Monday, August 11, 2008

"Josignacio: un pintor abstracto en Miami" por Emilio Ichikawa (con obras del artista)


El profesor Raúl Miranda, uno de nuestros mejores especialistas en la obra de Octavio Paz y dueño de una heterodoxa concepción acerca del devenir del arte cubano, asegura que Cuba no ha dado pintores abstractos. Después matiza: no ha dado ''tantos'' o de tan gran calidad. Pero igual la tesis es válida.
El hecho es más difícil de explicar que de aceptar, y no puede adjudicarse solamente a la difícil relación que el abstraccionismo ha tenido con el esquema socialista de una cultura revolucionaria, del pueblo y para el pueblo. Ojo: la incomprensión que los pintores abstractos han padecido en el marco de la estética socialista tiene la misma raíz que la incomprensión de los hegelianos, freudianos y genetistas en otros ámbitos del saber. La abstracción para el ideólogo del partido es fuga, enajenación, locura. Ergo: merecedora de encierro o exilio.
A pesar de todo lo anterior, se puede citar con confianza el nombre artístico de Josignacio (La Habana, 24 de octubre de 1963) como el de un consagrado pintor abstracto, un pintor de raigambre cultural cubana radicado en Miami Beach del cual también se ha dicho que es ''no figurativo'' o ''neofigurativo''. Lo cierto es que Josignacio tiene, más allá de los bautizos de la crítica, una idea cabal de lo que hace. Y una gran confianza en sí mismo. Esa confianza, como en el caso de los buenos artistas, tiene puertas que conducen a decenas de mitos personales; leyendas que completan la obra y, por qué no decirlo, consolidan los valores estéticos. En fin de cuentas, ¿qué son Picasso y Dalí sino mitos confirmados?
El certificado de confianza de Josignacio es la calidad de su dibujo. De ahí que su consideración sobre la importancia del arte abstracto sea totalmente creíble: el trabajo con los colores es la esencia del trabajo del pintor. En su caso el abstraccionismo se parece más a un destino que a una elección.
En los momentos de mayor soledad creativa se le ha visto desaparecer y, al cabo del tiempo, regresar con la tranquilidad de una exposición lograda, de un mercado encontrado, de una noticia leída. Después de eso, vuelve a fugarse. No es de ningún modo un creador gregario. Más bien evita las tertulias, no invierte tiempo en reuniones de salón y no trata de agradar sintonizando las opiniones del gremio. Es un ser humano independiente, en el exacto sentido del término. O mejor, autónomo, porque sabe darse los amarres que le convienen.
Establecidos investigadores como Max Doerner han hablado de la obra de Josignacio centrándose en su técnica, específicamente en el tipo de materiales que usa. Varios estudiosos lo han situado en ''la era del plástico'', en un modo de hacer centrado en el uso de líquidos y fluidos sintéticos, resinas y gomas que problematiza una definición rígida de su trabajo. Kenworth W. Moffett director del Museo de Arte de Fort Lauderdale, Florida, le ha calificado como un pintor abstracto lúcido por nacimiento. Un ''natural''. Agregando que su obra representa la apertura hacia ``una nueva técnica, resultado de la unión entre el arte y la tecnología''.
Para una ciudad como Miami donde la ambientación, el diseño, la fotografía, el paisaje y la escenografía son géneros de creación plástica dominantes, la presencia de un pintor como Josignacio representa sin dudas una marca de lujo.
E.I
Agosto 11, 2008

No comments: