Tuesday, June 16, 2009

Sandú Darié y el arte concreto

(Azul- Sandu Darie )
_
Se debe distinguir al hablar del arte concreto, entre el concretismo fono-visual del proyecto estético concreto, y la abstracción que intenta diluir las formas a cambio de una expresión metafórica de los sentidos. Ya en el Manifiesto Art-Concret de Van Doesburg, se conceptualiza lo “concreto” como una búsqueda de la visualidad. La creación pictórica entonces se entendía como esencia del homo pictor que se definió del siguiente modo: “pintura concreta y no abstracta porque no hay nada mas concreto, mas real, que una línea, un color, una superficie: la pintura es un medio de realizar ópticamente el pensamiento”. Así se llevó a cabo durante las primeras décadas del siglo veinte, cuando los integrantes del grupo De Stijl Neo-Platicista (Max Bill o Piet Mondrian) decretaron la idea de un arte concreto compuesto de sus elementos mas básicos: la horizontalidad de la línea, y franjas de color, libres de simbolismo o significado. La influencia de esta estética en la arquitectura Bauhaus, en las piezas musicales “concretas” de John Cage, y en la poesía de los poetas concretos de Brasil (Haroldo de Campos, Pignantari, y Augusto de Campos), tomaron este concepto cromático a un nuevo y prodigioso nivel de ejecución.

En la historia de la plástica cubana, el arte abstracto llega a través de la noción del arte concreto, en específico por la obra de un pintor rumano, Sandu Darie, quien en los años cincuenta aprende una nueva síntesis de la abstracción en la pintura. Amigo del grupo MADI de los años cuarenta en la Argentina, Darie abrió un espacio en las artes vanguardistas cubanas que darían paso a la consagración de otros artistas “concretos” cubanos como Mario Carreño (en su etapa intermedia), Martínez Pedro, Wifredo Arcay, y algunos cuadros de Rafael Soriano. La revista de 1952, Noticias del Arte, fue el órgano del grupo para la promulgación de sus ideas estéticas. Los esfuerzos de Darie y del grupo de los “Diez Pintores” fue también el punto de partida para la creación del Grupo de los Once y la nueva abstracción cubana.

En 1950 Darie presenta sus Estructuras pictóricas en el Lyceum de La Habana, donde escribe: “Llevar más lejos el sentido de la plasticidad en su más estricto y específico significado, queriendo sugerir la belleza como filosofía, desarrollando una nueva sensibilidad, la fresca emoción del sentimiento temporo-espacial del hombre” (Sandú Darié en el Catálogo Estructuras transformables, La Habana, 1950). El nuevo grupo concreto cubano, no solo tuvo un gran éxito en su proyecto de renovación visual, sino que consiguió – como los concretistas brasileños, forjar colaboraciones con poetas y otros artistas de la esfera artística del momento. Según un artículo sobre Sandu Darie, fue Lezama Lima quien abrió la exposición de 1957 en la Galería Luz de La Habana.

Las obras de Sandu Darie es el paradigma cubano de la solidez de la línea, aunque a diferencia de Mondrian, no se establecen las dimensiones espaciales (es conocido que detrás de las líneas de amarillo, rojo, y azul, se escondían niveles de transcendencias, etc.), en un espacio concreto, sino en el vacío. Laberintos visuales: los trazos de Darie conducen la vista hacia una superficie que cambia desde sus desplazamientos cromáticos sin dejar establecido un sistema o una estructura de representación. Color como bruma de una esencia universal del color. Una de sus obras mas enigmaticas esta compuesta de asteriscos de colores (son de papel?): blancos, negros, atravesados por una línea roja – aqui no hay significado, ni mensaje (lo que Haroldo de Campos, avant la lettre Umberto Eco, propuso como la obra abierta), ni niveles múltiples; estamos frente a enlaces de una obra que se abre a nuevas interpretaciones, una obra que marca su espacio y se disemina ante el espectador. Las cintas son como pensamientos flotantes, y la linea nos devuelve una mirada.
_
Gerardo Munoz
Junio 2009

No comments: