Tuesday, February 3, 2009

Trazando la Ciudad: Iván Thays hacia La Habana (III)


Thays el cubano, o la justificación por medios del chisme

Iván Thays ya regresó del Paraíso, o sea de la ínsula mayor del Caribe. Resulta interesante su ultimo apunte sobre el viaje, el cual ya no trata del "viaje" como tal, sino de una justificación de su ruta: "….como dije, todo muy previsible. Pronto daré mi propia versión sobre el tema". El escritor que va a Cuba siempre se encuentra entre esta encrucijada moral y no lo sabe: el mero hecho de la necesidad de una "versión propia" pone en tela de juicio la eticidad del escritor. Pueden haber versiones de un mero viaje a una ciudad? Claro, es que no se trata de una ciudad, se trata ante todo de la mítica Habana. Lo que resulta interesante de esta coletilla de Thays es como incluye un paréntesis que busca, aparentemente, una división, una ruptura (desde lo exterior, o sea que tiene que hablar un peruano en esto) de la intelectualidad cubana. Una retórica muy cubana, por cierto: la justificación de una ética persona por medios del chisme. El escritor (o idolatra?), y peregrino que busca razones para recrear y reportar sus razones sobre sus experiencias en torno a la idílica Cuba, no es una novedad sino una continuidad: un ventrílocuo, un maniquí que porta el lauro o la cesta en llamas de la Revolución como producto de exportación.


Sin más palabras, incluyo el pergamino de Iván Thays:

"He recibido en mi email varios correos acerca de las largas, y absolutamente previsibles, reacciones de los escritores cubanos en Cuba (como diría Vallejo "perdonen la tristeza") a raíz de la participación de un grupo de avanzada (Halfon, Enrique y yo) en La Habana, financiado por el Hay Festival y teniendo como anfitriones a Senel Paz y Wendy Guerra (y con el marco fotográfico de Mordzinski). Como dije, todo muy previsible. Pronto daré mi propia versión sobre el tema. Por lo pronto, les dejo con este extraordinario artículo que publicó en enero el autor de Livadia, José Manuel Prieto, en el último número de Letras Libres (dedicado a Cuba, por cierto) que tiene un artículo también del gran Antonio José Ponte y Ernesto Hernández Busto (un trío bastante peliagudo si se han enterado algo leyendo La fiesta vigilada)".

No comments: