Sunday, October 31, 2010

Roy Lichenstein en Mahattan


El otoño en Nueva York es el momento perfecto para un festival accidental de la obra del artista Pop Roy Lichtenstein. Éste ha sido posible gracias a tres exposiciones diferentes diseminadas por Manhattan, hecho que resulta particularmente pertinente. Después de todo, Lichtenstein fue uno de los pocos grandes pintores estadounidenses de la posguerra que nació en Manhattan: en 1923, en la zona acomodada del Upper West Side. Asistió a una escuela pública y después al Colegio Franklin para Varones, privado, antes de trasladarse a la Universidad estatal de Ohio para estudiar pintura.

El arte de Lichtenstein constituye una oda a las historietas y el arte comercial típicamente estadounidense, pero contiene una energía cosmopolita que también es típica de Nueva York cuando es más Nueva York que nunca, o sea en el otoño. La iniciativa más sustancial es la brillante muestra "Roy Lichtenstein: The Black-and-White Drawings, 1961-1968" de Morgan Library & Museum, que se concentra exclusivamente en los grandes dibujos terminados que presagiaron la llegada de su audaz estilo maduro. Es una potencia desbordante impregnada de la energía de un artista que va adquiriendo rápidamente velocidad y reinventando el dibujo a medida que avanza.

"Roy Lichtenstein: Mostly Men" adopta una visión más amplia en la galería Leo Castelli en el Upper East Side. Sus 25 trabajos se concentran en representaciones de hombres en la superficie de una carrera que se identifica más con muchachas ansiosas. Y en Chelsea, Mitchell-Innes & Nash completa el programa con "Roy Lichtenstein Reflected", que presenta 10 pinturas, en su mayoría de fines de los 80 y comienzos de los 90, que de una u otra manera representan espejos. El lugar para empezar es sin duda la Morgan Library & Museum.

Aporta una claridad totalmente nueva a la evolución de Lichtenstein centrándose en los materiales y los métodos de dibujo que hicieron posible sus seductoras imágenes de historieta y de publicidad. Contradicen el toque anónimo que normalmente se atribuye a su obra revelando el cuidado, la reflexión y el esfuerzo que acompañaban su apariencia de extrema levedad. Pese al año 1961 que figura en el título, las dos obras más tempranas son de 1958, un año después del regreso de Lichtenstein a la zona de Nueva York después de 15 años afuera, un período durante el cual prestó servicio en el ejército (194346) y obtuvo un título de posgrado en la Universidad de Ohio.

Como muchos artistas de su edad en la década del 50, Lichtenstein buscaba una manera de eludir el histrionismo y la espontaneidad del Expresionismo Abstracto. Los dos trabajos de 1958 representan al Pato Donald y Mickey Mouse en pincel y tinta en medio de tornados de gestualidad expresionista abstracta. No volvemos a ver nada en ese estilo hasta el final de la muestra, cuando Lichtenstein irónicamente le rinde homenaje a través de caricaturas hechas con pinceladas sobre fondos de puntos Benday.
.

En el medio, hay un desfile de objetos y personajes indelebles seleccionados a partir de material impreso estadounidense: pilotos de aviones caza de libros de historietas, templos griegos, atardeceres, un hot dog, un ovillo, un empleado de estación de servicio de ojos exorbitados y una fabulosa mujer bañándose con rizos y ojos radiales.

Lichtenstein reconstruye en ellos el dibujo desde el fondo con una mezcla astuta de técnicas comerciales y artísticas que dan cabida a una gama enorme de tonos y texturas. Un avance crucial, que es visible por primera vez en la Morgan Library en la aparentemente acalorada "Conversation" de 1962, fue el pasaje de los medios de dibujo húmedos a los secos. Hasta que el grafito reemplazó el pincel o la pluma y la tinta, muchos de los dibujos se parecen demasiado a arte comercial de verdad: listo para ir a imprenta y después tirar.

Los materiales secos facilitaron el ejercicio con los puntos Benday, insinuado al comienzo frotando grafito sobre tejido de ventanas y luego evocado de una manera más precisa frotando crayón de litografía sobre una lámina metálica. En "Bread and Jam" el brillo del plato aflora como algo nuevo. Podemos imaginarnos a Lichtenstein riéndose del efecto ­imagen falsa, luz real. Quizá lo más sorprendente sea su decisión de hacer que la hoja de papel entera cobre vida y que se registre como un todo. Esta electricidad unifica casi todas sus pinturas con una combinación arrolladora de lo conocido y lo abstracto que pocos igualan en el arte moderno.

La muestra en Castelli se ramifica para incluir pinturas y esculturas y los estudios pintados a lápiz con colores como de caramelo. Varios de estos trabajos se exhiben por primera vez en Nueva York. "Indian", una pintura pequeña de 1951, cuando Lichtenstein todavía estaba en Ohio, reduce la figura masculina a un cruce estrellado de puntos y ángulos que se convierten en un elemento pictórico básico.

Sucedánea a la vez de la abstracción geométrica y de los hombres, esta forma suele aliarse aquí a un mechón sinuosamente surrealista de cabello rubio y labios rojos. Sin embargo, en "Indian", está sola, adornada con algunas hojas o plumas y un par de ojos. La obra no sólo refleja una prolija atención a Picasso, sino que también presagia los motivos de caras aplanadas de Jasper Johns de fines de los 80. "Roy Lichtenstein Reflected" en Mitchell-Innes & Nash no alcanza la densidad de las otras dos muestras, pero casi todas las pinturas son, en sí mismas, un rayo de la electricidad de Lichtenstein. Es como si el destello del plato de "Bread and Jam" en el dibujo de Morgan hubiera estallado en el espejo.

Se vuelve palpable la naturaleza esencial, furtivamente reflexiva de la obra de Lichtenstein que siempre refleja el mundo a nuestras espaldas, como lo sugieren aquí dos pinturas en las que su rubia característica prácticamente desaparece en los ejes y los fragmentos del reflejo. Como tal, el conjunto de MitchellInnes constituye una apoteosis fantástica de las tres muestras, ofreciendo una visión tras otra de un lenguaje vernáculo afinado para que funcione a la perfección.
.
_____
Roberta Smith
Octubre del 2010
*Escrito originalmente en inglés para el New York Times
.

1 comment:

hamburguesinha said...

Por favor, me podrías decir como se llaman ese tipo de caricaturas hechas con pinceladas sobre puntos? Es muy importante! Gracias..