Tuesday, August 12, 2008

Aniversario de Carlos Enríquez en Miami: (1900-2008)




El pasado tres de agosto se conmemoro 108 años del natalicio de uno de los grandes pintores cubanos de la historia de la pintura cubana: Carlos Enríquez. Además de haber sido el gran pintor de la Vanguardia cubana, Carlos Enríquez también tuvo tiempo para su creación literaria. Su obra escrita consta de tres novelas: Tilín García (1939), La Feria de Guaicanama (1960), y Vuelta de Chencho (1960). En las novelas de Carlos Enríquez, aunque carecen de un estilo narrativo propio y de significancia literaria, de alguna manera encajan con los temas de los lienzos de Carlos Enríquez: el campo, la vida de los campesinos cubanos y la vida del propio artista. Las obras literarias de Carlos Enríquez enriquecen la plástica, y crean el puente entre el pincel y el lápiz de una misma mano. Hoy, en la galería Cernuda se ha podido ver cuatro hermosos lienzos de un pintor que, aun nos parece contemporáneo. No ha envejecido nada. Los colores, las figuras, el trazo componen a un artista que cuando muere el dos de Mayo de 1952, fue encontrado con un tubo de pintura entre los dientes, ya era un mito del arte.
Dejo el comentario con un pequeño fragmento del gran critico cubano, Guy Pérez Cisneros, conocedor y promotor de todos los artistas plásticos de la Edad de Oro de la Pintura Cubana:

"Carlos Enríquez es el representante entre nosotros del surrealismo. A veces es elegante, ilustrativo o romántico. A veces tiene tendencias sociales. Siempre esta saturado de fuerzas sexuales. Su obra es transparente, ligera; en sus cuadros vienen a descansar suavemente veladuras translucidas, azules, rosadas y verdes. Su estilo, que ha apresado un tipo humano de mujer de anatomía personalísima, es impecable. Con todo ello ha ido componiendo lo que el ha llamado un "Romancero criollo", repleto de leyendas, de escenas eróticas vividas en ríos bordeados de palmeras, de escenas de trabajo, y de una magia cromática que lo recorre todo a flor de piel. Colgaremos aquí "El entierro de la guajira", uno de sus cuadros de mas honda emoción, fina mezcla de costumbrismo realista y de ensueño erótico; "Los carbonero", en el que hay algo de defensa del proletario y mucho de los bellos reflejos de la luz antillana; y alguna de sus transparentes acuarelas, cuyo nombre no recuerdo, puramente sensuales, en las que la sensibilidad criolla se une a la voluptuosidad de una regencia francesa".
("Pintura y Escultura en 1943: Las estrategias de un critico-Antología de critica de arte de Guy Pérez Cisneros, Ediciones Cubanas)

No comments: