Friday, January 16, 2009

"Wyeth (1917-2009): Nota Necrológica" por Rubén Fuentes.


____
(Tributo a Andrew Wyeth - de Ruben Fuentes 2008)

Me ha pedido mi amigo Gerardo M. unas palabras a Wyeth, y tal vez debía hablar de otro cubano: Tomás Sánchez quien habrá comprendido más que nadie la profundidad del minucioso silencio de este gran pintor norteamericano. Ha muerto Andrew Wyeth, me acabo de enterar, pero no siento tristeza. Y no la siento no por no admirar su obra, ni por no conocerlo en persona, sino porque cumplió bien la obra de la vida. Tal vez haya logrado antes de morir, ver su gran deseo consumado, cuando escribía el pintor de Maine que anhelaba ver sus manos pintando solas sin el estar presente. La obra de Wyeth es más que el "Mundo de Cristina", es sus paisajes tácitos, su tiempo detenido, congelando cada pájaro, cada brizna de hierba movida por el viento. O es también sus retratos no menos minuciosos, más que fotográficos son una híper-realidad sentida desde dentro, a la manera de Van Eyck. Por eso Wyeth nunca pudo adherirse a las corrientes de vanguardia de su época, y aunque conocía sobre el expresionismo abstracto, siguió firme su búsqueda única. Pocas veces se ha dominado tan magistralmente en la historia del arte, medios tan poco agradecidos como la tempera o la acuarela, pero su rigor técnico es solo la antesala del misterioso mundo que Wyeth nos legó.
Por eso no siento tristeza, ni la melancolía que tanto se le atribuye, porque aunque el cuerpo físico del artista norteamericano pasó, ahí está su espíritu en su obra y la enseñanza de descubrir el misterio en la vida cotidiana de cada instante, por burda y magra que esta parezca.

Rubén Fuentes, Invierno del 2009

No comments: