Tuesday, October 26, 2010

Próximas críticas entre el arte y la política

(Reseña de tres libros sobre arte publicados para el 2011)


Leer, sin leer el libro, es también una forma de leer.

Algo así he querido sugerir por medio de esta reseña tríptica en donde la vida, la política, y el arte se han cruzado de rutas. Y no hablo de la negación de la lectura por una falta personal o de tiempo, sino porque estos son libros del futuro. No nos interesa la esfera que cada una de estas formas de interpelación ocupan para si, sino ese no-lugar de indistinción donde las tres han coincidido en la unidad.

Imposible estar al tanto todas las publicaciones, y comentarios que pueblan la esfera de la crítica de arte en esta primera década del siglo XXI. Tanta es la información que dudamos si en realidad aun existe el espacio de la crítica como tal, donde por momentos el libro ha dado un paso atrás para que entren los blogs, podcasts, espacios electrónicos, y medios visuales. Estas estructuras han diseminado la información de tal forma que, como lectores, estamos continuamente atacados por la híper-información y expuestos a nuestra próxima desaparición. La forma puede ser proporcionalmente inversa: una maximización de la adquisición del saber, y una minimización del tiempo. De modo que la función del crítico hoy no es la de instruir sobre el conocimiento en su totalidad (vuelta incomprensible, y monadalógica), sino seleccionar, desde este mar de información, objetos y opiniones que dejan una huella o que sirven de faro para iluminar nuestro presente. Una vez abolido el tiempo de la lectura, ya no es importante leer la obra, sino predecir el modo en que será leída.

Elías Canetti escribe en El corazón secreto del reloj que solo reseñaba libros que no había leído, para que así sus prejuicios no intervinieran en el juicio sobre el contenido de la obra. Mi propósito aquí no es del todo disímil. Los tres libros que ha continuación he comentado, serán publicados durante el transcurso del próximo año 2011. En la deriva que es hoy el arte contemporáneo, a mi juicio, estos textos pueden resaltar una promesa que hoy apenas se practica: la de una mirada a favor de la contemporaneidad con relación al futuro que nos aguarda. El pasadizo, si se quiere, entre estos tres libros – todos muy diferentes, por diversos motivos – no es solamente el arte, sino la relación entre el "arte y la política". Menos que el significado y re-apropiación que históricamente han tenido ambos términos, quisiera detenerme en su mediación, o sea, en ese espacio del "y" por donde circulan ambas prácticas.



Osborne, Peter. Politics of Time: Modernity and Avant-Garde. Verso, 2011. Precio: $15.95
.
En este tránsito del "arte a la política" nos encontramos con la Modernidad. En el libro de Peter Osborne – el único de los tres libros, dicho sea de paso, que ha sido publicado anteriormente – Politics of Time: Modernity and Avant Garde (Verso), no es del todo un libro sobre la Modernidad, como tampoco sobre las dimensiones políticas o estéticas de ésta. El elegante libro de Osborne, filósofo marxista e insular, intenta dibujar dos transversales diacrónicas entre tiempo e Historia. Presuponiendo de la premisa en la cual, tras el ejercicio de la "totalización" de la Historia (sobre todo por parte del hegelianismo-marxista), se deslizó la aventura de la politización de tiempo secular, Osborne camina hacia otra lectura del momento moderno. La Historia edificó, sugiere Osborne, desde el siglo XIX, una auto-referencialidad o meta-narrativa, al decir de White, como base epistemológica del cambio. El tiempo, por otra parte, introdujo la variable de la muerte (Heidegger), del mesianismo (Benjamin), y la revolución como momento teleológico de la proyección modernista. Desde la estética, las políticas del tiempo no fueron menos radicales: en la historia se cruzan la agenda futurista de la estatización de la vida, la "deriva" del Movimiento Situacionista, o el Surrealismo como yuxtaposición de los tiempos sincrónicos. El libro de Osborne, a diferencia de lo mucho que se escribe y se publica hoy, está pensado para ser un "libro" del tratado del tiempo como variable de la Modernidad y como forma de leer la dialéctica espacial entre la continuidad y la ruptura.





Weiss, Rachael. To and from Utopia in the New Cuban Art. Minnesota Press, 2011. Precio: $34.95
.
El espacio – ese "y" que se dilata en lo artrítico y lo político – en Weiss tiene un nombre: la utopía. Rachel Weiss es profesora de la School of Art Institute of Chicago, y ha editado recientemente un estimable volumen que reúne los ensayos de crítica de arte de Luis Camnitzer, Writings on Art, Artists, and other utopias (Unversity of Texas Press, 2009). Aunque su campo de estudio es menos abarcador que el de Osborne, los resultados aquí no son menos convincentes. Si la forma temporal de la Modernidad es la continuidad de la negación, entonces, la utopía es ese punto invisible que en el horizonte recorre los impulsos de la estética en la política. Es ahí donde To and From Utopia in the New Cuban Art (Minnesota Press, 2011) busca colocarse. como un libro singular en los estudios del arte cubano. Y no solo como manual de instrucciones o tratado de una época poco conocida, como en la previa monografía de Luis Camnetizer sobre el tema, sino que parte de otro tiempo, es decir, desde un futuro que mira los restos de esa utopía que comienza con el festín de Volumen-1, las obras de Torres-Llorca y Glexis Novoa, hasta el desmantelamiento de la sovietización cubana y la llegada del dólar y el mercado extranjero del arte cubano. El libro de Weiss desarrolla una fina línea que se ajusta entre ese camino poco estable que recorre el arte cubano por los senderos la utopía y el desencanto, a vueltas contra toda una tradición. Más que una historia, esta lectura es el derrotero de una utopía perdida.




Bishop, Claire. Artificial Hells: Participatory Art and the Politics of Spectatorship. Verso, 2011. Price: $26.95
.
Cuando hace poco conversé con Claire Bishop en una conferencia sobre el arte en torno a la caída del Muro de Berlín, ella comentó que el libro que gestaba desarrollaría más detalladamente sus críticas al arte relacional que alguna vez esgrimió contra Nicolás Bourriaud y Liam Gillick. Desde hace poco sabemos que el libro lleva el aparatoso título Artificial Hells: Participatory Art…que será publicado por la editorial Verso a mediados de la primavera. Es un libro muy esperado, aunque su contenido es el mismo. Lleva de portada, una famosa intervención 'relacional-antagónica' de Tania Bruguera en la Tate Modern de Londres.
.
El cruce arte/política en el muy esperado libro de Claire Bishop, opone el arte y las morfologías de la participación. La pregunta aquí no es de qué forma se puede hacer el arte más inclusivo y participativo, sino cuestionar precisamente esa ética del "consenso", al decir de Ranciere, de estos nuevos modos que han dejado atrás el régimen estético para hacer prevalecer un puesta eticista. ¿Cómo se desarrolla desde una obra el espacio de su recepción, y de que manera los espectadores se involucran en la dimensión antagónica, enemista, y discursiva de un modelo político? A donde quiere llegar Bishop con sus análisis es al espacio de artistas como Thomas Hirschhorn, Santiago Serra, o Jeremy Deller. La pregunta radica, desde luego, ¿cómo será este modelo político en relación con la estética, y de que forma el espacio entre ambas categorías – arte y políticas – pueden generar nuevas formas de vida un mundo donde continuamente el arte (los medios masivos) ha perdido toda su autoridad, y la política (el espectáculo) se ha degenerado en la ilusión del populismo chovinista? Varias de estas preguntas Bishop las ha diseminado en varios de sus ensayos sobre el tema y en su libro primer libro Installation Art. ¿Qué esperar, entonces, de este libro? La repuesta más corta seria una sistematización profunda de la investigación sobre la participación en el arte contemporáneo, y el desarrollo de una genealogía de la participación que parte desde las reuniones de los Dadaístas en el Cabaret Voltaire, hasta los nuevos modelos de la estética relacional y los espacios artísticos.
.
Quizá la finalidad común que podemos desentrañar entre estos tres ensayos, es el análisis de un espacio, cada vez menos cierto y precario que aun llamamos "vida". La pérdida del tiempo y la reproducción infinita de las imágenes, la participación y la comunidad, la utopía y la política; más que temas que recorren las páginas de estos libros bien pudieran ser categorías que hoy se han deteriorado hasta un extremo inconsolable. No es el propósito, a diferencia del utopismo del siglo XX, buscar un cambio total del mundo, sino mostrar los depósitos donde hoy reposamos por inercia.

_____
Gerardo Munoz
Octubre del 2010
Gainesville, FL.
*[No tengo relaciones de ningun tipo con las editoriales o autores incluidos en esta reseña]

No comments: