Saturday, July 11, 2009

Cuenco de Té: un video de Rubén Fuentes


_
Aprovecho para desempolvar un viejo trabajo del artista Rubén Fuentes, creado durante sus estudios en el Instituto Superior del Arte (ISA) en el cual investiga la naturaleza espiritual budista. Filmado con una cámara fotográfica de antaño, este cuenco de té va derritiéndose durante mas de un minuto, así ilustrando el concepto de lo espiritualidad real búdica de las apariencias (en este caso entendido por las capas de congelación). Otro gran artista, el americano Paul Kos, curiosamente también había tratado un mismo concepto a través de dos bloques de hielo que mientras se derretían eran grabados por un círculo de micrófonos.

La impermanencia, la luz interior, lo real de las apariencias, el paso del tiempo, aunque formas del Budismo, no pretenden ocupar el espacio de una escuela o un concepto. Es la vida misma en su substancia mas desnuda. Naim June Paik, pionero del video-art, había capturado el momento de inmanencia con una cámara que grababa un buda que, como si de un espejo infinito se tratase, se mira en la pantalla. Se deja ser en la nada de su imagen. Ya en los tempranos años de Rubén Fuentes es posible decernir los primeros pasos de lo que vendría ser su estética personal.

El mondo y el té
Una de las prácticas del Zen es conocida como el mondo, la cual consiste de preguntas y respuestas, pero a diferencia del dialogo socrático, en el Zen muchas veces la serie dialógica se altera. No hay sistemas de respuestas, ni presuposiciones lógicas. El diálogo se desarrolla con la lucidez de una respuesta fugaz como un relámpago. El arte del té dentro de esta práctica es ya clásico, como aquel koan que reporta D.T Suzuki sobre Joshu Jushin, Maestro del Zen del período Tang.
Un día el Maestro Jushin recibió a un nuevo monje y le ofreció un cuenco de té. Poco después un viejo monje que había estado muchas veces en el templo se acercó a Jushin, a quien este le respondió que tomara un cuenco de Té. Un discípulo se acercó al Maestro Jushin, y le comunicó su perplejidad: cómo era que el Maestro trataba a ambas situaciones con la misma respuesta? Jushin respondió que se sirviera un cuenco de té.

_
Gerardo Munoz
Verano del 2009.
 
Miami, FL.

No comments: