Monday, December 15, 2008

Realidades sumergidas: notas sobre la abstracción cubana

(Hugo Consuegra)

La palabra 'arte abstracto' aun suscita en la media de los espectadores aires de incomprensión, de inextricables morfologías deslindadas de nuestras experiencias sensibles habituales. Para otros devienen prolongaciones decorativas, tal vez una feliz combinación con el nuevo juego de sala de manchas verdes. Lo cierto es que la pintura abstracta que ya cumple su centenario desde sus primeros atisbos a inicios del siglo XX continúa siendo mirada por el gran público con mirada condenatoria y relegadora, incluso activando sospechas sobre la segura incursión del artista en esta tendencia por la carecer de dotes representacionales. Sin embargo la aventura abstracta comenzó mucho antes de que Malevich y Kandinsky se atrevieran a colgar en el sacralizado espacio galerístico sus sagaces aciertos.

Recordemos las pinturas parietales del neolítico, las primeras síntesis representacionales, las primeras reducciones geométricas de cazadores de bisontes luego del primer naturalismo del paleolítico. En Cuba tenemos los círculos concéntricos de punta del este, Isla de la Juventud, la llamada Capilla Sixtina del arte rupestre cubano en la cueva no. 1, donde confluyen cerca de 200 pictografías de esta clase incluyendo una en forma de cruz. Se conjetura acerca de los posibles conocimientos astronómicos de los ancestrales pobladores pero lo evidente es el deslinde que presentan con nuestro archivo sensorial. ¿Y acaso no es la línea la primera abstracción creada por el ser humano en su evolución intelectiva? En la naturaleza no hay líneas separando los objetos, simplemente termina la roca y comienza el cielo, y entre el cielo y la nube incluso el límite desaparece. Ernst Gombrich, el historiador británico, con su aguda mirada ha demostrado en sus obras que incluso la pintura mas realista no carece de convenciones esquemáticas que a fuerza de hábito logramos relacionar con referentes tangibles.

La importancia de la línea es tal que permitió el gran salto en la historia humana, la escritura surge como síntesis de las representaciones, recordemos jeroglíficos egipcios y los primeros kanyis de la china antigua. Así aparece la caligrafía en su doble polaridad semántica de significante y significado, obteniendo su propia autonomía más allá del recordatorio del objeto descrito. En el mundo árabe debido a la icononoclasta condición del credo islámico, las paredes de la mezquitas se desplegaban en complejos arabescos y filigranas, textos coránicos que hacían las veces de decoración y de signo lingüístico hasta llegar a las herméticas escrituras cúficas completamente geometrizadas, y solamente inteligibles para letrados. En China y Japón también la caligrafía alcanzo esa autonomía.

Los rollos verticales sin más decorado que los caracteres en síntesis expresiva eran mostrados en lugares privilegiados de palacios y viviendas. De hecho los calígrafos coincidían ser al mismo tiempo poetas y pintores. No es puro azar que su influencia haya llegado a los expresionistas abstractos norteamericanos (Rothko, Pollock, Gorki), uno de los movimientos abstractos más poderosos del pasado siglo. Y esta disertación sería ociosa si no tuviera el propósito de desembocar en nuestro movimiento abstracto cubano sin despojarlo de sólidas bases históricas universales.

(Caligrafia Japonesa)
Aunque la eclosión del grupo "Los Once" marcan el hito de la abstracción cubana y su sintonía por primera vez con los centros de poder de Europa y Estados Unidos, su aparición fue precedida por el trabajo del pintor rumano radicado en Cuba, Sandu Darié radicado en cuba desde 1941, quien exponía desde 1949 su serie composiciones, ese mismo año se carteaba con Gyula Kosice fundador del grupo argentino de arte concreto Madi ( recordemos también la obras del uruguayo Joaquín Torres García) en 1951 expone Estructura pictórica . Además aparece registrada Carmen Herrera como una de las primeras artistas cubanas en asumir el arte concreto. Por lo demás la abstracción geométrica o concretismo históricamente le corresponde un lugar anterior si tenemos en cuenta el suprematismo de Kasimir Malevich afianzado desde el 1918 en que entrega al mundo su Cuadrado blanco sobre fondo blanco, o el Neoplasticismo de Piet Mondrian y Theo van Doesbourg sustentado ya en un sólido manifiesto desde la década del veintes.

(Piet Mondrian)

No es hasta la post guerra, cuando las cabeceras del mundo occidental percatadas de su fragilidad ante los desastres del gran holocausto dejan de encontrar seguridad en los sueños utópicos de las primeras vanguardias. Influidas ahora fuertemente por el existencialismo que pone al hombre de cara a la muerte para esgrimir su ultimo intento de libertad, los artistas se entregan a la abstracción desgarrada, estallando en corrientazos de inconsciente, Informalismo, Tachismo, Arte Bruto en Europa, Expresionismo Abstracto en Nueva York a donde se trasladaba el centro del arte mundial desde un viejo mundo que barría sus cenizas.

Desde allí nos llegan los aires de esta nueva corriente, el propio Julio Girona forma parte del club de la calle Diez, una asociación informal compuesta por los artistas abstractos mas importantes de Nueva York (1). En un momento de rebeldía tanto ante el recién instaurado régimen Batistiano como ante la escuela de la Habana (2) a quienes tildaban de acomodados y decorativos (3). Irrumpe en la escena cubana este grupo de jóvenes que reunidos en el café Las Antillas condimentan las ideas que se consolidarían en la histórica muestra del 18 de abril de 1953 en la Galería La Rampa, once fue el numero dictado por el azar: Guido Llinás y Tomas Oliva (organizadores del evento), René Ávila, Antonio Vidal, Fayad Jamís, Agustín Cárdenas, Hugo Consuegra, José Antonio Díaz Peláez, Francisco Antigua, José Ignacio Bermúdez y Viredo Espinosa. Jamás volverían a ser once en las sucesivas muestras y aunque la abstracción era su leit-motiv no todos eran completamente abstractos, ni lanzaron ningún manifiesto proponiendo posiciones estéticas a pesar de un texto de Hugo Consuegra que se suele tomar como tal. En próximos eventos se sumarian Raúl Milian y Raúl Martínez.

Son muy loables sin embargo los principios éticos defendidos por el grupo. Según cuenta Antonio Vidal en una entrevista (4) no vivían de la pintura, se vendía por aquellos años muy poco y bien barato así que acudían a oficios alternativos como Guido Llinás que era maestro, Hugo consuegra, arquitecto, Tomas Oliva, fabricante de muebles de hierro, y el propio Vidal que trabajaba como publicista. Lo importante es que no hacían concesiones y como no vivían de la pintura se daban el lujo de pintar lo que les daba la gana.. Surgieron por supuesto punzantes censuras hasta de intelectuales de cultura apabullante como Juan Marinello quien en Conversación con nuestros pintores abstractos tilda esa vertiente de alejamiento de la realidad y de fehaciente síntoma de decadencia burguesa clamando por un arte que reflejara los nuevos paradigmas de la Revolución proletaria el cual debía tener un tono épico que de hecho se impuso.

Por lo demás el propio Vidal cuenta que Marinello jamás conversó con ellos como expresa el titulo de su ensayo. Tal vez estas incomprensiones expliquen la poca duración del grupo 1953-1955. Sin embargo el carácter rebelde de estos pintores se afianzó en la muestra conocida como Antibienal acaecida en el Liceum en homenaje a Martí reaccionando contra la bienal oficial apoyada por el dictador Fulgencio Batista. Desgraciadamente como ilustra Carpentier en la Consagración de la Primavera, la burguesía cubana tenía un gusto retrogrado y desfasado que no pasaba de Joaquín Sorolla o Ignacio Zuluoga y que explica que en nuestros museos no halla prácticamente obras de Paúl Klee, Kandinsky o Joan Miro. En cuanto a el nacionalismo casi siempre obligado a nuestros artistas explica Vidal que podía hallarse en ciertos ritmos matices y movimientos casi eróticos que no se encuentran el los referentes del norte.

La abstracción lejos de ser una evasión de la realidad es más bien otra manera de afirmarla, tal vez más desde el ángulo de sus potencias invisibles, como la graficación de movimientos emocionales, o zonas que escapan a nuestro espectro perceptual. Pensamos en lo abstracta que puede ser una visión a través del microscopio de amorfas amebas y paredes celulares, o las manchas cósmicas, nebulosas y aglomeraciones estelares que pueden evocarnos obras sin aparente vínculo figurativo. Pero la abstracción más pura, la concreta se aleja deliberadamente de todo referente de la naturaleza y busca en lo suprasensible. Mondrián con una filiación teosófica hablaba de su pintura como síntesis del universo donde la banda vertical representa el espíritu en armónica comunión con la materia en la línea horizontal. La abstracción geométrica fue también andamiaje de la naciente URRS a manos de El Lizitsky y Vladimir Tatlin, siendo suplantadas por el realismo socialista. La abstracción como visualidad aun reducida a la comprensión de una elite no puede funcionar como soporte de una ideología de masas, a pesar de que su penetración en nuestra cotidianeidad es evidente. Ahora mismo escribo sobre un mantel de bordados en retículas de cuadros, la cortina del baño tiene manchas violetas y verdes y la abuela lleva una blusa de dinámicos rayados que bien evoca las obras rayonistas de Larionov. El arte abstracto ha modelado nuestra realidad objetiva desde nuestras viviendas, diseños de muebles y modas y se le sigue tildando de alejado de lo real.

Theo van Doesbourg cocreador junto al también holandés Mondrián, del Neoplasticismo define en su manifiesto del arte concreto : belleza exacta absolutamente antindividual y antiemocional(6). O este planteamiento del grupo argentino Madi: pintura concreta y no abstracta porque no hay nada mas real que una línea, un color una superficie, con estas directrices Sandu Darie, Mario Carreño,y Martinez Pedro inician Noticias de arte cubano desde 1952. Ya en 1955, ocurre la primera exposición de arte concreto en la facultad de arquitectura y el pabellón de ciencias sociales de la Universidad de la Habana. Un punto fundamental fue la creación de la galería color- luz a manos de Lolo Soldevilla (que recién regresaba de su interacción con la vanguardia parisina, cursando estudios en la Academia grande chaumiere y manteniendo relaciones con Jean Arp y Victor Vassarely), y del pintor y escritor Pedro de Oraa. Pero no sería hasta 1959 cuando queda constituido oficialmente el grupo Diez Pintores Concretos, el diez con su arquitectónica solidez, cargado de resonancias pitagóricas de perfección divina interactuaba con la fortuita condición de sus predecesores Los Once. Lo conformaron Lolo Soldevilla, Pedro de Oraá, Sandu Darié, Martínez Pedro, Salvador Corratgé, Wilfredo Ascay, Alberto Menocal, José Mijares, Pedro Alvarez y Rafael Soriano, con una exposición fundacional en la Galería COLOR- LUZ.

(Sandu Darie)


La segunda exposición del grupo tiene lugar en la biblioteca pública Ramón Guiteras de Matanzasen 1960, tal vez coordinada por Rafael Soriano natural de esta ciudad quien fue fundador de la escuela de bellas artes de Matanzas. Pero los abstractos cubanos no pudieron permanecer en los fríos presupuestos de sus referentes y tuvieron que incorporar calidas expresiones que se salían evidentemente del rígido código legal del concretismo como cosa en sí. Así Martínez Pedro evocó el mar es sus aguas territoriales de 1962, y Sandu Darié crea El Día y La Noche para el inmenso vestíbulo del hospital Hermanos Almeijeiras. Recordemos que Fayad Jamís también se salía de la hermética introspección del informalismo para plasmar referentes objetivos como su serie Tierra.

La abstracción cubana ha tenido su continuidad histórica aunque solapada en artistas como Osneldo García, quien con incursiones en la escultura cinética de alusión marcadamente sexual realizo felices aportes. También podemos citar al escultor Ramón Casas. En los prolijos 80, en la muestra Volumen 1, aparece una versión tardía del Minimal. O el grupo 4x 4, más comprometidos con el tema José Franco y Carlos García. Eduardo Rubén incursiona en el arte óptico y últimamente ha trabajado abstracciones generadas a manera digital. Glexis Novoa y Flavio Garciandia han abordado la abstracción de una manera irónica y cínica, el ultimo inserta un juego de citas combinadas a la inserción de títulos cargados de aguda sátira ajenos a los habituales composición o formas, recordamos en particular con hilarante gracia el díptico Reynaldo Arenas y Raúl Martínez miden y comparan el tamaño de sus penes. Sandra Ceballos y Ezequiel Suárez también asumen esta posición manipulando referentes históricos.
(Guido Llinas)

Ramón Serrano, Yúnior Mariño, Ruslán Torres, José Ángel Vincench, Rigoberto Mena, Eduardo Ponjuán y Michel Rives son otros nombres que de una manera u otra han rescatado la abstracción como recurso signico o al menos como modo de presentación de las obras.(8) En la escena matancera a la que aterrizamos ya con profundas raíces hemos tenido cultivadores del género en José Ramón Fundora, pionero del genero, Lázaro Muñiz quien se acerca desde el arte matérico, Eulises Niebla con una obra escultórica de evidente raigambre minimalista. Juan Carlos Urría que ha desarrollado una obras con sesgos de informalismo y empleo de collages, de la que emergen alusiones a los cultos afrocubanos, como su serie sobre tambores ceremoniales, un caso de proyección similar es la exposición de Minerva López Homenaje a Obbatala exhibida en la Galería Pedro Esquerré con un primer momento en la sala Charles Chaplin. Rubén Fuentes en su serie Senderos, el cual trabaja desde recorridos azarosos de gusanos que dejan espontáneamente su rastro sin intervención directa del artista y Analía Amaya quien debe muchísimo a la escueta manera de presentación al minimalismo, solo que despojando a este último de toda frialdad y otorgándole alto lirismo. Los hermanos Duany tanto David como Alfredo, desde el Tachismo y el graffiti con inclusión de collages de gran frescura y desenfado (especialmente Alfredo) dan muestra de buenos logros en este sentido. Orlando Abreu es otro de los más constantes cultivadores del género. El fotógrafo Nadal Antelmo con una obra muy original se inserta en la abstracción desde una técnica mimética como es la fotografía, jugando casi pictóricamente con la alquimia del mismoproceso del revelado.

Esperamos que este trabajo contribuya modestamente a la mejor comprensión y difusión del universo del arte abstracto, vertiente que nos libero del habitual tema o narración y que por primera vez otorgo a la representación visual de la verdadera autonomía de formas colores y líneas, redimiendo al fin a la pintura y al volumen de la anécdota, ganando así la cualidad que había sido solamente reservada a la fina materialidad del sonido musical.

___
Rubén Fuentes González 2008
Pintor y especialista en Arte (Licenciado en la ISA 2006)

4 comments:

juan felipe said...

Muy acertado escrito Ruben, disfruto tanto de sus ideas y su recuento historico, como de las laminas con las que adorna su articulo. Gracias por un buen texo y gracias a Gerardo por hacer de 'puente' tal como su propio blog se anuncia.

Anonymous said...

Me encanto este texto. Aprendi mucho del tema en esta lectura.
Gracias a Ruben y a Gerardo.

Henry

GerardoFilosofo said...

Viejo Juan, cuanto te agradezco por tu comentario y por tu opinion sobre el Puente! Espero que Ruben lea estos comentarios, ya que es a el a quien hay que agradecerle por estas maravillosas criticas. Ruben es un pintor y un critico de arte fenomenal.
Henry: gracias tambien por tu comentario y por pasar por mi blog de artes visuales.

-Gerardo, editor del Puente Ec.

Eufrates del Valle said...

Gerardo, gracias a Ruben y a ti. El arte abstracto nunca ha sido "my cup of tea", precisamente, por todo lo que explica Ruben en su introduccion. Cuando empece a leer este texto, era como si me estuviesen explicando, personalmente, cual maestro, como superar mis limitaciones apreciativas. Un excelente texto, ademas de necesario. Me ha dado herramientas para enfrantarme al arte abstracto desde otro angulo. Me gusta visitar este extraordinario espacio tuyo cuando tengo todo el tiempo necesario para disfrutarlo. Que acierto tu Puente Ecfratico!