Wednesday, December 23, 2009

Crisis objetiva y Multitud


Nota: Cuando se publicó hace ya casi una década el primer libro de lo que hoy es ya una trilogía (Empire, Multitude, Commonwealth), el nombre de Michael Hardt, un joven crítico literario y traductor, se dio a conocer una de las voces más sobresalientes del movimiento anti-globalización. Para Hardt – al igual que Negri – es imposible hoy hablar de imperialismo, pero si es posible hablar de “Imperio”, un concepto que, dentro del marco filosófico de la tradición marxista, se entiende como una red global del nuevo poder en el capitalismo. A una década de aquella invención teórica del “Imperio”, seria provechoso saber como entiende Hardt hoy el problema de la crisis que ha comenzado a dibujarse entre el 2007 y 2008. Si la crisis es ese momento entre la estabilización y la desestabilización del sistema, cual seria entonces la función de la multitud, del sujeto, y de los grupos de la movilización contra el status quo? Hasta donde puede un movimiento social tomar ventaja de la crisis en nuestro presente?


Le pregunto a Michael Hardt sobre la crisis, en específico en relación con las posibilidades emancipadoras políticas que él (junto a Antonio Negri) apunta en sus dos obras Imperio y Multitud. En la primera obra, con el concepto de la actualización de la multitud, Hardt abre paso hacia una nueva clase de subjetivación política, por la cual la clase obrera pueda catalizar un contragolpe hegemónico. Qué se puede aprender, desde este punto de organización intelectual de esta crisis global?


Hardt: “Primero que todo, en la tradición marxista debemos distinguir entre crisis objetiva y subjetiva. La crisis objetiva, la cual es causa de el propio funcionamiento del capitalismo (debido a procesos como la crisis cíclicas...etc.), no constituyen ninguna amenaza al capitalismo. Mientras que la crisis deviene de la presión ejercida por la clase obrera – es decir, de la expansión de los deseos del proletariado, lo cual puede llevar a una inflación de las exigencias de la clase obrera (el seguro social o el estado de bienestar, por ejemplo…) – pueden crear aperturas que den paso a otros proyectos autónomos. Pero yo dudo que la crisis financiera actual, como la que ha ocurrido en Wall Street, pueda ser nuestra nueva expansión, de la expansión del proletariado, es decir, de la expansión de diversos movimientos sociales. Tampoco veo el surgimiento de un nuevo fascismo”.


____
Gerardo Munoz
Gainesville, UF
Diciembre 2009
Foto: Michael Hardt en Charlie Ross 2001

6 comments:

Ernesto Menéndez-Conde said...
This comment has been removed by the author.
Anonymous said...

Un gran pensador. Tendria que desarrollar mas esa respuesta.
Gracias Gerardo.

P.

Ernesto Menéndez-Conde said...

uy interesante tu pregunta a Hardt. Sospecho que en la actualidad -una vez desaparecido el bloque socialista, con una clase obrera de contornos cada vez mas difusos, con una vida sindical practicamente nula, sin consciencia de clase y sin identificarse con los problemas teoricos del marxismo contemporaneo -por lo demas demasiado complejos-dificilmente la clase obrera pueda constituir a afectar grandemente el sistema mundial. De todos modos, discrepo un poco de lo que te respondió Harth ya que veo la elección de Obama como una presión de los sectores menos pudientes de la sociedad, aun cuando sea una presión que hasta el momento ha tenido un alcance limitado, debido a los numerosos obstáculos que debe sortear.
El hecho mismo de que la crisis en Wall Street afecte a la vida cotidiana -como lo ha estado haciendo- sin generar una presion por parte de los mas aprietos perciben, es una contradiccion casi incomprensible.

Borre el comentario anterior para enmendar algunas erratas. Saludos.

Gerardo Muñoz said...

Gracias Ernesto. Estoy de acuerdo contigo, el fin del socialismo no solo es el fin de un sistema inoperante, sino tambien el fin de otras oportunidades para el bienestar de la clase obrera. En Estados Unidos, las uniones y todo tipo de "bienestar" es anatema para el ejercicio politico, cuando por otra parte, se tortura, se invanden paises, y se roba en Wallstreet. La pregunta creo que es: cual sera el legado de esta crisis? Para Gramsci las crisis eran momentos de ambiguedad donde el poder puede endurecerse, o dejar espacios para un posible cambio. Hasta ahora, por lo que hemos visto de Obama, la crisis ha dado lugar a un endurecimiento (mas tropas a la guerra, politicas neo-liberales en lo domestico), y desde luego, el problema esta en el sistema y no en la voluntad del Presidente.
Felices fiestas para ti,

G

Ernesto Menéndez-Conde said...

Gerardo, yo borre mi comentario anterior para arreglar algunas erratas. Puse una nueva version. No salio? Saludos y felices fiestas.

Gerardo Muñoz said...

Ernesto, si, me sorprendio que se haya borrado tu comentario, hasta pense que habia sido yo sin querer. Bueno ahi esta, solo que yo te conteste antes de ver tu nuevo comentario.
Hombre, que pases buen fin de anho en la Gran Manzana y lo mejor para este 2010!
Un abrazo,

G