Tuesday, August 26, 2008

"La Escritura Política: Notas al margen del estilo y vida de Josep Pla" (Ensayo)

La Escritura Política: Notas al margen del estilo y vida de Josep Pla
(Pla: Biografía del Solitario. Alfaguara, Madrid 1997.Por Cristina Badosa)


"En la Hiparxiologia habita el filosofo del castillo de las horas"
– Francesc Pujols

Se acaba de publicar ([1997 Alfaguara]: como buen lector siempre estoy con diez años de atraso con las publicaciones, algo que ya recomendaba Montaigne y Schiller) la única, hasta el momento, biografía del escritor catalán, Josep Pla. La crítica ha dicho de Pla que es uno de los gigantes de las letras catalanas y castellanas del siglo XX. Han dicho los catalanes que quizás Pla fue el más grande de las letras hispánicas del siglo. Difícil de creer. ¿Como olvidar a otros ilustres nombres que nos parecen mas completos y ya clásicos alejados en el tiempo? Si gigante es sinónimo a el volumen espacial de los tomos de una Obra Completa; entonces Pla sera posiblemente el mejor y mas magno escritor desde Goethe; pero creo que su aporte no será mas novedoso que el del Krausismo del siglo XIX en la filosofía española (¿existe la filosofía española Sr. F. Savater?) o a la ya olvidada prosa de los regionalistas y costumbristas españoles del siglo XVIII. Su obra abarca 46 gruesos tomos: una historia de lo cotidiano en más de sesenta y mil paginas. Escritor de una prosa realista por excelencia, heredero de la tradición de lo legible (Montaigne, Flaubert, Leopoldo Alas Clarín, Gide) Josep Pla dedicó su vida a una total, benévola pero fecunda creación, aportando con su análisis intelectual la condición de los países de Europa en los tiempos más difíciles; durante declinaciones políticas, sociales, artísticas y economías. Recordemos que vivió en la Alemania en la declinación de Weimar, pasó por la Rusia del proceso revolucionario, también por la Italia del Duce, contempló con ansias los duros años de la Primera Guerra y contribuyó continuamente al renaissance de la inteligencia Nacionalista Catalana años antes, y después de la guerra civil española. Estos apuntes no son más que unos de los multiples semblanzas donde se retrata a un Josep Pla en su esencia natural e ideológica, a la mano de su prosa legible y de matices sonoros. La prosa de Pla sin embargo, connota una estilística de la prosa política, y si se lee bajo la hermenéutica de la duda, es fácil comprobar que mas allá de sus afanes poéticos, recursos retóricos, parte de la vida de Pla se encuentra dentro del compromiso con las ideas de su tiempo.

Me preocupa y me concierna la figura literaria, no muy conocida, de Josep Pla. Primero porque Pla, com en todo escritor ,(¿autor?) trata de emular una creación a su literatura. Pla es el "otro" que existe en las Letras, el otro del cual se respeta pero también se discrepa. En Josep Pla se encuentran los dilemas esenciales del arte de la fuga: fue una figura enigmática en cuento a lo que los franceses en la era de Jean Paul Sartre llamaron le literature engagé. Junto a Fransec Pujols, Cambo en la Lliga y el "genio introvertido" de Salvador Dalí, Pla defendió las tropas franquistas y formó parte de la ultra-derecha elitista de Cataluña. Otros de los temas, como en Gibbon o en Balzac, es que el maestro Pla nos lleva a la cuestión de la fecundidad de un escritor. ¿Que es el hacer escritura? ¿Debemos escribir a una manera cuantitativa y fijar la realidad en la literatura o debemos seguir la universalización sistemática de un Joyce, un Caneti, o un Proust? La polaridad entre la multiversitilidad y/o la magnus opus es un debate intelectual dentro de la critica literaria. La obra de Josep Pla abarca más de 46 volúmenes de ensayística y guías de viajes. Para Pla escribir la gran novela del siglo, como lo fueron el Ulises o Los Miserables, se necesita ded una tentación que de alguna forma se autodefine como "pedantería" o como suele decir irónicamente Vargas Llosa; una "tentación de lo imposible". Tercero, en Pla podemos ver el dilema del tiempo entre la "pasión literaria" y el amor con la mujer. Pla se encuentra entre el dilema del ser solitario y su amor por Adi Edenberg, osea la compañía y la soledad del escritor. Cuarto, Josep Pla representa el conflicto agónico del escritor con la lengua: escritor fluyente en catalán y castellano. Dos mundos lingüísticos, dos espacios para la muerte – dos cosmovisiones, Wittgenstein dixit. Se preguntó: "¿Debo escribir en catalán para llegar a la sensibilidad de mi país u optar por un lenguaje rico y cósmico como es el español de cola de pescado?". Le sigue la otra cuestión de Josep Pla: la esencia del hombre intelectual consternado con otros temas y recurrentes topicos no-eruditos de la sociedad: la cocina, la familia, la economia, la ciudad, el clima, la inteligencia cultural de los pueblos, la costumbres de los pueblos; en un palabra: la 'intrahistoria'. Y finalmente, Josep Pla define la literatura con uno de los problemas más importantes en la historia, eso es, la busca del adjetivo perfecto en el estilo (lo que Flaubert llamo la mot juste). Critica, para solo resaltar un ejemplo, la sencillez del estilo de Azorin:
"Yo me quedaba solo en la escuela; entonces el maestro me llevaba, pesando por los claustros y por el patio, a sus habitaciones".
Para Pla esto es una gran falsedad contra el estilo castellano. Opta por las posibilidades del castellano ornamentado:
"El paisaje se oscurecía hacia el resplandeciente ocaso, mientras el autobús se detenía entre los flacos árboles de Parafrugell"
La búsqueda simple de la adjetivisacion de lo natural es siempre la estética Placiana de la escritura. Aunque se complementa con la búsqueda de expresión, no hay tampoco una retórica difícil o exuberante al modelo barroco. En suma es lo que Josep Pla ha llamado una oposición hacia la "inteligibilidad".
Cristina Badosa retoma la vida de Josep Pla desde un punto narrativo muy pasivo y locuaz. Se siente fascinada por el carácter bohemio y rustico de Josep Pla que sencillamente se adapta al micro-mundo de Cataluña. Aunque cabe decir que mucho del testimonio que Cristina cita y toma como verídicas acciones en la vida y carácter de Pla a través del testimonio de la compañera de Pla, Adi Edenberg; Pla siempre fue un hombre solitario, según el: "Yo he vivido muy poco, yo no se lo que es el amor – he leido mucho, eso si". Pla se disfraza del esteriotipado payes catalán pero bohemio y tímido para esconder su carisma un tanto jaranero que también le otorga un carácter de tipo rebelde y dotado de un profundo talento. La grandeza de Pla no se encuentra en sus escasas novelas (falsas copias de Gide, Stendhal o Thomas Mann) sino en su modelo novedoso de la escritura catalana. Como lenguaje fronterizo, el Catalán como idioma no tuvo revolución desde Ramón Llull en la modernidad. Fueron, entonces, jóvenes cronistas y poetas que echaron andar la fluidez de un leguaje que parecia en el siglo XX competir con el castellano o el francés. Josep Pla, junto a Salvat de Papasseit, el Grupo DuAl-Set, y mucho después en la prosa y poesía de Carlos Barral; Pla es el modelo de escritor catalán moderno, cuyas crónicas inspiran al estilo de las próximas generaciones a escribir en su lengua autóctona. Los dietarios de Pla, subrayando El Cuaderno Gris, Viaje en Autobús, Gaudi y Grandes Tipos Catalanes, La Burguesía Catalana del Siglo XX o Estaciones del Tiempo; son amenísimos recurridos por pueblos, gentes, ciudades y recónditos lugares de la geografía continental.
