Thursday, October 9, 2008

Diálogo con el Ogro Estético (VII): La Pesadilla Romántica de Fuseli


GM: Ogro hoy he contemplado, no sin cierto horror, como el espectro de Fuseli se extinguía por mi anaquel.

Ogro: Fuseli es poseedor de muchos fantasmas; ¿acaso viste el espectro del padre de Hamlet?

GM: Aunque esa pintura es una de las más aterradoras y enigmáticas de Fuseli, y bien que nos hubiera servido en este encuentro, no fue exactamente esa imagen la que pude vislumbrar. En ese momento me pareció ver la ya muy famosa "Pesadilla". El personaje central de este lienzo es una mujer recostada, casi doblada al punto de romperse las costillas, y a su lado un íncubo. También vemos un caballo que solo asoma su cabeza y sus enormes ojos como bombillos amarillos desde el fondo de unas cortinas de la habitación. Los elementos que Fuseli incorpora en este lienzo giran alrededor de estos tres iconos; creando un ambiente tenebroso y lleno de misterio. ¿Que es la pesadilla? ¿Será la mujer recostada que se sueña ella misma con un íncubo y un caballo, o será que Fuseli ha sabido 'materializar' el elemento de la pesadilla al ir más allá del nivel inmaterial cognitivo donde se fabula la pesadilla? Pienso, que estamos frente a un enigma de representación. Por un lado Fuseli pinta una escena fantasmagórica, pero así mismo ubica al sujeto generador de la pesadilla como parte de su obra – una interioridad en el exterior.

Ogro: La imagen del caballo, al igual que el rostro de la mujer tienden a representar dos caras de una misma moneda: lo inconvertible, lo otro. ¿Piensas que una lectura sobre el erotismo nos pudiera ayudar a comprender esta pesadilla?

GM: Sobre eso pensaba yo en este momento, ya que una reflexión postergada sobre el estado de la "pesadilla" en Fuseli, comprueba que la pesadilla quizá no es pesadilla como la conocemos en los cuentos fantásticos de Edgar Allan Poe, o en los laberintos de Chesterton, sino que operan de un modo diferente. Pienso que quizás Fuseli registró su obra con ese titulo para hacerla pasar como una escena fantástica. Sin embargo, no solo se trata de la fantasía, o de la muerte durante el sueño. Los elementos eróticos en el lienzo son múltiples. Recuerda que en ingles la palabra "Nightmare" es un compuesto de "Noche" (Night) + "Mula" (Mare); la mula de la noche, así que el elemento del caballo es un referente obvio sobre la etimología. Pero si ponderamos sobre el matiz erotizante del lienzo, podemos ver que la extensión de la mujer, su pierna alzada, sus brazos colgantes hacen una mímica del orgasmo femenino – así como la cabeza del caballo nos remonta también a la presencia del falo, y la masculinidad o la fuerza viril. La pesadilla pudiera ser el espejo del deseo erótico de Fuseli. Este lectura lacanina me lleva a las fotografías eróticas de Joel Peter Witkin, donde se retrata al andrógino desnudo con una mascara mientras que toca enormes falos de caballos. El ambiente creado por Fuseli es uno de los elementos más logrados para mantener ese balance pictórico entre lo macabro y lo íntimo/secreto. Fíjate en como las cortinas, las sabanas, y los encajes atrapan a la mujer hacia el placer que llega a sublimarse. En contraste de los horrores de Goya, los fantasmas de Fuseli son posibles motores de placer, y de goce.

Ogro: Algunos críticos, recuerdo que leí en algún libro, dicen que tal vez la pesadilla de la mujer sea el efecto de las drogas, en especifico el opio. ¿Que piensas de esa tesis?

GM: Ogro, ahora también te mas has vuelto critico de arte con tus citas! Yo, como todo un piadoso, no me suscribo a esa tesis. Creo que los libros que establecen esa lectura, lo hacen por conveniencia desde una hermenéutica histórica. Ellos tratan de buscar una aproximación con Thomas De Quincey, y sus paginas sobre la decadencia de las drogas durante el siglo XVIII ingles. Uno intenta con la crítica de la pintura explorar no los límites históricos, sino las relaciones de los signos visibles e invisibles: las correspondencias de correlación y las asimetrías de estilo. He llegado a esta conclusión del erotismo en la pesadilla por la simbología visual de la obra, aunque también por este tiempo las obras del Marques de Sade figuraban un erotismo macabro. En el siglo XVIII se llega a la altura de la exploración sexual y del goce del cuerpo. La pintura de Fuseli aunque tenebrosa por sus colores y luces, explora con pocos elementos, la vitalidad del cuerpo que tantos pintores desde el renacimiento han tratado de abolir. El mismo Miguel Ángel pintaba o esculpía cuerpos de hombres y sobre ellos colocaba senos y caras de féminas. Fuseli, aunque no abiertamente, busca un 'bliss', en su representación alternativa del momento de la mujer en el estado de convulsión. Mi lectura de este lienzo poco tiene que ver, por ejemplo, con "El día después" de Edward Munch, donde podemos ver a una mujer enajenada y boca arriba en una cama. Aunque ambas pinturas pudieran ser instantes después del acto sexual. La pesadilla como la ausencia del goce, o el sueño como el escape del placer. Pero más allá de la relación mujer y Eros, Fuseli también regala un momento para meditar: ¿Que somos durante el sueño?

Ogro: Para Goya, ese momento era el fin de la razón.

GM: John Locke, años antes sentenciaba en su Essay on the human understanding, que el hombre mientras duerme no existe, porque no puede recordarse, salvo cuando esta consiente que sueña. La pintura de Fuseli, invita a múltiples lecturas, a otros hallazgos que aquí dejo en el tintero. Los sueños, siempre me han parecido raros – no sabemos como pasan, pero cuando nos despertamos siempre comprobamos que somos otros: ni los de los sueños, ni los del presente. También pasa algo similar con el placer y la felicidad: al igual que en el sueño, o que el sentimiento del sueño; nunca recordamos que fuimos felices. Hermann Hesse, como sabes, dice en Gertrude que la felicidad en la vida humana es como un momentáneo chisporroteo en una inmensa oscuridad. Yo creo que en Fuseli vemos una felicidad invisible, una delectación en el contacto de nuestro poder visual con ese cuadro de las tinieblas.

Ogro: ¿Creo que usted lo ha puesto muy bien, Munoz. La pintura de Fuseli es una de las más enigmáticas de la historia del arte. El fantasma late más allá de la tela.

GM: Quizá, somos tu y yo Ogro, parte de un gran sueño (estoy pensando en Calderón) y la realidad solo sea esa mujer encorvada en el cuadro de Fuseli. En el momento que ella despierte, nosotros dejaremos de existir.

2 comments:

Anonymous said...

Estoy haciendo un trabajo sobre esta fantástica obra, este artículo está genial!

ChanaTimbú said...

¿pesadilla romántica? más bien, simbolista...