Tuesday, January 13, 2009

El Arte como Institución: Notas sobre una pregunta


I

Al proponernos contestar la pregunta, ¿Qué es el Arte? estamos inmediatamente en el momento de origen que localiza un pliegue ontológico como verdadera esencia: "El Qué/Quién es…". En este sentido el Arte tiene cierto valor que es eterno y universal, o sea desligado de la Historia y de los estilos. Este marco teórico, recordemos, no es una invención muy reciente: proviene de Platón, quien ya en La Republica, define el arte, mientras lo condena (ya sea la plástica, la poesía, o la épica) como algo mimético. El Arte es Mimesis, que para los griegos significa una suerte de 'imitación' o 'simulacro'. En latín es imatatio. Aristóteles, de igual modo, corrobora su teoría estética en la Poética como representación de su propia teoría, o lo que no es más que una teleología humana: la tragedia. Arte, para los griegos, era contenido y forma.

II

En lo que me concierna, no estoy muy interesado en esa cuestión especulativo sobre si tiene el arte o no una existencia ontológica, aunque recordamos que Oscar Wilde argumentaba que era la naturaleza la que falsificaba del arte, y no de la otra manera. Definir al Arte cierra un problema central: potencialmente puede conducir a una violencia contra el sujeto, y contra si misma – la desaparición del aura (Benjamin). Lo que más me interesa en cuanto al Arte, es lo que podemos llamar el "Arte" como parte del canon en nuestra tradición Occidental. Nosotros, Judíos y Latinoamericanos, somos occidentales y no otra cosa. Me interesa el Arte en su proceso de neutralización, reproducción discursiva, cambios abruptos, y procesos de legitimación crítica. En resumen: no me interesa el Arte como una economía de la Metafísica (Belleza, Verdad, Color, Figuración, Iconografía, Estilo, o Forma) sino como una Institución, una industrial cultural que produce cierto saber sobre si misma. Algunas estrategias deben ser anotadas:
i. ¿Cuáles son los mecanismos que hacen posible los desplazamientos y transiciones de un discurso a otro (ejemplo: del Neo-Clasicismo al Romanticismo)?
ii. ¿Cómo el poder estructura, organiza, y multiplica al Arte en diferentes categorías dentro de una amplia disciplina taxonómica?
iii. ¿De que forma, instituciones sociales y políticas invierten su poder para reproducir un discurso estético (piénsese aquí mas allá de los vínculos de Marinetti, el Futurismo, y el Fascismo.)?
iv. ¿Cómo y cuando nacen las nociones del autor y de la función de la firma como traza que conecta y reconcilia las tensiones de formas de unidad dentro del mismo espacio de un obra, para crear un análisis múltiple de una estética?

III

Finalmente, otra preocupación que nos concierna al llegar a este punto es la el estatus histórico de la Verdad en el Arte (un debate interesa nace de las polémica, a propósito de las Botas de Van Gogh, entre Martín Heidegger y Meyer Schapiro). ¿Es el Arte, en su representación viable para reproducir Verdad, o es la Verdad a priori la que reproduce y facilita al Arte? Hasta que estas preguntas no se hallan localizado dentro de un marco, al menos esquemático, el arte sigue siendo un misterio. Una confusión de exterior con interior: una disyunción. El Arte, como identidad plural, debe siempre de tener una genealogía y un rizoma.


IV

Joseph Beuys dixit: "Cada hombre es un artista"
_
Gerardo Munoz
Enero 12, 2008
*Esta nota fue leída en ingles en el Departamento de Historia de Arte,
en luz de Seminario sobre Arte Judío.

No comments: