Friday, June 12, 2009

"Poetas y Pintores" (Parte 1 de 3) por Vincent Katz

(hoja de La prose du transsberrien et de la petite Jehanne de France - B. Cendrars)
.
Nota:

Vincent Katz es crítico de arte y comisario (curator). Es editor de la revista de poesía y artes visuales VANITAS, y entre sus colaboraciones más importantes se encuentran aquellas con Francesco Clemente y artículos publicados en la revista de arte Tate Etc. Fue en ella donde Katz publicó este ensayo que he traducido del inglés al español en tres partes: un texto fundacional que permite enunciar preguntas sobre la teoría de correspondencias y la siempre complicada relación entre artistas visuales y hombres de letras; entre los márgenes de la crítica y la literatura, entre la autoría y la obra de arte. Le agradezco Vincent Katz por permitirme traducir este texto, el cual será de considerable provecho para los lectores de este blog que desde sus orígenes ha tratado de indagar, espero que con cierto éxito, las relaciones entre pintura y literatura; o lo que he venido denominado, desde el mismo signo titular de este blog, como la forma del ecfrasis literario. Por la longitud de este trabajo, me he tomando la libertad de dividir el ensayo de Katz en tres secciones que centralizan tres núcleos esenciales del análisis. En la primera parte Katz argumenta su tesis, esboza una breve cronología entre movimientos pictóricos del siglo veinte, y termina con un detallado análisis del poema visual de Blaise Cendrars. En la segunda parte, se analiza la relación entre la obra de Ezra Pound, el Vorticismo, y Gaudier-Brzeska; a la vez que se pasa revista a las inventivas del grupo Concretista de Haroldo y Augusto de Campos. En la última parte, incluyo las conclusiones de Katz y sus comentarios de la obra de Wallace Berman. Las divisiones no han sido azarosas: he tratado de esquematizar la estructura del ensayo de Katz, cuidando la continuidad de su discursividad.
___


John Cage célebremente decía que los músicos de la posguerra tuvieron que aprender de pintores, mientras que el poeta Frank O'Hara se tildaba a si mismo de balayeur des artistes. ¿A qué responde la fascinación de los artistas hacia otros campos artísticos, cruzando fronteras, escuchando, mirando y hasta muchas veces trabajando juntos en diferentes medios? Los artistas ven algo en otros artistas distintos a ellos, y se dan cuenta que existe una oportunidad para expansión creativa.

Muchas veces grupos de artistas, de diferentes campos, se aglutinan para vivir y crear. Constelaciones particulares que nos cultivan por su hibridad pueden aclarar algunos aspectos de las personalidades y necesarios de los artistas. Estas relaciones que muchas veces pueden tomar forma de colaboraciones: crítica, promociones inter-artísticas, o simplemente intercambios de saberes en conversaciones. La idea moderna de lo "hibrido" se remonta al menos a Baudelaire, quien es un ejemplo paradigmático del poeta-crítico. Desde el siglo diecinuevo, esta tradición se ha intentado prolongar. De hecho, esta tradición tiene sus raíces en la cultura de Paris. Apollinaire, Picasso y Gertrude Stein fueron el centro de un grupo que llegó a ser inmortal por sus múltiples correspondencias. La tradición francesa que incluye piezas como Parade, una aventura entre Picasso, Cocteau, Satie, Massine y Diaghilev, como también libros y películas afirman la necesidad de las colaboraciones. Para los surrealistas por ejemplo, el cruce de campos estéticos encarnaba sus creencias del cruce psicológico del control de la conciencia a la inconciencia.

La escuela de Paris cedió una vía para la escuela de Nueva York, y aunque la primera generación de los pintores de Nueva York no eran conocidos por sus colaboraciones, fue influyente para muchos artistas, como señala Cage. La escuela poética de Nueva York impuso una informalidad en sus composiciones, influidos por los artistas del Expresionismo Abstracto, al igual que por los escritores franceses. El poeta-crítico baudelairiano regresa en poetas como Frank O'Hara, John Ashbery, y James Schuyler. En los cinco ejemplos que incluyo en este trabajo, vemos que los encuentros entre poesía y artes visuales no son excepciones, sino todo lo contrario. A través de sus obras se nos dan pistas de como estos artistas llegaron a colaborar en unidad. Se me ha sido posible formular el siguiente argumento general: los modernistas clásicos intercambiaron para enriquecer sus ambiciones monolíticas; los artistas de la posguerra fueron mucho mas eclécticos en sus amistades, mercantilizando estilos y medios; en cambio hoy, artistas contemporáneos parecen retraerse al seguro territorio del libro, aunque tiñendo fantasías experimentales.

En los años que conducían a la Primera Guerra, Blaise Cendrars tuvo la idea de escribir un gran poema, y triunfó con la publicación de La prose du transsberrien et de la petite Jehanne de France. Similar a los poemas cubistas de Apollinaire, en el cual las ideas se liberan en su fluir ambiguamente desde sus recursos sintéticos, La prose es un tour de force de movimiento energético – un paseo en tren desde Europa a Asia, con irrupciones de espacio y tiempo, construyendo así una metáfora de la libertad artística ante la dominante burguesía. La poesía de Cendrars, con sus imágenes heterodoxas y lenguaje contemporáneo, sobrepasa la modernidad de Apollinaire. Cendrars concebía su poema dentro de un paisaje visual, o sea relacionado con la pintura de Sonia Delaunay, un emigré ruso residente en Paris, cuya obra marcó una apertura en las artes. Delaunay mas tarde recordó su reacción a la idea del poeta: "I proponed that we create a book that, unfolded, would be two metres high. I sought inspiration in the text for colour harmonies that would parallel the poem's unfolding. We chose characters of different fonts and sizes, a revolutionary procedure at the time". Juntos produjeron la versión final del poema, con la contraparte pochoir de Delaunay. La editorial (Les Hommes nouveaux, gaceta fundada por Cendrars y Emile Szytta) lo tildó como livre simultane, o sea como unión de libro visual, tal como lo había concebido el mismo Cendrars. La Prose fue publicado en 1913 y su resultado fue favorable. Presentado en Paris, Berlín, Londres, Nueva York, Moscu y St. Petersburgo; contrajo el éxito que tanto deseaba Cendrars. Como el crítico Marjorie Perloff anota: "no solo fue un poema, sino también un evento, un acontecimiento".

5 comments:

el seductor zarathustra said...

esta nota muy buena tambien,es ampliamente licito y valioso,la conjuncion de letras,artes visuales en mi opinion,me gusta mucho lo artistico,y la filosofia,muy bueno tu blog,en argentina no hay mucho de esto verdaderamente,yo digamos escribo como autodidacta por ahora,soy aficionado digamos,estoy en asesoramiento legal,trabajo,y en mis ratos libres escribo,si queres mirar mi blog,encantado,aunque no hay mucha produccion propia,solo notas de filosofia y psicologia,que direccionan lo que escribo y quiero expresar,pero bueno me gustaria relacionarme con mas gente que le guste el asunto,que sea profesional,o aficionada,pero que le interese,el debate y la interrelacion de saberes o impresiones de obras,bueno en definitiva una cuestion mas sociable digamos.saludos desde argentina

Laberintos said...

Muy pero que muy interesante! espero con ansias las otras partes. Este argumento entra también dentro de las literaturas comparadas, o filologías, como quieran llamarle, y siempre ha sido motivo central de mis curiosidades!

Gerardo Muñoz said...

Gracias por tu comentario Ignacio. Bueno ya sabes por aqui tienes un espacio para comentar e intercambiar ideas. Esta relacion entre pintores y escritores ha sido algo que he venido estudiando desde hace algun tiempo. En la universidad donde estudio he podido terminar algunas monografias sobre esta relacion; una sobre Julian del Casal y el siglo XIX, y otra sobre la relacion poesis/pictura entre Celan y Kiefer, el pintor aleman. Es fascinante. Ya paso por tu blog. Otra vez gracias.

Laberintos: Si, estos analisis se pueden llevar a todos los campos del saber. Hace poco colgue algunas notas sobre filosofia y pintura en Foucault por ejemplo. Me gustaria hacer lo mismo con Barthes. Todo esto responde a las famosas "correspondencias" que se inicieron en el siglo XIX. El cine y la literatura por ejemplo, tambien es una nueva relacion ecfrastica que vemos en el campo de las humanidades hoy en dia.
Un saludo,

Gerardo

Anonymous said...

Gerardo, gracias por introducir este articulo. Muy bueno.

Alex

Gerardo Muñoz said...

Gracias por pasar como siempre Alex. Pronto cuelgo las dos partes restantes.

saludos,


Gerardo