Thursday, December 31, 2009

Arte y Crisis (Dossier Crítico del 2009)


La crisis del arte es un fenómeno de la Modernidad, cuyos múltiples actores, instituciones, estructuras, y esferas públicas generan una contradicción entre si mismos. Es por esto que generar una teoría general sobre la crisis, entonces, presupone entender la multiplicidad y las distancias que rigen diferentes regimenes sociales tanto prácticos como discursivos. La crisis en este sentido es imposible de teorizar, o mejor aun, la crisis pone bajo análisis la misma práctica del quehacer teórico.

Durante este año hemos venido reunido una serie de artículos, notas, entrevistas, y datos bajo el rótulo de <<Arte y Crisis>> que buscan dar una lectura social y política a la crisis económica que se ha vuelto mas visible en la crisis global del 2009. Las opiniones reunidas en este dossier incompleto (pues seguiremos con esta recopilación durante el próximo año), también se proponía formular el impacto de la crisis en el campo de la estética. No se trata de manera alguna de entrelazar una complicidad simétrica, o de “influencias” entre el campo del arte como institución y las esferas sociales, sino buscar precisamente el espacio de la caesura que se divisa entre los niveles prácticos y los discursos teóricos que ayudan a entender el evento. Proponemos encontrar o pensar la crisis desde ese espacio entre estos dos límites.

Estos apuntes sobreentienden que la crisis del arte comienza realmente no en la esfera económica de por si, sino en el campo mismo del arte. Tras la desaparición de las vanguardias del siglo XX (dejamos abierto el problema de la periodización a los historiadores), el arte pierde mas que sus recursos de invención de nuevas formas, pues también – como nos dicen los críticos que aquí escriben – se liquida el poder del arte, esos recursos que, como querían los futuristas rusos (Mayakosky, Tatlin), buscaban transformar la vida misma, o borrar la frontera entre arte y vida. Por esto, la crisis, tal y como ha demostrado el crítico cubano Iván de la Nuez, es realmente doble: crisis de ideas por una parte - lo que equivale a crisis en formas; y crisis en la producción del consumo que afecta la formalidad de la producción de obras. Hablar de la crisis del arte hoy, es también una meditación sobre la vida misma: ¿cual es la relación existente entre subjetivización, el campo de lo estético, y las esferas comerciales?

La antinomia entre arte y vida, consumo y producción, particularidad y lo global, se sumergen en la crisis del arte; solo aquí, como dice Alain Badiou en sus ‘Tesis’, se enuncia el problema de la universalidad. Como ha demostrado la crisis, además de ser estructural, ya se presenta como una crisis universal: una crisis que no deja inafectado a los que formas parte de un sistema social que controla las esferas con la bio-politica.

Cuando hablamos de crisis, hablamos ante todo de la crisis de capitalismo. De modo que todo debate en torno el presente y futuro del arte, es también un pronóstico sobre el futuro del capitalismo global. En realidad la “crisis del arte” es otra forma de preguntar sobre el futuro de un orden político. Una transformación del arte hoy implicaría, por consecuente, una transformación objetiva de las estructuras sociales.


Los textos más leídos:

.
.
"El podio del poder: performance de Tania Bruguera"

“La ansiedad se instala en la galería”

Crisis objetiva y multitud

“Crisis e ideología: entrevista con Boris Groys”

“El juego de Bizancio y la idea de crisis en Gramsci”

“Mercado de arte y crisis económica”

“La dialéctica de una crisis: Iván de la Nuez sobre el arte y la crisis económica”

“El Muro de Berlín y el fin del comunismo”

No comments: