Wednesday, June 30, 2010

Propuestas de Izquierda Hispánica (parte I)



Nota: En una época en que la Democracia y el Liberalismo han tocado fondo, y la política se ha encogido en un gran espectáculo de lo grotesco, quizá la única forma de repensar la política para el siglo XXI sea formular un nuevo tipo de antagonismo ideológico entre discursos de protesta y resistencia. Para la Izquierda, esto significa algo que, aunque simple, parecen en las antípodas del pensamiento actual. (El filósofo esloveno Slavoj Zizek ha dictaminado una especie de condición "fukuyamista"). De modo que, cualquier proyecto de la Izquierda tendrá que comenzar desde el principio, es decir, desde un grado cero que se distancia de los sucesos del “siglo” pasado.

Las preguntas de la “Izquierda Hispánica” se proponen recoger opiniones sobre ese futuro, no del todo visible, de nuestro horizonte progresista de lo político. He contestado las preguntas de la organización Izquierda Hispánica de Santiago Armesilla teniendo en cuenta que la propia enunciación de dicha organización es una contradicción: la unidad nacionalista y el socialismo han tocado también su fondo, y agotado sus discursos. Entre otras cosas, tengo la convicción de que "una izquierda unida y panamericana" tal y como la enviste Hugo Chávez o Evo Morales resultaran, a corto plazo, un fracaso más para la Izquierda como movimiento político. Lo paradoja de la dicha unidad socialista del siglo XXI en Hispanoamérica, es que se plantean precisamente las cuestiones políticas en un discurso que sigue asentado en las postrimerías del siglo XX. Hugo Chávez, Evo Morales, Correa, Manuel Zelaya hablan del socialismo como si la Revolución cubana hubiese triunfando y la globalización no hubiese desfilado por los noventa. Quizá no haya existido un momento más cínico en la política de la izquierda que la de que busca continuar el fracaso por otros medios.

La Izquierda del siglo XXI, entonces, tendrá que pensarse des tres estelas para resolver su crisis: la comunidad sin ciudadano en la globalización, la condición post-nacional y post-comunista, la política como modelo sin Estado, y finalmente, el antagonismo como modelo virtual de lo político.
__
1.- Haga primero una breve presentación de su currículum o semblanza profesional.

Estudiante universitario de posgrado en estudios literarios. Estudié Filosofía, con un énfasis en filosofía política neo-marxista y post-estructuralista. La militancia me parece hoy un tanto arcaica, es por eso que la conciencia crítica ha retomado el espacio de la militancia política de los años sesenta. En mi investigación me interesan varios aspectos transversales entre política y estética, entre literatura cubana y los modos en que el arte hoy puede volver a recuperar su potencia de vanguardia.
2.- ¿Qué semejanzas y diferencias encuentra usted entre las izquierdas y las derechas en la actualidad?

En realidad ninguna. La mayor parte de la Izquierda en el presente no difiere mucho de eso que llamamos “Derecha”. En efecto, uno de las tareas inmediatas de la Izquierda debe estar en recuperar esos recintos discursivos y prácticos de una política que ha caido en el vacío. Sabemos que tras la caída del Muro de Berlín, las ideologías desaparecen tal y como aludió Fukuyama con su “fin de la Historia”. Pudiéramos decir, entonces, que términos como “Izquierda” y “Derecha” hoy, son menos que vectores políticos, sino posiciones culturales que subsisten en un marco neo-liberal que ha llegado a su fin. Para ilustrar: la victoria eufórica del Presidente Obama en Estados Unidos ha resultado, en terminos practicos, en políticas no muy disímiles a las que practicó George Bush, es decir, por una parte el imperialismo en el Medio Oriente, mientras por otra, reducción de políticas sociales y de bienestar en la esfera domestica.

3.- ¿Cómo valora la situación política de México, España, Honduras, etc...?

Sin dudas la situación política de estos tres países no puede ser más heterogénea y desigual. De ahí que hablemos hoy de la “crisis política de la Izquierda” en el presente. Esto significa, en términos de Fredric Jameson, no poder localizar un mapa cognitivo de la situación unitaria de diferentes grupos de resistencia o de unión entre diferentes situaciones políticas y sociales. De igual forma, como se vislumbra en el presente, la situación política de estos tres países demuestra que los síntomas de un cambio político en la realidad hispánica son inminentes. Solo vale situarse el golpe militar de Honduras, y el sainete democrático de hace varios meses, para comprender que el poder sigue invirtiendo una capacidad inmensurable para contener movimientos populares, amén de la fragilidad de las demandas de estas opciones.
.
4.- ¿Qué opina usted de la herencia española en Iberoamérica?

Leo la herencia española en América Latina como un evento cargado de ambigüedad, de una dialéctica redentora. Por una parte, la conquista era necesaria, con lo que quiero decir que la Modernidad es la única solución (y la única salida) para la vida social del hombre. Sin embargo, la desastrosa historia política en Hispanoamérica, responde a la anti-modernización española: la centralización de Madrid y el caudillismo ilustrado responden a esa misma “herencia ibérica” en el vacío del siglo XVIII. Este 2010, que celebramos el bicentenario en Hispanoamérica, debemos reflexionar sobre esta aporía de nuestro pasado histórico.

No comments: