Wednesday, June 17, 2009

Zen, arte, y naturaleza

(obra de Josep Ginestar y un un jardín Zen tradicional)
______
*NOTA:
El amigo y artista Rubén Fuentes, me envía desde Valencia el plan piloto del taller de artes visuales que estará impartiendo este verano en Gijón, Asturias. Invito a todo aquel que se encuentre por Asturias (se que hay algunos lectores de este espacio que residen allá), a que visiten y tengan la experiencia de compartir con este gran artista. Sin más palabras, dejo aquí dejo el plan de estudio del proyecto.

Desde que el profesor D.T. Suzuki impartiera sus históricas conferencias sobre budismo Zen en los Estados Unidos fue inmediatamente palpable la influencia en los artistas. Concretamente en el Expresionismo abstracto, movimiento de vanguardia a mediados del siglo pasado. Hoy en día las ideas y la práctica de la meditación Zen, continúa seduciendo a muchos artistas de la actualidad, y representa para muchos una inestimable ayuda para contactar con las fuentes inagotables de creación, potencialidades que esperan a ser despertadas en el interior de cada uno de nosotros.

Como el Zen, más allá de ser una práctica religiosa vinculada a la meditación, se extiende a la vida misma, no es extraño que en Japón haya influido en diversas artes como el teatro “NO”, los arreglos florales “Ikebana”, la pintura a la tinta “Sumi-e” y la caligrafía “Shodo”, el arte de los jardines “Karesansui” y la ceremonia del Te “Cha- no- yu”. En la práctica del Zen, las sentadas meditativas en zazen se combinan con el trabajo manual “Samu” que resulta tan importante como el propio momento de la sala de meditación. El Samu debe ser hecho con mucho cuidado y atención, con plena conciencia del aquí y ahora. No en balde se le ha llamado al Zen, el arte de vivir, ya que contribuye a convertir en cada día de nuestra vida, por aburrido e intrascendente que pueda parecer en un preciado tesoro.

Este taller no pretende enseñar estas artes generadas por el Zen en Japón, pero si mostrar toda un grupo de artistas contemporáneos que basados en su experiencia con el Zen crean obras de gran interés, generalmente vinculados a la naturaleza. Debido a que el Zen nos enseña que estamos esencialmente unidos con todo cuanto existe, árboles, ríos, la tierra y el mar ya no son más algo externo sino que forma una prolongación de nuestro limitado cuerpo físico.

Este taller propone charlas introductorias al tema, una pequeña introducción a la meditación Zen, para luego, objetivo principal, pasar a la práctica artística. Los materiales estarán disponibles: humildes hojas de árboles, piedras, conchas, semillas, ramas, arena, tierra, pétalos. Con estos asequibles materiales para cualquier persona, se confeccionarán las obras. Obras de una belleza sencilla, despojada de todo elemento superfluo, obras en conexión con las fuerzas esenciales que rigen nuestra vida, las de la naturaleza.
Nos parece oportuno en medio de una crisis mundial que en parte tiene sus orígenes en una despiadada explotación de los recursos naturales, realizar un taller como este en que se formule una vuelta al arte que busca una conexión armónica de todo cuanto existe. Arte en el que ética, conciencia ecológica, práctica espiritual y artística vuelvan a reunirse en un mismo impulso creador de conciencia.

El taller estará abierto para todas las personas mayores de 18 años, con formación artística o no, que tengan interés.
___
Rubén Fuentes González
Primavera del 2009.

3 comments:

Laberintos said...

Genial!

juan felipe said...

Lo que te perdiste por no viajar a Sevilla mi hermano

Gerardo Muñoz said...

Gracias Laberintos,

JP: Cuando no hay bille no hay bille.

G