Tuesday, May 26, 2009

La otra crisis del arte


Todos los expertos y analistas económicos coinciden en calificar la actual crisis económica como una de las más graves a las que se enfrenta la economía mundial desde el desplome de la bolsa neoyorkina en 1929 y, puesto que toda crisis financiera afecta directamente a la economía real, estamos asistiendo ya a un retroceso en el crecimiento económico y en el poder adquisitivo, así como a un aumento del paro, tanto en Estados Unidos como en Europa. Esta crisis, que estalló hace más de un año con las hipotecas basura en Estados Unidos, se ve acentuada por la escalada internacional del precio del petróleo y, en el caso de España, está agravada por la caída del mercado inmobiliario. Ahora bien, ¿cómo afecta al mercado del arte? ¿No era cierto que este mercado de lo superfluo, de lo prescindible, era lo primero que caía y lo último que se levantaba ante una crisis generalizada? De momento, y sorprendentemente, los acontecimientos parecen estar echando por tierra este axioma.

Si tomamos el pulso a las ferias de arte contemporáneo más importantes celebradas este año, podemos observar que las ventas están descendiendo moderadamente, pero que en ningún caso ese descenso puede compararse al desplome fulminante del mercado del arte ocurrido en 1992, coincidiendo con la crisis provocada por la primera Guerra del Golfo, desplome que trastocó de forma radical el panorama artístico en todo el mundo y que no mostró signos de recuperación hasta más de un lustro después. Si nos remontamos a una crisis mundial anterior, también relacionada con el precio del petróleo, la de 1973, que se repitió en 1979, podemos constatar el efecto sorprendente que ejerció sobre el mercado del arte de una España en plena transición de la dictadura a la democracia. En un estudio sobre la estructura del mercado del arte en España que sacamos a la luz en 1978 en al Anuario Arte Español -publicación que por aquel entonces yo dirigía y editaba- señalamos un dato absolutamente sorprendente: prácticamente los dos tercios de las galerías de arte que existían en España en 1978 (514 galerías comerciales y 171 institucionales) habían sido fundadas en el período 1973-1977, es decir, en plena crisis mundial. Las crisis, pues, se manifiestan en el mercado del arte de una forma peculiar y la lógica del discurso económico general no siempre es aplicable al mundo artístico, y mucho menos en España. Ejemplo de ello es también la aparición de Lápiz Revista Internacional de Arte en 1982, en medio de una inflación que aquel año rondaba el 15 por ciento, circunstancia que ahora frenaría el desarrollo de cualquier proyecto similar.

Otro dato relevante parece certificar que el mundo del arte permanece inmune, de momento, a esta crisis económica mundial: el excelente comportamiento de las ventas de arte contemporáneo en subasta. Las altas cotizaciones alcanzadas por obras de artistas como Francis Bacon, Lucien Freud y Damien Hirst así lo atestiguan. Solo queda esperar que el crecimiento sostenido y estable del mercado artístico español de estos últimos años sirva para superar esta vez con éxito la crisis.

__
José Alberto López
originalmente publicado en Lápiz. Revista Internacional de Arte nº 246, Octubre 2008

No comments: