Monday, June 29, 2009

Los olvidados: judíos en un cuadro de Víctor Manuel


A fines de mayo de 1939, el buque alemán SS St. Louis se dispone a entrar en la bahía de La Habana. Viene con este destino desde Hamburgo, cargado con más de 900 judíos escapados de la persecución nazi. En la ciudad, algunos tienen familiares y amigos que los esperan en tierra junto a otros miembros de la comunidad hebrea. Pero el presidente cubano, Federico Laredo Bru, emite una orden especial que prohíbe al St. Louis entrar al puerto. El barco es escoltado hacia las afueras por lanchas de la policía. Al cabo de una semana, sólo una treintena de los pasajeros ha obtenido autorización de desembarco. Una compleja trama de intereses en la que intervienen las leyes cubanas de inmigración, la correlación internacional de fuerzas, la abstención de Estados Unidos, las contradicciones internas de la política cubana, la campaña antisemita alentada en Cuba por el régimen alemán, así como el engranaje de corrupción de funcionarios locales que venden visas y permisos, convierten el asunto en un sórdido drama. Finalmente, los judíos no son admitidos en la Isla y el 2 de junio el barco zarpa rumbo al océano, escoltado por la policía cubana. Siguen otros incidentes de la odisea: rechazados también por Estados Unidos, deben regresar a Europa central rumbo a un destino incierto. Pero, a punto de llegar a Hamburgo, se conoce que Francia, Inglaterra, Bélgica y Holanda acogen a los judíos del St. Louis...

La historiadora Margalit Bejarano ha calificado este episodio como «el portazo final en la cara de los judíos alemanes, tres meses antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial».


De este dramático suceso, que tuvo a La Habana como escenario principal, quedó la memoria viva de testigos o protagonistas, mucho material de archivo y los testimonios gráficos en la prensa de la época. Pero tendrá —además— un cronista inesperado: el pintor Víctor Manuel.
Es curioso que el creador de los paisajes cubanos ideales o de las melancólicas «gitanas», fuera del tiempo, haya sido atraído ocasionalmente por situaciones o personajes de la historia más reciente, de los que fue espectador y sobre los que dio versiones de primera mano, aunque a veces primarias o llenas de ingenuidad.

En ese sentido, Víctor Manuel fue rozado por las tendencias sociales que atravesaron la pintura cubana de los años 30. (Véanse, por ejemplo, el óleo titulado Desahucio, o un dibujo representando un manifestante antimachadista, o la acuarela titulada Los refugiados, por sólo citar obras de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes.)

Pero Diáspora —título con la que ha sido publicada en años recientes— es una pieza de mayores pretensiones. Desconocemos las circunstancias y las motivaciones precisas de este óleo, que ha permanecido siempre en colecciones privadas: ¿impulso personal o satisfacción de un encargo? Lo cierto es que el paso del St. Louis por la capital cubana, la espera angustiosa y el infeliz desenlace, debieron impresionar fuertemente a Víctor Manuel, pues años después —tomándose sus licencias respecto a la precisión histórica— trasladó al lienzo sus recuerdos, llevados a la atmósfera inconfundible de su pintura.

Los testimonios del primer coleccionista de la obra y de familiares próximos, ligados además por relaciones de amistad con el pintor, no sólo permitieron identificar el tema mismo y sus inusuales protagonistas, sino que la situaron en una fecha aproximada —los años 40— y establecieron, sobre todo, su título original, que debe recuperar: Los olvidados.


En la revista Bohemia (No. 24, del 11 de junio de 1939) salió publicado un amplio reportaje de Antonio Ortega con el título «A la Habana ha llegado un barco...», que muestra imágenes de los pasajeros del St. Louis.
_
Ramón Vázquez

10 comments:

Ernesto Menéndez-Conde said...

Muy bien tu trabajo. Hay una película sobre la historia. Ahora no recuerdo el titulo; pero Orson Welles hace de senador cubano. Muy interesante. Tampoco conocía ese lienzo de Víctor Manuel. Saludos.

a said...

Más recientemente Jorge Ferrer se ha referido a ese episodio:

http://www.cubaencuentro.com/jorge-ferrer/blogs/el-tono-de-la-voz/la-suerte-de-los-refugiados

Laberintos said...

Interesante, coincide con el período de pintura social de otros pintores, me viene a la mente Carlos Enríquez con sus "Campesinos Felices". Cierto es, que esto es mucho más universal. Gracias por sacarlo a la luz.

Gerardo Muñoz said...

Ernesto,

Cual es la pelicula? cubana? Me interesa saber eso. Tengo que buscarla. Saludos.

A,
Gracias por lo de Ferrer, leo poco ese blog.

Laberintos,
si, no solo Victor, tambien Carlos Enriquez, y no podemos olvidar los cuadros formidables de Pogolotti, quien quizas haya sido el mas representativo de ese arte comprometido con los tiempos. Sobre todo porque habia estudiado con los futuristas en Italia. Tal vez un dia de estos me anime y comento sobre las cronicas que Carpentier le dedico, durante su estancia en Venezuela, sobre la pintura de Pogolotti, ya que son muy interesantes.

Gracias,

Gerardo

Anonymous said...

ES PENOSO ESE EPISODIO CUBANO!
Y EXCELENTE BLOG AMIGO GERARDO, LE FELICITO.

-A

Ernesto Menéndez-Conde said...

Es una pelicula inglesa del anno 76. Se titula Voyage of the Damned, dirigida por Stuart Rosenberg. Welles interpreta al senador Jose Estedes. Saludos.

Gerardo Muñoz said...

Gracias Ernesto, acabo de buscarla en Amazon. Espero verla.
G

a said...

En la biblioteca de UCLA estan los newsreels originales que mostraron en su dia filmaciones del barco y sus ocupantes cuando éste se hallaba anclado en la bahia de La Habana. Alli se pueden visualizar.

Gerardo Muñoz said...

Muchas gracias "a". Me han dicho que en UCLA (o quizas es USC?) tambien tienen los cuardenos cubanos de Susan Sontag. Como habra ido a parar todo eso alla, no lo se.
Te agradezco,

Gerardo

Anonymous said...

Fantástico atículo y excelente blog, gracias Ernesto Menéndez que me dirigió hasta aquí para responder a mis preguntas sobre el tema. En el libro Tropica Diaspora de Robert M. Levine, hay un capítulo entero dedicado al episodio del SS. St. Louis. (Robert M. Levine, Tropical Diaspora: The Jewish Experience in Cuba (Gainesville: University Press of Florida, 1993) 102-149.) También la dicha película, Voyage of the Damned, puede verse en streaming en Netflix.