Monday, December 27, 2010

Project Europa: Una constelación de artistas en la era post-Berlín

Tacita Dean

Ahora sabemos que la década del noventa fue realmente la década de la utopía: fue allí donde cobró fuerza el ensueño liberal de un mundo que, tras la caída del muro de Berlín, viviría dibujaba los contornos de una democracia total. Si 1990 marca el aclamado "fin de la Historia" – Fukuyama mediante– entonces el nuevo siglo comenzado con los atentos del 9/11 es el despertar de ese ensueño.

Walter Benjamin solía advertir, a propósito del urbanismo de Paris, que cada época sueña la siguiente, y en ese gesto precipita su despertar. Lo que el arte contemporáneo nos alerta es que el sueño no solo ocurrió en un solo el mundo del este, sino que los dos mundos participaron de un ensueño, como lo ha entendido Susan Buck-Morss, que de repente despertaron por igual. De ahí que el muro de Berlín no solo cayó para el Este, sino también para Occidente. La caída del muro, dio lugar a una proliferación de muros en el mundo actual. Si para la visión del Este el fin del comunismo encarnó el comienzo de la democracia, para el Occidente el fin del comunismo se vislumbró el agotamiento de una utopía política. ¿Cómo puede el arte sobrevivir a la muerte de la política? ¿Puede el arte ser testigo de las atrocidades y mutaciones del presente?

Yto Barrada

El paradigma del arte contemporáneo, ese espacio nebuloso que reúne todo lo que supera el posmodernismo, invierte en su representación un discurso político. Como ha notado Boris Groys, la política y la producción artística comparten más que forma y contenido, ya que ambos proyectos persiguen la legitimación simbólica en sus respectivos regimenes. Las obras que se reúnen en la exhibición Project Europa: Imagining the (im)possible – curada por Kerry Oliver Smith – ilustran esa tendencia transnacional del arte contemporáneo por volver, a través del poder de la imagen, a una emancipación desde el régimen de lo sensible. Los precarios experimentos democráticos en la aldea global también ha mostrado su incapacidad de gobernabilidad: de la guerra en Bosnia a Guantánamo, de las protestas en los suburbios musulmanes de Paris a las fugas migratorias sobre el Tánger, han sido zonas del continuismo de la Guerra Fría por otros medios.

Organizada en cinco temas, Project Europa intervine en aquellos lugares de mayor tensión: la persistencia del pasado como fantasma del presente, las permeabilidad de las fronteras, la diversidad y la crisis de la ciudad, la crisis de los gustos en el mercado, la guerra y los medios, y finalmente la incertidumbre del porvenir. No se establecen conexiones visibles entre cada tema, todo lo contrario; estas divisiones sirven para mostrar como el arte contemporáneo ha contendido con un mundo globalizado en plena fragmentación.

Kader Attia

Quizá la síntesis que se puede divisar en el arte político de Project Europa es la union con lo efímero. Además de las tres pinturas in situ como las caricaturas de Dan Perjovechi, los mensajes Balcanes de Majetica Potrc, o el suburbio oblicuo de Kader Attia; las fotografías de Beate Gustschow, Superflex, y Bruno Serralogue son muestras de esa vida nuda en la cual vivimos. Signo de ese límite apolítico que, aun en democracia, puede generar una catástrofe.

Una fotografía borrosa de Tacita Dean Palast (2004) encierra la imaginación del arte al contemplar el futuro. Quizá, la única salida de este desasosiego sea poder en práctica una política de la emancipación, por la cual el arte contemporáneo promete aquí tomar las riendas de estos estragos.

____
Gerardo Munoz

Diciembre, 2010.

[*Rescato esta reseña que fue escrita, a propósito de la exhibición "Project Europa" curada por Kerry Oliver-Smith en el Harn Museum. Fue escrita y publicada hace unos cuantos meses para la revista Art Pulse que se edita en el Wynwood Art District de Miami, y que por razones que ignoro (aunque sospecho), la versión escrita en ingles ha desaparecido del sitio de la revista, donde hace no mucho se podía encontrar. De modo que aquí la publico en una justa y veloz traducción para este espacio.]

2 comments:

juan felipe hernandez said...

Y porque la gente de artpulse la bajarian del web. Aproposito, esta interesante la reseña, corta y economica sabe retraerse despues de abrir un plano de discusion. Saludo desde ft lauderdale

Gerardo Muñoz said...

A saber. Miami tiene sus misterios.
un abrazo,

G