Wednesday, February 4, 2009

Diálogo con el disidente Abel López Pérez (Crónica de una llamada)


Diálogo con el disidente Abel López Pérez
February 4th, 2009
A todo los presos politicos Cuba
I

Es curioso: en nuestros días, la valentía ha dejado de ser ese principio en el cual Maquiavelo depositaba la carga de la virtú personal, para rebajarse a algo que suele ser miserablemente condenable o enaltecedor. Ambas prácticas caducan en un ejercicio estéril. La primera vez que estuvo en una prisión cubana, Abel López Pérez intentó coserse los labios con unos pedazos de alambre que había encontrado en el piso de una de las prisiones cubanas. No pretendía vender una imagen, sino hacer visible una práctica del cubano de a pie. Se llevaba al acto simbólico la cotidianidad de un día cualquiera en Cuba: la censura contra toda opinión disidente. La valentía de López Pérez (como los de otros tantos disidentes políticos cubanos) no debe ser leída como un acto de heroísmo exclusivamente personal. Ser valiente hoy en la isla implica una condición ética, la de ser activo en lo político, que es quizás sinónimo del ejercicio de la auténtica condición humana.
Camino hacia la biblioteca Latinoamérica Smathers, al Este de la Universidad de la Florida, para hacerle una llamada al disidente Abel López Pérez. Me acompañaba Sissi, una joven estudiante de la universidad, quien desde hace meses se ocupa de establecer puentes virtuales entre los disidentes de la isla y los estudiantes jóvenes del exilio. Confieso que tenía alguna reticencia ante el diálogo. Creo que de algún modo, la distancia, las diferencias sociales y políticas nos ponen, a nosotros los del exilio, en una posición difícil para entender a los disidentes. ¿Cómo puedo establecer una conversación con un preso político que en estos momentos vive en condiciones precarias, y con quien me identifico solamente sobre la vacuidad de las palabras sin compartir ningún espacio público? ¿No existe en esta relación una asimetría definitiva que dificulta el intercambio? Me voy haciendo estas preguntas mientras apuro mis pasos entre charco y charco para llegar a la Biblioteca. Llevo conmigo un cuaderno, donde he anotado una serie de preguntas.

II
Abel López Pérez es un disidente cubano que radica en Guantánamo. Desde mayo del 2005, es el líder del grupo “Resurrección Martiana” con el que intenta, según sus propias palabras, “llevar a cabo el mensaje y las ideas de nuestro apóstol José Marti a la práctica política”. Es también miembro del Movimiento de Jóvenes por la Democracia y los Derechos Humanos. Ha estado preso en numerosas ocasiones: la última vez cumplía tres años de cárcel por por “desacato a Fidel”. López Pérez nos comentó que fue puesto en “libertad”, o mas bien reintegrado a la sociedad cubana, por una “licencia extrapenal”, que sólo se otorga a ciertos presos políticos y disidentes que padecen precarias condiciones de salud. Durante esos treinta y dos días en prisión, Abel López Pérez permaneció en huelga de hambre.Abel nos comentó: “Mi salud es muy mala, estoy enfermo, pero lo que no me falta es gana de seguir luchando y de seguir resistiendo. Tengo mucha salud espiritual que es la que importa”.Nos hablaba todo esto desde un parque público. Se podían oír voces a lo lejos y el ruido de automóviles que seguramente rodeaban el perímetro del recinto. “Aun cuando estoy ‘libre’, la Seguridad del Estado me sigue persiguiendo y acosando diariamente”.Oír la voz del otro, crea una distancia abrumadora, una separación en el trayecto. Era como si Abel se alejara en el espacio cada vez que pronunciaba una palabra. Saco mis apuntes para las preguntas a Abel. De las cuatro sólo terminé haciendo tres:

Abel, en Miami es lugar común argumentar que la disidencia en Cuba está dividida, y que incluso existen enemigos entre ustedes, lo cual imposibilita una movilización unitaria de la disidencia. ¿Cómo ves tu, desde adentro, la división en la isla?

Gerardo no es cierto, no existe dicha división. Eso es algo que el régimen totalitario de Cuba quiere que ustedes, los exiliados, y que nosotros mismos pensemos. También lo que sucede es que hay en estos momentos muchas personas infiltradas en nuestros grupos. En Guantánamo mismo existen grupos infiltrados por la Seguridad del Estado que pretenden rompernos y dividirnos, pero no lo lograrán.

¿Cómo se ha visto en la isla en los últimos días, o sea, cómo está el estado de ánimo de la gente, con este nuevo acercamiento de Raúl Castro con los rusos y su viaje a Moscu?

Nos parece muy mal. Inaceptable. Aunque esta visita se debe a que las relaciones con Venezuela, con el dictador Hugo Chávez están en un mal estado. Ya al hombre se le está acabando el dinero del petróleo, y el juego político aquí es buscar otro puntero, un refuerzo político, y parece que lo han encontrado en la vieja Rusia. Es casi como volver al pasado…

Abel, no se si en Guantánamo tengan acceso a la Internet, pero seguramente sabes de la existencia del blog de Yoani Sánchez, la joven que tiene su estupenda bitácora desde dentro de la isla. ¿Cómo perciben ustedes desde la isla el fenómenos de los blogs?

He oído a hablar de los blogs, y me gustaría mucho que escribieras eso porque nos llena de fuerza y de espíritu. He oído hablar de los blogs, pero sabes que aquí las limitaciones que tenemos con la información son inmensas. Hoy mismo oí por Radio Martí que en Madrid hubo una protesta enorme, y eso es bueno. La gente tiene que saber que en Cuba hay disidentes batallando y todavía mucha gente encarcelada. Para mí ha sido un gusto haber podido intercambiar estas palabras con ustedes, los jóvenes del exilio. Que nos escuchen. Que nos oigan. Nosotros, aquí, se lo agradecemos mucho. [Varias voces en coro desde Cuba]: Jóvenes por la Democracia! Libertad para Cuba! Libertad! ¡Viva José Martí! Viva! Viva Cuba Libre! Viva!

Al terminar Abel Pérez leyó dos denuncias sobre hechos ocurridos en la ciudad de Guantánamo: el 31 de enero la policía arremetió contra los vendedores de viandas y frutas de la Calle 7 Oeste de Camilo Cienfuegos (conocida como la “Calle de los Coches”) en Guantánamo. Un día después encarceló a Ramón Heredia, disidente pacífico, por haberse reunido en una congregación a discutir sobre José Martí en el aniversario de su natalicio.
__
Gerardo Muñoz
Gainesville
---
ORIGINALMENTE PUBLICADO EN PENULTIMOS DIAS
Editado por Ernesto Hernandez Busto

3 comments:

Eufrates del Valle said...

Lei tu entrevista en PD. Muy buena, estimado Gerardo. Excelente.

Zoe said...

Lo leí, muy buena. Conmovedora.

GerardoFilosofo said...

Gracias senor Eufrates. Gracias querida Zoe. Es primera vez que la hago, asi que me llena de alegria que les haya gustado.
un saludo a ambos,

Gerardo