Friday, September 4, 2009

Performance de Miquel Barceló y Josef Nadj

Paso Doble: Performance y materia de Miquel Barceló
Un cuadro se vuelve una experiencia: la confluencia del origen con la tierra y el barro. Es decir, que la obra es, desde la incursión misma del artista, la forma de la materia. En Miquel Barceló – como en Dubuffet o Tapies, la materia no es una copia de su esencia, sino el vuelo a esa esencia, un giro (sobre) sin correspondencia alguna. La idea misma de volver a ser materia, como estética del artista, es el lenguaje de una poética de la memoria. La furia del tiempo, o mejor, en voz de Luis Cernuda:

"Voy repitiendo gestos y palabras mientras lejos escucho
el inmenso bostezo de los siglos pasados".
Paso Doble: La materia no solo habla, sino que también baila. Josef Nadj recorre toda una geografía de un pasado sin nombre. Un recorrido sobre la cama rupestre de barro, busca al menos simbólicamente, atravesar el significante de la "transcendencia", y de las dicotomías entre hombre (cultura) y naturaleza (orden cósmico). Todo movimiento, en la duración del acto, es un gesto del azar en la naturaleza, un "happening" cuya aura es imposible de capturar en otro espacio o contexto. El movimiento del paso doble se vale de su oxímoron, ya que se trata de un paso único, sin reproducción alguna. Se consume solo en su momento como algo perdido en la naturaleza y en el tiempo.

Un color busca la invisibilidad, decía Paúl Klee. En las faenas milenarias de Barceló, la invisibilidad no es una cuestión de trabajo, sino de visibilidad: la materia visible que somos o que fuimos. El barro, pensaríamos en la tradición Barroca (y dicho sea de paso, Barceló sigue perteneciendo a ésta), es el ingenio de la carne humana que tocamos, que amamos, que nos resguarda, y que vislumbramos ante el espejo. Esa carne, contrapuesta con el barro, vuelve sobre la antigua preocupación de la descomposición quevediana, o a ese terror espiritual que no pocas veces desveló a Tomás Kempis. Al bailar sobre el barro, contemplamos que, dentro de esos martillazos y pasmos de dos artistas, ciertamente estamos frente al ceremonial póstumo de nuestra carne.
__
Gerardo Munoz
Gainesville, FL
.

1 comment:

Anonymous said...

Hermoso comentario Gerardo.

Luis