Pero mas que nada, Josep Pla es una figura de paradojas y extremismos. En Pla como en Celine o en los personajes miméticos de las tardías novelotas de Carpentier; la ética de la escritura se metamorfosea hacia la "política de la escritura". Se deja llevar por ideas políticas a lo largo de su vida – siempre respaldando sin escrúpulos, a aquellos que algo le pueden dar. En su juventud fue un anarquista liberal y ateo: un personaje en carne hueso sacado de alguna de las novelas de Dostoievsky. Esto cambia después de la guerra, donde al lado de Fransec Cambo, Josep Maria de Sagarra y el ocultista Lulliano, Fransec Pujols; consagran la derecha catalana para La Lliga que sostiene una íntima relación con el régimen Franquista. ¿Como y por que, ocurre este gran cambio en la ideología política de Pla? Para Cristina Badosa, Pla se vio entre el compromiso social y su estado individual con Adi Edenberg. Junto a La Lliga, Pla se dedica a fomentar las ideas ideológicas del partido.
El influjo de Francesc Pujols, quien Pla describe como un "terrorista del ingenio" forma parte del crecimiento intelectual de Pla de estos años de la Republica. La filosofía-teológica de Pujols le pareció algo fria y arcaica a la sensibilidad laica del Mediterráneo dentro de los contextos de la práctica social. La Solución Cambo, escrito por ambos fue más que todo el referéndum del Lulismo medieval con el influjo de Leibniz en las teorías de la derecha Catalana. La misma Derecha Catalana junto a la Lliga, fue la gran ansiedad de Pla en los años de entreguerras. Cristiana en su biografía nos dice: "Pla, como Cambo o Bertrán i Musitu, encarnan a una derecha catalana que estuvo con Franco. Cambo se desentendió cuando comprobó que Franco era peor de lo que había imaginado. Pero Pla siguió, más o menos. Eso causo desazón en sectores de la derecha, incluso en algunos del socialismo; no en conjunto pero si en algunas personas concretas" (paginas 190-91, Biografía del solitario). Pla, no solo respaldo al Franquismo con su pluma e intelecto. La biógrafa también nos dice que los viajes de Pla durante esos años fueron siempre secretos, aunque existen cartas que prueban que Pla fue un espía catalán, quien tenia como función vigilar y contar los barcos que llegaban con municiones de los comunistas de Francia al puerto español. Si Pla lo negó toda su vida, la legitima evidencia que tenomos son los testimonios escritos y otros corresponsales de epoca. Pla siguió, al contrario de Cambo, defendiendo el franquismo aun cuando se vislumbraba los vagos indicios del fascismo totalitario.
Pla, en su vida personal se encuentra y se enamora de Edi Edenberg, hija del embajador Noruego en Paris pero también de sangre catalana por parte de su madre. Este amor lo negara para siempre; ya que en el alma catalana no existe el espacio oblicuo para el recuerdo. Aunque duran medio década, Pla siempre la recordara, aunque lo niega para el resto de su vida. Para Hegel la "negación" no significó la abolición del Otro. Es el recuerdo o los escombros de la cristalización memorial lo que construye el amor. La vida de Pla, dentro de sus aparentes contradicciones y torpezas es una carga de una pasión al 'vivir', una pasión de la resistencia de la voluntad.
Cristina Badosa en su libro no se propone relatar una biografía apócrifa ni tampoco un guión cronológico de la arqueología de una vida. Quiere llegar a una "desmitificación" de esa rara y opaca sombra que se llamó Josep Pla. Los reconocimientos de Pla son vastos, pero Cristina como exegeta, no se deja influir por la labor inmensa de este catalán errante. Sus entrevistas, apuntes, diálogos con el mismo Pla, y finalmente sus análisis, son capaces de reconstruir al hombre que fue una figura activa del siglo XX y que hoy ya muchos han olvidado. La autora no cae en los funestos elogios colegiales, sino en la construcción de un personaje que también es metáfora de un tiempo no muy lejano. Borges decía en El Hacedor que el 'hombre se propone crear una obra pero solo termina poblando las líneas de su rostro". Badosa deja el rostro de Josep Pla, aunque también sus oscuros tintes y vaivenes solitarios, esas manchas que habitan en la otra esquina de la cuartilla.


Gerardo Munoz
2007(?) *Terminado Agosto 2008

No comments: