Thursday, June 26, 2008

"Con Perdón de los Cubanologos..." (Gerardo Munoz en dialogo con el director de BARACUTEY CUBANO)

- Intercambios con el director de Baracutey Cubano
sobre 'La Cubanidad, el Exilio, La historia y el futuro' -



Intercambios con BARACUTEY CUBANO (PARTE [A])

GM:
En efecto, amigo. La 'cubanologia' es un dictum socialista, que bien pudiera ser aplicado a lo que yo refería en mi definición previa. Las definiciones previas no son normas obligatorias. Lo de la 'Cubanidad' no comienza con Don Ortiz, ni yo dije eso, solo lo contraste. La Cubanidad es un concepto que comienza mucho antes por pseudo-filósofos cubanos: Medardo Vitier, Varona (los intelectuales del Liceo) y Mañach. Ortiz y Lydia son mucho después cuando acuñan e intersectan la Cubanidad con la cuestión de la negritud. La cubanologia se maneja como opción discursiva del exilio; discurso normativo por el miembro mas común del exilio, en sus respectivas esferas.


Pues, que bien. Pero le ruego, que programas o defender a ciertos elementos de nuestro exilio no es dar un buen indicio sobre lo que usted llama la "arista política". No lo creo, más bien; 'politequerismo artificial'.

Por favor amigo: ahorre sus experiencias, sin conocer las mías. Que sabe usted si yo las viví o no? O si mi padre estuvo en la UMAP u otra de la míseras experiencias? El punto central es que, en los análisis, lo sujetivo y lo patético de lo 'individual' deben ser dejados a un lado.

Que usted no haya planteado la dicotomía no significa que no este implícita en su comentario. Su razonamiento matemático le permite a que usted saque, como si fuera algebra lineal, los que han tenido más o menos culpa: no se trata de restas, o de sumas. Se trata del exilio. Oposición tonta, oposición que no ha podido hacer nada en medio siglo. Que Castro es peor? Si. Pero es como que yo le pregunte que piensa usted de la Modernidad y usted me responda que es buena porque invento vacunas.

Vuelvo a lo mismo amigo, no se lo coja personal. La palabra "chantaje" quiere decir en ese contexto la dicotomía que usted mismo implemento en su argumento: el exilio es bueno, porque Fidel es el peor de todos – "ergo", escogemos (debemos escoger) al exilio y defenderlo hasta el final. Lo de Bohr esta muy bien, gracias. No quiero caer en ese chantaje binario, es eso.

Pues, aquí si estamos muy de acuerdo compatriota. La matemática es la "única" de las ciencias empíricas. Se pensó que las ciencias lo eran, hasta la publicación del libro de Thomas Kuhn "La estructura de las revoluciones científicas".
Pues bien, perdone usted toda esta pedantería, no quiero ni quise agraviarlo. Estudio filosofía y ciencias políticas y tengo apenas veinte anos.

GM

Intercambios con BARACUTEY CUBANO (PARTE [B])

Tuesday, June 24, 2008

"AFIRMACIONES: Declaración del Vorticismo" de Ezra Pound - Traducción de Gerardo Munoz

NOTA:

La traducción a continuación son fragmentos de las muchas "Afirmaciones" escritas por Ezra Pound en la gaceta, The New Age, durante 1915-16. Los Vorticistas, continuadores de la estética Futurista de Marinetti, introducen a Inglaterra la estética de la vanguardia italiana. Sin embargo, como se comprueba en la lectura de este manifiesto de Pound, el proyecto de los Vorticistas (establecidos con el manifiesto de BLAST! bajo el liderazgo del pintor Wyndham Lewis) fue radicalmente diferente al paradigmático futurismo de Balla o Boccioni. La definición que ofrece Pound del arte es reveladora y curiosa para la época que fue escrita: una formulación hibrida de Nietzsche, Wilde, Croce y Marinetti. La definición de la 'certitud' bien nos pudiera recordar la agotada teoria de Martín Heidegger en, Origen de la obra de arte, como hermenéutica del origen del Ser cuando no oculta; en fin, lo verídico o lo que Heidegger clasifica como la Aletheia (ἀλήθεια) para detallar la definición del arte. Las similitudes son enormes, y desagradablemente parecidas. Hasta de plagios se pudiera hablar (no de 'influencias'), yo me abstengo; pensemos en las coincidencias espejistas. Simple formulatoria: Arte + Verdad } ἀλήθεια = Fascismo.

Para los curiosos de la bibliografía recomiendo: i. Ezra Pound and the Visual Arts. New Directions Books 1980, ii. The New Age, January 14, 1915. p. 277-78


_____


El mundo político esta confrontado por una Gran Guerra, dominado por cernícalos de la locura. El mundo del arte esta confrontado por los sanos cernícalos de la triste sanidad llamada Vorticismo, movimiento del cual he sido llamado ha definir, silenciosamente; por vez cuarta.
Vorticismo es el uso de, o la creencia en el uso del uso primario de un PIGMAMENTO, que a su vez abarque todas las artes.

Si eres un cubista, o un expresionista, o un imagista, usted posiblemente crea que el propósito de la pintura sea muy diferente, al de la poesía. Posiblemente usted hable de la constancia de los volúmenes, o del movimiento de colores, o de las diferentes formas del verso, sin poseer una estética correlativa que deje una explicación de todas las artes. El Vorticismo cobra significado cuando a uno le interesa la facultad creativa, por encima de la 'mimética'. Creemos que es más arduo 'hacer' que 'copiar'. Creemos en la posible creación de una máxima eficiencia artística. No representar un candelabro, ni pedazo de queso, sino algo que no se pueda conseguir en ninguna otra representación.

Me explico: si queremos 'forma' y 'color' en dos dimensiones pintamos un cuadro. Si queremos 'forma' en dos dimensiones esbozamos un dibujo. Si queremos 'forma' en tres dimensiones esculpimos un pedazo de mármol. Si queremos una imagen, o un sistema de imágenes, escribimos un poema. Si queremos la puridad del sonido, hacemos música.

Todos estos deseos disímiles son una sola cosa, y muchas cosas diferentes a su vez. Deseos divergentes que demandan diferentes tipos de satisfacción estética. Si es mas intensa la vida de un individuo, mas intenso serán los influjos de los deseos de este sobre su expresión. El Arte concierna la certitud y lo verídico. No existe la certitud de algo que siempre intenta de ser otra cosa.

Nosotros [los Vorticistas], no gozamos de los arreglos de formas y colores como elementos centrales del Arte, ya que estos arreglos solo son aspectos aislados que existen en la naturaleza. Pero nada existe verdaderamente aislado en la naturaleza. Los arreglos de formas y colores deben ser expresiones del creador, como los arreglos musicales de Mozart no son formas ni colores, sino expresiones.

El Vorticismo es la expresión legítima de la vida.

No es mi deseo de convertir a nadie. Solo concluyo, diciendo que tales placeres existen para aquellos que los busquen, y los deseen.

____
Ezra Pound, 1915.

Monday, June 23, 2008

Diálogo con Un Ogro Estético (III): El Greco, pintor Moderno.



Ogro: Wow, y esto que es Munoz?

Munoz: Esto, querido Ogro, es uno de los Cristos azulosos del Greco. Poco tienen que ver con la decadente figura del madero, aquí lo que nos concierna es la diestra brocha del azurre…que parece flotar en el paisaje, adelantándose por mucho tiempo a la representación pictórica de Cezanne. Aunque críticos tan diversos como Marti, Fuentes, Gombrich o Wellek, ha sentenciado que la plástica de Goya fueron nuestros primeros aires hacia la Modernidad; esta observación carece de un elemento: las cronologías. Bien pudiese ser Goya nuestro primer pintor Moderno, sino hubiera nacido muchos antes el Greco, en la pequeña isla del Mediterráneo.

Ogro: Era Griego, o que?

Munoz: Si, el Greco nació en la isla Delfica pero pinto toda su vida en el exilio Ibérico, lo que lo convierte en un pintor sagrado de las plenitudes hispánicas. Mientras que los pintores de época solían enmudecer su brocha en los colores trágicos del Barroco siniestro, me apresuro a decir que en la plástica del Greco hay cierta vida plástica, cierta vida marítima que enfrasca los contornos de las raíces mediterráneas, como nos sugiere ese azul. La paleta del Greco es mucho mas amplia y colorida, ávida y feliz. Verdad?

Ogro: Y el Cristo? Se puede abolir la figuración y la representación en la crítica artística?

Munoz: Ogro, amigo querido, aunque eres feo no eres estupido, y por ello me gusta hablar contigo. Tu pregunta ha sido un debate desde Plato, hasta nuestros tiempos, pasando por San Agustín. La figura o la iconografía del Cristo es importante, si, aunque no es lo central. Recuerda que Rembrandt pinto cascos metalicos para apresar la luz, poco le importaba un casco de guerra. La pintura del Greco se caracteriza por sus intrincados juegos de elipsis como estructura del lienzo y personajes religiosos porque eran los temas fundamentales de la época, un sistema que había que seguir para que el artista pudiese realizar su trabajo y sus características. Entonces, dicho esto, podemos concluir que aunque el Cristo es el personaje central es solo una decoración y no el motivo de la plástica. El Greco es mucho más que esto. El Greco también es color, forma, pasión, materia; todas estas características las cuales bien se hubieran podido ilustrar a través de otras menos patéticas imágenes de la iconografía. No crees?

Ogro: Si, tienes razón Munoz, la figuración es siempre un vacío dentro de ese cuerpo total que es la pintura. Es como el ano de la obra, si lo puedo dejar en esta metáfora destilada.

Munoz: Me parece bien Ogro, aunque ojo, la figuración no siempre es hueco, muchas veces es también clavo o masilla para llenar los terroristas vacíos del espacio (horreur du vide)!

Sunday, June 22, 2008

¿Un Varadero Orientalizado?

Un Varadero Orientalizado ?
"Miami es el fantasma de la isla" - Reinaldo Arenas

Miami, geográficamente, es un plato (los Everglades no es Miami, es "otra cosa"; que me disculpe mi innombrable amigo y Ralph Waldo Emerson): como la llanura del gaucho, pero con piedras y palmas tropicales importadas. Miami es cara porque hay sol, y porque los eruditos geólogos dicen (estropeando y violando a las fluidas cifras estadísticas) elocuentemente mientras afirman que el clima es el más estable del planeta. Las estadísticas nunca mienten. Tampoco el precio de las casas y de las cosas: 350,000 dólares BUY NOW WITH FINANCE AT 3%! - dejo pasar este cartel, mientras voy en el asiento de copilo del Camry mientras maneja mi padre con su despiste.

Las tiendas, los 'malls', los restaurantes con gallos, los pequeños centros comerciales de baratijas y finalmente el cubano sudoso, son los recortes más memorables de esta ciudad de la bulla. Esta es una de las 'Miami'. Aunque Miami en su forma más discursiva es siempre 'otra': tres cuadras de Miami Beach y una playa. Solo este todo eso es Miami. Escribo esto porque de la misma forma que Miami es vista por las pupilas del extranjero como una especie de campismo tropical y jungla sexual; no lo es. En Miami (aunque no lo dicen las estadísticas, pero lo insinúan) las putas son carísimas, quiero decir, las putas sanas – las mujeres en general. Conozco a un amigo que pago a una puta barata y contrajo una enfermedad sexual, traspasando las barreras del látex del condón. Para conseguir una mujer – me decía en un amigo cubano balsero, "uno tiene que darle billete con pinga para que ella te de la papaya". Pues es así. Esta ciudad es un laberinto de calles y edificios en construcción, donde la creación es imposible, y el incesto no es una posibilidad.

Todas las mujeres son feas en Miami, pues las bonitas no están a mi presupuesto: soy un mero intelectual proletariado aunque no comunista. Ni leo a Brecht. Así entre a uno de estas tiendas de baratijas con mi padre en busca de una nevera de jugos y líquidos para ir a la playa. Entrando a la laberíntica tienda, me topo con todo tipo de cosas: cuadros colgantes, revisteros, caramelos, ristras de tangas para mujeres por dos dólares en diferentes colores, llaveros, caramelos, camisetas PERRO, sillas plásticas y otras muchas confecciones para las damas de casa. Nada de esto me emociona salvo una reproducción grafica de un afiche, que cuelga del techo, es de mi ciudad natal:

VARADERO CUBA – ROUND PARADISE IS!

Varadero fue en su tiempo titular mundial como la "mejor playa del mundo", titulo que es mas una hipérbole chistosa de mis hermanos cubanos, que de la realidad topográfica que la respalda. Me llamaron los signos del afiche: VARADERO – PARADISO ES. Localizo el sistema interno del mensaje: el paraíso esta en la isla, en una playa, aquí esta – ven al paraíso, aproxímate, es bueno. Tal significación reside en la estructura semiológica del afiche. Las ilustración suele reafirmar visualmente esta sensación de paz y de armonía: maracas, palmas, arena, playa, una mulata rumbera, un señor bailando la rumba, el tambor musical, pero mas siniestro; el señor (el Otro) que desde la derecha mira la pachanga tropical, con su traje monocromático grimoso. Este señor sabe que ese es "Paraíso", pero no se decide. Tiene las manos metidas en su gabán, y no ríe, no simula ese 'ninguneo' significante de lo corporal – a quedado como un cuerpo visual del espectador que queda frente al afiche. Yo soy ese hombre/ ese hombre soy yo. "Me quedo en el paraíso? Cuanto vale el paraíso?" Esta son seguramente las preguntas que esta rumiando (que estamos rumiando) en torno a nuestra próxima estancia en tal paraíso.

Pero el afiche es solo eso: una representación de una foto, de una realidad inventada –
representación de lo invisible. Yo no estoy en ese "ahí" del Paraíso, sino en este "aquí" del Eckerd de la Ocho y la Cincuenta y Dos. Yo no estoy ni en el Paraíso, ni en el infierno. El Paraíso no existe.

Como definir a Miami?
Como, ir mas allá de este símbolo de dicotomías?
Conozco Varadero, y no es un paraíso, tampoco no lo es.

Me quedo atónito; indiferente. Encuentro la nevera que buscaba en la línea cuatro (le tuve que preguntar a una dependiente gorda cubana). El afiche me lleva al olor de la tierra mojada de Varadero y a las aguas cristalinas, y también a otra cosa. Cuba no es un paraíso (imagen orientalizada como dice Said, en el mundo), aunque todos "tratan de construir un paraíso" – la frase es de Yocandra/Zoe Valdés, desde este Miami – otro lugar paradisiaco.

Thursday, June 5, 2008

Ensayo Introductorio al pensamiento literario de Leon Bloy (ensayo)

Un guerrero apocalíptico en el Fin De Siècle
(Introduccion a los Aforismos y Pensamientos de Leon Bloy)


Le debo el hallazgo de Lèon Bloy a una lectura de uno de los ensayos de J. L. Borges (El Espejo de los Enigmas en "Otras Inquisiciones"). Recordé mucho después, que el autor de Giornale Nuovo, articulaba hace unos años una reseña de Sir Thomas Browne, con una ultima sentencia que escondía algo muy verídico: "I wonder how many readers arrived, as I did, at Browne’s works, by way of the enigmatic final sentence of Borges’ celebrated Tlön, Uqbar, Orbis Tertius". Yo ahora me preguntaría lo mismo sobre Lèon Bloy: ¿Cuantos no han podido llegar a conocer a Bloy a través de las acotaciones del Maestro argentino? Ya que tanto Bloy como Browne, más que oscuros escritores de la infinita Biblioteca de Babel, son meras referencias en algún que otro indice de una enciclopedia erudita. Bloy, no fue un pensador profundo, y es por ello que un legítimo titulo de "filosofo" o "teólogo" le resultaría grande o dadivoso. Bloy, primero que todo, fue un poeta, y dentro de esa vasta categoría, fue un místico. La rareza (o la riqueza) de Bloy reside en su manera de amoldar su vida, al crear de su pobreza individual (miseria infinita) un alto culto de la gloria. Como Nietzsche, Bloy es otro perfecto iconoclasta de la Modernidad europea. Pero a diferencia de Nietzsche, Bloy se encuentra en el la orilla opuesta del nihilismo y del ateismo estético, ya que para Bloy la existencia y la justificación de la ontología del hombre solo se pueden sacar de las raíces más agonizantes del Cristianismo, cuya base son las ultimas palabras del Hijo del Madero. Un sufrimiento perpetuo.

Amigo de los decadentes escritores del Fin De Siècle francés, el nombre de Bloy reaparece en las epístolas de Zola, Huysmans, Maupassant, Daudet y Mallarme; como el "gran mendigo", un ser despreciable y agónico. Rubén Darío no vaciló en dedicarle una glosa en su libro, Los Raros, a este "intransigente loco y adamantino". Para Bloy, el hecho de ser autor no lo convertía en un dandy o en ese esteriotipo del burgués flaubertiano, que se paseaba por las calles de Paris con levita y bombín. Bloy vivió inmerso en una pobreza elegida por su voluntad, y refugiado en la misericordia de sus amigos o conocidos para poder alimentarse. Muchas noches, nos dice el propio Bloy con cierta insolencia: "he dejado de darle de comida a mis hijas, y ahora lloran. Dios es magnifico". Sentencias como estas, alarman al ávido lector, quien no ignora que estas palabras fueron escritas en el siglo que nace el nihilismo, los ideales revolucionarios de clases proletarizadas y la tecnología como progreso científico.


Bloy, como crítico del Cristianismo, asalta tanto al Catolicismo y la Iglesia, como al Protestantismo. La visión critica de Bloy, es una visión a su vez "anti-critica", pero donde la mística brilla, se rescata a los Evangelios del fango venenoso de la sociedad Moderna. Volcando a los teólogos de la Iglesia, Bloy propone una lectura del "dolor" individual como núcleo alegórico de las Escrituras. Si fue Cristo, quien sufrió por todos nosotros, entonces también estamos en esta tierra condenados al eterno sufrimiento y al determinante Absoluto abismo del Todopoderoso. Como Kierkegaard, Bloy se escabulle en las parábolas del Pecado Original, para diagnosticar lo "Cristiano" como lo Absoluto de la angustia existencial, aunque añade a esta formula, la constante penitenciara "pobreza". La originalidad de Bloy, sin embargo, traspasa el eterno juego de teorías y de hermenéutica bíblica – Bloy ejerce la pobreza, y convierte su propia vida el planteamiento fundamental de su obra.


Bloy, en cuanto a la escritura fue fecundísimo. Pasó mucha hambre, pero también sintió esa necesidad patológica, que sienten los destinados a las letras, de escribir para la posteridad. Sus Obras Completas están reunidas en once volúmenes gruesos, compuestos de un surtido abanico de ejercicios: novelas, ensayos, cuentos, diálogos, epístolas, tratados, traducciones y también apuntes fragmentarios de sus cuadernos (Le Mendiant ingrat, L'Invendable, entre otros). Los grandes escritores siempre esconden su mayor fuerza o intensidad luminosa, en algún que otro fragmento o cuento extraviado. Tanto Heráclito como Epicuro, no son recordados por sus plumas proliferas, sino por algún que otro fragmento hermético que dejan infinitas concatenaciones en la perplejidad de las conciencias humanas. Con la obra de Bloy, sus novelas y narraciones carecen de merito literario. Es en sus diarios, vestigios de la experiencia crudamente vivida, de hondos y profundos túneles, que encontramos a Lèon Bloy como antitesis de su tiempo y de sus coetáneos. Sospecho que Bloy, como pocos escritores en la historia, estuvo conciente de su legado. Su proyección literaria fue clara, lo cual no significa una empresa menos ardua: hacer de Lèon Bloy, un pordiosero, un hombre del mal, un arrogante, un mal padre, el ultimo y mayor pecador….ad infinitum. La Pasión de Bloy consistía en engendrar al ser despreciable que fue, y a su vez ser salvado; la mística de la Resurrección. Instinto dualista: salvación en la metamorfosis de la vida/ salvación en la pagina escrita. La palabra incendiada, la violencia verbal y la trenzada gramática de Bloy, no es mas que un ataque contra el mismo, un odio abismal a ese otro "Lèon Bloy", residente de la Francia mas decante y acatarrada por el decadentismo esteta. Bloy se condena en pocas palabras: "Mi odio, no es mas que la efervescencia de mi piedad".


Los aforismos y los apuntes sueltos de Bloy, mejor que cualquier otra de sus obras, ilustran el perfil mas intenso de su personalidad y misión. Dentro de la cerrada modernidad literaria, Bloy construye su retórica de la antimodernidad desde las fronteras más bélicas del Cristianismo. Fue el perfecto agitador apocalíptico, y murió sin saber de sus continuos pareceres con los apócrifos evangelios; diestro emulo de Enoc.

¿Por que fijarse en los aforismos de un autor minúsculo y oscuro? – se preguntará el lector. En las historias de las literaturas, y las historias antológicas, se suelen olvidar los autores periféricos, quienes con mucha frecuencia, se tildan de "menores" o "insignificantes", y rápidamente son escondidos en el anaquel mas empolvado del escritorio. Los imaginarios 'banquetes canónicos' suelen sazonar a los "grandes escritores" para mas tarde devorarlos como platos fuertes, en las cenas de la cursilería letrada. Los editores poseen la gárrula manía, de lo Ángel González definió como 'amnesia histórica', contra poetas y escritores mal conocidos. Salvemos a Lèon Bloy: místico, enemigo social y poeta menor en la literatura, quien no deja de ser uno de los grandes escritores de su tiempo. Una relectura, después de más de cien años de añejo, comprueba que mi aseveración no me desmiente.

_
*(Nota: Los aforismos traducidos en esta compilación, fueron extirpados de dos volúmenes: The Pilgrim of the Absolute – Riassa and Jacques Maritain. Panteón Books 1947; e Introduction a Leon Bloy – Pierre Termier. Desclee del Brouwer & Ci. 1950.)

Sunday, June 1, 2008

Cuarto Puente Ekphatico: Mark Rothko y Severo Sarduy

Severo Sarduy y la pintura de Mark Rothko


Mark Rothko (Soneto)– Severo Sarduy
No los colores, ni la forma pura.
Memoria de la tinta. Sedimento
Que decanta la luz de su pigmento,
Más allá de la tela y su armadura.
Las líneas no, ni sombra ni textura,
Ni la breve ilusión del movimiento;
Nada más que el silencio: el sentimiento
De estar en su presencia. La pintura
En franjas paralelas cuya bruma
Cruza la tela intacta auque tenida
De cinabrio, de vino que se esfuma;
Púrpura, bermellón, anaranjada…
El rojo de la sangra derramada
Sello su exploración. También su vida.