Tuesday, July 7, 2009

Tesis sobre la fotografía de Noh Suntag


I.

El Estado de emergencia es un mero tránsito: pasa de ser la excepción para convertirse en regla. La norma historicista no solo hace permisible el ejercicio fascista, sino también el atropello perpetuado por el capitalismo. Así escribió Walter Benjamin en la octava tesis en torno a una filosofía de la Historia (Uber den Begriff der Geschichte 1942). La excepcionalidad en nuestro sistema contemporáneo dibuja la fina línea entre la democracia y el totalitarismo, entre la libertad y la represión cívica, entre el marco jurídico y la suspensión total del derecho constitucional; todos estos elementos que convierten al ser en lo que Giorgio Agamben ha conceptualizado como la condición del homo sacer. Justamente en nuestros tiempos, las democracias operan bajo la rúbrica meta-jurídica que desde los márgenes de la normativa imperan la excepcionalidad del Soberano. Las fotografías del artista coreano Noh Suntag son, ya desde su forma, la condición de la crisis de lo político en la comunidad global: no son pancartas de denuncias (en el sentido de significado representativo), ni mucho menos involucran una ideología alterna. Su arte es el de la tensión de los límites. Su único horizonte es la ambivalencia, que atraviesa la radicalización y la inestabilidad de la inmanencia.


II.

¿Cuándo comenzó la era de la imagen? La búsqueda de todo origen (imposible pasar por alto la resonancia del 'ursprung' que Benjamin utiliza acerca del concepto de lo barroco) en la obra de Noh Suntag es superflua. Inexistente. La pregunta que postula su obra es de otra índole: ¿cómo se resiste el poder con el uso de la imagen? Está problemática queda establecida en esa fotografía que guarda el momento épico del enfrentamiento conceptual de ambas fuerzas: el arma de guerra y la cámara fotográfica, un antiguo tema que reaparece después de aquel famoso discurso de las armas y las letras en el Quijote. Noh Suntag establece el balance, ya no entre ambos polos, sino desde la misma estructura de la tecnología: el límite vuelve a ser parte de la creación, y de la inversión de este en su estructura. Este límite, que bien pudiese ser la violencia, ocupa el lugar de la creación (la fotografía, el momento de la imagen) como resistencia.

III.

El Totalitarismo no es un fenómeno que refiere una economía de poder, sino de despliegues de apariencias que funcionan desde el exterior del poder, pero como subalternos al mismo. La invisibilidad, el contra-discurso, el estatismo cubre el nivel cero de la imagen del líder en el totalitarismo. Como sistema social, el totalitarismo no opera en la censura de la libertad negativa, ya que su propósito es también totalizar como inclusión contigua la apropiación y el confinamiento de esta misma libertad. Esto explica el raro fenómeno de la tercera invisible categoría de un contra-poder: la escisión oficial solo puede existir en un espacio creado por el poder. Entonces hablarle al poder, se convierte en una estrategia más de lo permisible en el espectáculo de lo total. Si algo desvelan las fotografías de Noh Suntag es ese término medio entre el decir la "verdad" en el espacio de lo total y la marginalización de la voz disidente. Uno acaso pudiese recordar no en vano que Nietzsche, cuando condensó la historia de la verdad, la pensó como una historia que depone interminables velos. Noh Suntag no se propone esta infecunda empresa.


IV.

Black Hawk down – un helicóptero suspendido en el aire, de cabeza, con su hélice estática: la caesura de un momento imparable. No se trata en lo más mínimo de una imagen de guerra, de una excepción, o lo que pudiera ser mas aparente; de una caída. Quizás este es el microcosmo visual de nuestra condición contemporánea: la atmosfera.

V.

Una metáfora blanca que genera la catástrofe en los aires. El imaginario de Suntag desplaza aquella era que una vez existió bajo la gubernamentalidad de la imagen, hacia el registro y el control de los aires. Por donde se posan las banderas que dividen países, al decir de Elías Canetti, comienza la era de la tecnologización de la atmosfera.


__
Gerardo Munoz
Primavera-Verano del 2009
Entre New York y la Florida.

3 comments:

a said...

Benjaminiano.

Anonymous said...

me parecen muy solidos tus comentarios sobre Suntag, te seguimos leyendo.

Gerardo Muñoz said...

Y con honra.

Anonimo, muchas gracias.