Monday, March 30, 2009

El Podio del Poder: el último performance de Tania Bruguera

“UNA TRIBUNA PARA LA PAZ DEMOCRÁTICA” (1968) - Antonia Eiriz




I.
El controversial performance de Tania Bruguera se produjo ayer, aunque fue solo hoy que videos, testimonios y crónicas sobre el especulo fueron diseminados por los medios de comunicaciones. El performance realizado en el décimo Bienal de La Habana es una instalación con un podio y varios accesorios. Entre ellos un micrófono, dos civiles vestidos de verde olivo que sin duda pretenden hacer mímica de algunos comisarios del MININT, y una paloma blanca. Todo este simulacro está hecho dentro de un marco de parodia, en el cual se intenta recrear el grado cero de la revolución cubana, o sea ese imborrable día historico en el cual Fidel Castro Ruz da su discurso en la Plaza de la Revolución con sus palmas blancas. La recreación de Bruguera, como en otras donde experimenta con la reacción del público y los espacios normativos del poder, formula una de las encrucijadas aparentes entre poder político en la Cuba Totalitaria y la esfera de producción cultural, entendida el sentido mas amplio que la define Peter Sloterdijk. Cual es la relación del poder y la libertad en Cuba? Puede existir entonces, ciertas rendijas de escape o anunciacion, aun cuando existen (coexisten, para decirlo mejor) presos políticos, censuras, y vigilancias a opositores y escritores? Se permiten entonces voces de disidencia? Mi pregunta seria: quien puede hablarle al poder, quien maneja el podio?

La obra de Bruguera vista desde la tradición artística cubana viene a ocupar el espacio conceptual que había creado Antonia Eiriz en esa otra obra controversial que muestra el podium vacío, pero aquella vez el podio es visto desde la perspectiva del poder (tanto el espectador, como la figura suprema se aproxima en cualquier momento a tomar lugar frente al micrófono), y frente a el, las caras grotescas como si fuese un gran circo donde las multitudes van a glorificar en aplausos y loas las murumacas de un payaso verbal. La obra e Eiriz, a diferencia del performance de Bruguera, atestigua el momento de una entrada (el Comandante acaba de llegar, silencio – casi parece decirnos), mientras que la obra de Bruguera toma la historia de Eiriz después del cansancio de un discurso que ha durado cincuenta años: el podium queda vacío. El micrófono está abierto. Si la obra de Eiriz es marca una llegada, en Bruguera estamos frente a la cambiante y renovadora presencia de una retirada, el que viene y habla es remplazado por otro que hace lo mismo y así sucesivamente; es el momento en que los payasos del circo se han desatado sobre la tarima y han cambiado su posición de simples espectadores y consumidores de la discursividad hacia la producción de una verdad, al menos del intento de decir la verdad, sus verdades.
Cuando Michel Foucault en su último periodo de labor intelectual y filosofica distingue al sabio del "parrheista" como ese que dice lo que piensa, o sea su modo de entender la verdad hacia un público que lo escucha, trataba de crear una herramienta para desmantelar la malla social del poder. Pero, es posible decir la verdad en un régimen totalitario como el cubano, sin caer nolens volens sobre la misma matriz del poder al que uno se opone? Como decir la verdad, y cuales serian sus mecanismos? Es posible decir la verdad en el Bienal, un recinto oficialista como ese? O quizás podemos asumir la posición más lógica y decir: bien, los controles de censura han fallado y esto es una excepción como tantas otras. Me opongo a esa aserción, y sospecho que se pudiese al menos alterar esa tesis para entender el evento que a la vez que intenta hablarle la verdad al poder, va generando otro poder, un espacio visible entre ese que se opone, pero que su finalidad es responder al mismo sistema.
II.

Lo primero es pensar como las formas opuestas, los discursos que aparentemente parecerían contradecir una política de estado ayudan a través de su anunciación de diferencia y en su disidencia, a robustecer el poder cubano. Entonces, es por esta axiología que el podio de Tania Bruguera corre el riesgo de volverse una metáfora de la tercera categoría del escritor/intelectual cubano de los últimos tiempos. En esa categoría del escritor opositor-oficialista se pretende ser opositor pero en realidad es otra forma de continuar la formación jerárquica y vertical de la cultural cubana entre opositores y oficialistas in cognito. No seria este podium, aunque no dudo que fuese realizado con buena voluntad, mas que un instrumento donde cubanos valientes como Yoani Sánchez y tantos otros, parte del amplio sistema totalitario donde se enlaza la ilusoria libertad dentro de un marco que es unitario y cerrado? El podium vacío deja que hablen solo aquellos que el sistema deja hablar, mientras tanto la persecución de presos políticos permanecen en las cárceles. El podio viene a ocupar el espacio vacío de una muy necesaria, en ocasiones imprescindible, crítica visible. La crítica en este mecanismo no es la simple sumisión que existe cierto grado de tolerancia en Cuba, sino todo lo contrario; es en efecto frente al podio que la represión (ya que ese es el único lugar posible – un simulacro, de expresar una opinión alternativa) se lleva a cabo, y sin condenar a los participes, les termina diciendo a los otros que esa opción de hablarle al poder solo dura minutos, o sea de un instante en un museo o galería. No sorprendería que el mecanismo de la Revolución cubana en torno a la cultura fuese precisamente ese: mostrar niveles de apertura mientras yuxtapone el nivel de la represión sobre el de la instantenea libertad. Es solo en la cultura donde el régimen a apostado por la crítica y el desdoblamiento discursivo, puesto que es solo en esa esfera donde el imaginario reina sobre lo real.

Esta posición hipotética que he señalado corre el riesgo de convertirse en la nueva política cultural, sino lo es ya, de la Cuba actual: el aura de libertad de expresión con un subsuelo de represión, encarcelamientos y vigilancias (*Rojas habia notado la asimetria de libertad y represion en su ponencia - "Cultura y Poder en Cuba" 2004- salvo que yo sigo viendo mecanismos de poder y de oficialismo dentro de la misma supuesta "libertad de creacion litararia/artistica" que opera dentro de esa 'tercera categoria' del opositor del organo oficial). La relación es asimétrica. Quien le habla al poder desde un podio es por el momento el poder, la presencia del otro absoluto. Pero en el podio la paloma blanca, en su revoloteo, no llegó a ensuciar a Yoani Sánchez: el simulacro queda incompleto.
__

Gerardo Munoz
Marzo 30, 2009
Gainesville, FL

9 comments:

Ernesto Menéndez-Conde said...

Muy de acuerdo con tu analisis Gerardo. Yo diria que quizas esa era la intencion de Bruguera (lo cual explicaria la presencia de los jovenes uniformados y la paloma). Lo que pienso, y como lo exprese en mi blog, es que el evento se fue de las manos debido a los gritos libertarios dados por los asistentes. Tu comparacion con el cuadro de Eiriz es excelente. Muchas gracias. Vamos a ver que sucede por alla.

Gerardo Muñoz said...

Ernesto, lei tu articulo hoy por la manana me parecio muy bueno tambien aunque difiere un poco de mi analisis. Creo que el asunto esta en no caer en la creencia de que ese performance es una apertura de libertad en la esfera del arte. Lo que trate de cuestionar fue a que poder responde esa impropta libertad, ya que no puede haber libertad en un regimen como ese, la libertad que sea visible tiene que generar de cierto modo un poder que beneficie al mismo.
Algo asi, en fin es una tactica complicada, yo solo presento mi hipotesis.
Veremos que pasa por alla. Pero creo que no pasara nada.
un saludo.

Ernesto Menéndez-Conde said...

Si, tal vez tengas razon y efectivamente no ocurra nada por alla. Ya veremos. Para mi es un sintoma nuevo el hecho de que la gente se atreva a hablar en publico como se hizo en la performance de Bruguera. Nunca habia visto algo asi, ni siquiera a fines de los ochenta, cuando los jovenes eran bastante combativos. Ese es el rasgo que me hace creer que alguna crisis o algun cambio se aproxima. Pero, de nuevo, es posible que este equivocado. Esperemos hasta fechas como septiembre u octubre.

Gerardo Muñoz said...

Tú tienes razón en parte cuando hablas del público que asistió al performance (pero no parte del show/performance de todos modos? No es al fin y al cabo un simulacro?). Yo creo que ahí si se marca algo nuevo. No se, tu sin dudas sabes mas que yo del arte de los ochenta, fuiste en cierto modo partícipe de aquello, pero puedo pensar en artistas que arremetieron con mucha fuerza en contra de aquello mientras que formaban parte del sistema. Mi tesis es que un sistema admite hasta lo inadmisible.
Pienso en el arte de los ochenta, o en algunos nombres de escritores de esa "tercera categoría", no quiero decir nombres; tú sabes a los que me refiero. O sea, a nivel de estructura, la obra sigue más o menos un formato análogo a esas obras que aparentan "protesta" pero que no lo son. No lo pueden ser porque siguen dentro de un marco de censura.
Es que si digo lo contrario entonces, me parece a mi que doy pie a que algunas personas afirmen que la política cultural en cuba es movediza: el argumento de algunos es que por un lado hay momentos de aperturas (por ejemplo, cuando surgió el homosexual dentro de la poesía de los ochenta en algunos poetas oficiales, o cuando Kcho comenzó a hacer sus balsas) y por otro de mano dura. Para mi esa tesis es inadecuada, porque entonces Cuba no es totalitaria. Si se llevan a cabo lo que aparentan ser "cambios" yo creo que no son cambios en si, sino cambios de tácticas, que se implementan para seguir amoldando al poder. O mejor, se cambia de táctica para optimizar al poder, solo eso seria lógico.

G

R.L.R. said...

Gerardo, te felicito por tu agudeza y honestidad. Me impresiona la claridad con que logras ver a través de ese denso tejido institucional. Hasta cierto punto comparto el asombro y entusiasmo de Ernesto, por lo inusitado del gesto, pero luego de pasado su efecto sinestésico-anestésico, me surgen tus mismas preguntas e inquietudes.

Me tomo la libertad de enlazar tu post en Los lirios.

Gerardo Muñoz said...

Hola Rafael,
muchas gracias hombre, yo hace poco que di con tu blog, que me parecio una maravilla, y lo agregue a mi lista, da la casaulidad esta misma semana.
un gusto intercambiar contigo artista.

un saludo,

Gerardo

Ernesto Menéndez-Conde said...

En muchos sentidos estoy de acuerdo contigo, Gerardo. En verdad hablamos de cuestiones ligeramente diferentes. No hay dudas de que el arte cubano de hoy es un lenguaje autorizado a transgredir. Y entonces cualquier protesta queda neutralizada porque precisamente se entiende como evento artistico, realizado dentro de un circuito donde la protesta es una convencion perfectamente admisible. En esto no veo nada de novedoso. Lo que encuentro notable es el mas alla que, en este caso, se escapo de lo institucional. Es decir, la participacion inesperada del publico. La performance duro unos seis minutos. Un extranjero propuso expandirla por 24 horas. Luego la propia artista -sospecho que bajo presion- parece abortar el acto con su "gracias, cubanos". Es increible que solo 6 minutos hayan sido suficientes para que las cosas se escaparan de las manos. El publico gritando abiertamente "libertad" es algo que encuentro significativamente diferente a otras formas, mas o menos toleradas, de expresarse contra el gobierno.
Lo que ocurrio aqui es que el arte, como un lenguaje mas o menos autorizado a ejercer la critica social, desbordo lo permisible. Saludos.

SBO said...

Excelente análisis de Gerardo Muñoz y muy apropiada y fecunda la conexión con cuadro de Eiriz. Sin tiempo para decir más por ahora, solo precisar que la performance no duró 6 minutos sino muchísimo más. El video que se ve una y otra vez está sacado de you tube y recoge solo una parte del inicio. Incluso hubo intervenciones anteriores a la de Yoanis Sanchez que no se recogen. Es una lástima que no se vea la totalidad de la performance, para comprender que muchas de las cosas que se han comentado en blogs son solo hablar de oidas o hablar por hablar, fundamentalmente los comentarios que desacreditan e insultan a la artista o las personas que intervinieron, o al gobierno o a la bienal. Este es el único blog en el que el tono de comentarios me ha parecido respetuoso.
No estaría de más que vieran el tono de la carta de la Bienal entre respuesta y descargo o la nota de Guillermo Gómez Peña (que presentó otra performance en el Wifredo Lam ese mismo día y hora) en www.contraindicaciones.net

Gerardo Muñoz said...

SOB: Muchisimas gracias por su comentario, y por dejar claro que el 'performance' fue de lo que se difundio por los medios, algo que es cierto pero que pocas personas saben (hasta yo mismo desde hace unos dias). La obra de Gomez Pena es interesante, aunque un poco extrema para mi deleite, me gustaria saber lo que el presento en el Wifredo Lam.
Un saludo,

G