pero se le perdona; ya que titula su escrito como "cinco apuntes sobre Antonio Gattorno". La pregunta fue esta: "Fue Gattorno un gran pintor"? Pero después aclara su pregunta: "puede un pintor moderno convertirse en un clásico a pesar del lastre del mimetismo?".
Yo creo que esa postulación no esta bien, por lo que sabemos sobre la teoría de lo mimético o el 'mimesis' que nos enseña Aristóteles y Platón en el dialogo Ion sobre la estética rapsódica. El arte es mimesis, por lo cual a Gattorno no se le puede negar por su 'lastre de mimetismo'. Mucho después Oscar Wilde habrá de invertir la tesis de la mimesis. Yo creo que lo que Hernández Busto quiso preguntar con decencia y disfrazado de Mimesis es, si Antonio Gattorno se merece un lugar en el canon cubensis (a el le encanta esto de las crear jerarquías en el espacio del "Banquete Canónico Cubano" comenzado por Rafael Rojas vis-à-vis Harold Bloom), quien fue sin duda alguna un pintor de una mezcla hibrida entre ese primitivismo de Gauguin, o como usted le dice el 'naif', el surrealismo plagiado de Leonora Carrington, Varo y Ernst; con un transfondo del paisaje tradicional de esa tesis homogénea de la pintura moderna cubana: "identidad nacional cubana", como dice Juan Martínez en su libro sobre el análisis de la Vanguardia. Ahora, parece que han sabido vender bien a Gattorno porque la Fundación Gattorno ha publicado una monografía del artista comentada por Sean Poole, en la cual se ha dicho que Gattorno fue el pintor líder de la Vanguardia: una exageración abrumadora. Lo han vendido así, y lo han tratado de meter de cabeza dentro de la Vanguardia cuando en realidad sus cuadros (a mi juicio) son plagios de otros. Su mujer durmiendo ("La Siesta") es una copia calcada del famoso lienzo de Gauguin, El espíritu de la muerte vigila. Las fotos de los interiores de bohíos con campesinos son buenas facsímiles del lenguaje icnográfico de Abela. Así podemos seguir encontrando copias, no solamente de estilo o de elementos, sino de ambiente y escena completa plajeadas por Gattorno a otros artistas de la Modernidad.
Yo el plagio no lo veo mal, recuerdo que Sarduy decía, parafraseando a Whitehead a propósito de Platón, que su obra seria una nota a pie de Lezama; ósea una continuación de un proyecto paradigmático. No me importaría que Gattorno fuese una continuidad de la estética comercial de la Vanguardia Cubana, pero lo que si lo daña son esos cambios bruscos del primitivismo al surrealismo mexicano, o hasta un cierto clasicismo metamorfoseado, que nos remontan también a los solitarios mausoleos de Chirico o Spiallert con pizcas del realismo de Munoz Vera. En Miro, como bien usted me decía, ya uno percibe la pre-reducción de las figuras al esquema, y creo que cualquier gran artista mantiene una forma propia, lo que Jean Cocteau llamo 'tics', no obstante que se entrelacen sus cambios estéticos de movimientos como el caso de Picasso, o el mismo Miquel Barceló, quien siempre tuvo cierta tendencia a lo dúctil como Tapies o el Dubuffet del arte materico bruto. Bueno hay que dejar que los críticos decidan, pero yo no le veo futuro glorioso dentro de la pintura cubana a Gattorno. Ya el nuestro Guy P.C en los años 30's lo condenaba, y este si que tuvo visión de la plástica en lo que vio!

No comments: