Thursday, April 2, 2009

La nueva vindicación de la Filosofía: Castro, Rumsfeld.


"Thus, at least, according to its purpose, metaphysics consists of merely of synthetic a priori propositions"

- Immanuel Kant, Kritik. I, B18, 19.


El amigo filósofo y ensayista Emilio Ichikawa, me ha puesto en apuros al sugerirme que me detenga en una frase de Castro extraída de una pasada reflexión. No pretendo explorar todas las posibilidades, ni mucho menos entender el significado o intención de la frase en un marco filosófico. Me basta con exponer algunos pensamientos inconexos.

En la última reflexión de Fidel Castro se puede encontrar una compleja indagación filosófica. A primera vista su comprensión no dificulta un significado: Castro indica que sintetizar algo (un juego de pelotas en inins y carrera, al estilo de un comentarista deportivo por ejemplo) puede prescindir de un análisis (el fundamento y las decisiones de cambios de bateadores, o del movimiento de X jugador sobre segunda base con dos outs). Pero la frase que reza: "una síntesis no es un análisis" contiene una alta carga metafísica. Lo que salta a la primera vista es la negación seguida por su refutación. Me refiero al sentido de entender el predicado "no es un análisis" que se introduce como ontología sintética en el sentido kantiano del término. Más que ser una mónada meta-lingüista, Fidel en esta sentencia, se debe reconocer, es sorprendentemente brillante.

Ha definido en una plegaria el modelo filosófico de su propia vetusta discursividad, ya que si algo ha caracterizado el discurso instrumental de Fidel durante los años es el ser maestro en el uso de las síntesis, otra forma del discurso extenso. La paradoja es esta: aun cuando trata de distanciarse del análisis con su síntesis, no se resiste a hacer uso de ella a nivel sintáctico para negarla. A nivel de estructura, se especifica, se analiza que ┌ A ≠ B lo cual formula una contradicción de dos términos, pues la síntesis es el único mecanismo discursivo que al negarse el análisis abre un análisis. Para no caer en la verbosidad: "una síntesis no es un análisis" es en efecto un análisis sintético, así que por el orden de la hermenéutica circular de sospecha (Paul Ricoeur) se define explícitamente lo que la síntesis fidelista es un análisis.

El otro nivel filosófico de la cita de Fidel, quizás más genérico, aunque aun inexplorado, responde a una rareza de nuestros tiempos. Es curioso que recientemente los más siniestros políticos sean también filósofos. Otros poetas (Bin-Laden escribe poemas desde su escondite). Recuerdo que María Zambrano quería rescatar la antigua tradición del poeta-filosofo, sin embargo lo que impregna hoy nuestra era globalizada, cínica, y multiculturalista es la figura del filósofo dentro del monstruo Leviatán político. Una nueva función híbrida de un "polisofo". A mi entender hasta el momento hay dos brillantes miembros de esta escuela: uno es Fidel Castro, que entra en la lista con este avance en la lógica kantiana, y el otro es Rumsfeld por idear aquella memorable matriz epistemológica para un reporte del 2002 por la cual define las posibilidades, casi en un modo pascalino, de la capacidad y la contingencia de un evento. Existen tres categorías, apunta Rumsfeld:

i. los unknown-known (algo que se ignora, pero que se sabe)
ii. los known-known (algo que se sabe, y se sabe)
iii. los unknown unknown (algo que se no se sabe, ni se sabe)

Claro Rumsfeld omite el cuarto termino: el "known unknown", o sea lo que se sabe que no se sabe. Sabemos a posteriori las implicaciones de esta omisión. Fidel Castro del mismo modo, pretende ignorar que su síntesis es un análisis desde un momento que se propone responder que no lo es.

No abrazo la idea posmoderna que anuncia la muerte de la filosofía. Tampoco la de un paradigma "post-filosófico" o "post-crítico". Al menos esa es la premisa que impugnan los dos campos. Tanto los dinosaurios analíticos de la línea de David Lewis o Quine que acusan al otro bando del parricidio; como los psicópatas continentales seguidores de Heidegger y Derrida que teóricamente aceptan que la han matado. Yo predico lo que pudiese ser una tesis nueva: el renacer de la filosofía se encuentra, ya no en las mentes de la inventada filosofía contemporánea, sino en la discursividad de nuestros desagradables oficiales y estadistas. Fidel y Rumsfeld hoy, son el Platón y el Aristóteles del ayer. Y me pregunto: es esta la única ruta de la filosofía?

_
GM
Abril 1, 2009

Gainesville, FL.

No comments: