Saturday, October 3, 2009

Cintio Vitier y Lo cubano en la poesía


Lo cubano en la poesía es un monumental ensayo, resultante del curso que ofreciera Cintio Vitier (Cayo Hueso, 1921) en el Lyceum de La Habana, del 9 de octubre al 13 de diciembre de 1957. Conservando la impronta aportada por el tono coloquial y expositivo de las clases, el texto se publicó inicialmente en 1958. En la “Nota a la primera edición”, explicaba su autor: “El libro, pues, viene a ser una sombra o huella de lo que fue el Curso, experiencia para mí inolvidable, que a veces rayó en eso tan raro y difícil que podemos llamar una comunión poética”. En su “deslinde” entre historia y poesía, Vitier toma partido a favor de la última ante la frustración de las utopías del humanismo y de la Modernidad. Cree en el valor del arte como salvaguarda de los valores nacionales y por eso señala: “Ojalá que este esfuerzo no sea baldío, y que de algún modo, por incompleto y fragmentario que sea, contribuya al rescate de nuestra dignidad”. Después de más de cuarenta años, en su “Prólogo a la segunda edición”, definió el texto como “un estudio lírico acerca de las relaciones de la poesía y la patria”.

La crítica ha señalado reiteradamente el carácter subjetivo de las reflexiones de Vitier en Lo cubano.., y su tendenciosidad, ya que se trata de una revisión de la poesía cubana desde la perspectiva del Grupo Orígenes, a que perteneció su autor. Esta tiene lugar, además, como colofón a un agónico proceso de frustración política y cultural, cuyos signos más notables en el terreno literario están evidenciados por el cierre de la revista Orígenes, luego de la disputa entre José Rodríguez Feo y José Lezama Lima, sus directores y animadores fundamentales. Antecedentes de esta polémica que dio lugar a otra importante revista, Ciclón, y que gravitará en el desarrollo ulterior de la cultura en la Isla, sobre todo después del triunfo revolucionario de 1959, fue la polémica Mañach-Lezama ó Revista de Avance-Orígenes. Ambos conflictos intelectuales respondían a posiciones estéticas contrapuestas, ante las cuales Lo cubano... toma partido por la posición de Lezama, que será también la de Cintio Vitier, en defensa de una literatura nacional con valores tradicionales heredados de la cultura latina. La concepción de la “teleología insular”, desarrollada por Lezama Lima y Vitier en varios de sus ensayos, queda explícita en este libro a través de la coherencia y la continuidad de lo cubano, que en José Martí articula esencia y futuridad.

A propósito, escribió Abel Prieto en el prólogo a la “Edición Definitiva” de Lo Cubano..., publicada en La Habana durante el año 2002 con motivo de serle otorgado a Cintio Vitier el Premio “Juan Rulfo”: “Si de nuestra historia solo nos dejan el cuento fragmentario y difuso, desprovisto de significación, del idiota de Macbeth, el cubano de hoy queda otra vez a la intemperie, ante una vida cotidiana plagada de carencias y dificultades enormes, ya sin explicación ni salida. Es en esa dimensión, entre la superficialidad y la carencia de finalidad, donde el pueblo de Cuba estaría indefenso ante la presencia renovada del “imposible”. De ahí que el empuje teleológico de Lo cubano en la poesía, su valiente desafío al fatalismo y a la desintegración, su acercamiento apasionado a lo nuestro, su búsqueda del hilo continuidad histórica y cultural y de modelos creadores, su resistencia frente al influjo yanqui, «desustanciador» y funesto, tengan tanta vigencia.”
___
Luis Rafael
originalmente publicado en Otro Lunes (No.6, 2009)
foto: dedicatoria de Cintio Vitier a Zoe Valdés. Cortesía de la autora.

No comments: