Wednesday, June 30, 2010

Propuestas de Izquierda Hispánica (Parte II)


5.- ¿Qué piensa usted del legado de la Unión Soviética? ¿Cree usted que el modelo soviético de socialismo es el único realmente posible?

Uno de lo puntos de partidas para la Izquierda es dar cuenta que el modelo de comunismo como socialismo de Estado ya hoy no es posible . Primero porque esta tipología del comunismo de Estado (ya sea el chino, el cubano, o el soviético) fracasaron tanto a nivel democrático y social, como económico y civil.
.
La Unión Soviética debe pensarse como un evento que, solamente en términos conceptuales, hay que mantenerse “fiel”, al decir de Alain Badiou en El Siglo, mientras que separarse políticamente en cuanto a la praxis. No subscribo el relativismo histórico – practicado por mucho pensadores de Izquierda que entienden el proceso soviético como heterogéneo y que tuvo un mal giro con el estalinismo. Todo lo contrario: el fracaso de la Unión Soviética hay que buscarlo en las propias lagunas de Marx (que mucho después la Escuela de Frankfurt tuvieron que resolver) que practicaron tanto Lenin como Trotsky. El Estalinismo es aun un proceso que merece ser estudiado, sin caer en las analogías y maniqueísmos con que se analizan del fascismo totalitario de derecha para estudiarlo. Para terminar, el derrumbe de la caída del muro de Berlín, y la desintegración de la Unión Soviética en 1991, es otro de los límites que debemos analizar como punto de partida.

6.- ¿Cómo valora el proyecto político panhispánico de Hugo Chávez?

Es fácil burlarse del proyecto chavista, y la forma en que Chávez ha llevado a Venezuela hacia el socialismo. No son pocos los intelectuales liberales (pienso en Mario Vargas Llosa, o Enrique Krauze) que ven a Chávez como una amenaza en la región, en especial con la nación vecina de Colombia. El "chavismo", sin embargo, al menos al principio fue una forma interesante de situar la política en el centro de la vida, si bien fue a través del populismo. No estoy de acuerdo con la "razón populista" que propone Laclau como defensa del chavismo, sino que para mi Chávez significa, si algo, la propia "fidelidad al evento socialista". Me explico: la negatividad empírica, a posteriori del chavismo solo es concebible con el mal del capitalismo y la base neo-liberal de una sociedad que creó condiciones para el mismo Chávez. Se suele decir – ya es un lugar comuna – que cada país tiene el presidente que se merece, pues bien, también podemos decir que cada (mal) presidente responde a ciertas exigencias o crisis de un política fracasada. Es por eso que creo que más importante que Chávez (o su culto a la personalidad, lo cual es penoso en el siglo XXI) es la concepción de esa "posibilidad socialista" para nuestros tiempos.

7.- ¿Qué balance a nivel político haría de la Revolución Cubana y de la importancia política de Fidel Castro?

Debo recordar aquí algo que le oído decir al ensayista cubano Iván de la Nuez: mantenerse cerca de la Revolución cubana perjudica más que a nadie a la propia Izquierda. Aun me parece increíble, y de posición acomodada, como intelectuales como Cornel West, Slavoj Zizek, José Saramago, o Boris Groys, mantuvieron ( y algunos todavia mantiene) una opinión tan superficial con respecto a Cuba en la década posterior a la caída del Muro de Berlín. He aquí otra de las crisis que afrenta la “condición post-comunista”: Cuba hoy se sigue viendo como un país que “resiste” y no como un país que ha fracasado.
.
Buena parte de los intelectuales de Izquierda hablan de Cuba – lo noto con mucho del profesorado de universidades norteamericanas – como un país que ha sido llevado a la ruina por el embargo norteamericano, cuando la realidad es que, se trata de una trifulca discursiva para que una familia (los Castro) permanezcan en el poder. Hay aspectos del pensamiento de Fidel Castro, al igual que del Che Guevara (el sacrificio, la continuidad de la lucha, el anti-imperialismo), que sin dudas hay que rescatar para el siglo XXI, pero no hay que olvidar que la revolución cubana y su fracaso, se debe, no al “enemigo exterior” que encausa la ideología de Estado, sino a la centralización totalitaria y el despotismo castrista.

8.- ¿Cree usted que el Islam es un movimiento de izquierdas, como apuntan algunas izquierdas, o acaso no es sino otro tipo de fundamentalismo? ¿Cree usted que el Islam o los diversos movimientos islámicos son una amenaza?

El Islam, como religión puede o no ser tan extremista como lo son el judaísmo y el cristianismo. Creo que cuando nos referimos al "fundamentalismo islámico" entramos en una trampa semántica que no nos conduce a ningún análisis. De lo que si podemos hablar, en cambio, es de un movimiento (fomentado e incitado por la geo-política tras la Primera Guerra Mundial) radical de orden teológico islámico. Tampoco creo que debamos hablar de eso que la derecha llama "Islamo-fascismo", lo cual implica, en muchas de sus enunciaciones, una posición pro-imperialista y anti-palestino. Para la Izquierda hoy, el movimiento radical del Islam inspira cierto aire de resistencia y fraternidad, lo cual para mi es un error. Algunos intelectuales han escrito, como lo es el libro de Susan Buck-Morss sobre el terrorismo, sobre los mismos fines entre el proyecto de la Izquierda y el Islam. Me parece que no hay nada mas equivocado que intentar vincular estos dos movimientos tan diferentes.

Primero porque, simplemente, el radicalismo islámico se presenta como una ideología contra el Occidente, es decir, anti-moderno. Segundo, la violencia del Islam la pudiéramos tildar de "mesiánica" o inoperante, lo cual es inaceptable bajo cualquier ética de la vida humana entendida como sagrada bajo cierta soberanía del cuerpo. Y tercero, el fundamentalismo islámico se presenta a si mismo como un momento teológico de la Historia, y no, como debería ser para la Izquierda, como un movimiento dialéctico y antagónico.

No comments: