Thursday, April 14, 2011

Las víctimas ausentes


Tras varios meses de litigio en una corte de El Paso, Texas, el terrorista cubano Luis Posada Carriles, fue absuelto de los once cargos que se le impugnan y puesto en libertad. La falla del jurado, en buena parte de los países implicados en el caso, que van más allá de Cuba y Estados Unidos; ha sido recibido como un lamentable episodio de la suspensión de la justicia ante un sujeto que públicamente se conoce y declara así mismo como terrorista. El matiz “tragicómico” del asunto, sin embargo, no solo deviene del carácter del fallo, sino que desde un origen, las nóminas de los cargos por “obtrucction of justicia” y entrada ilegal al país, dejan fuera el problema real en tanto a la posición del terrorista de Luis Posada Carriles y sus víctimas.

De la misma forma que hoy, todo aquel que busque pensar la democracia o la comunidad, más allá de la forma hegemónica del status quo parlamentario es considerado automáticamente un terrorista ante el Estado, el caso de Luis Posadas Carriles, pone en manifiesto, la idea de cómo un verdadero terrorista puede ser puesto en libertad y juzgado por minucias, que obstruyen la verdadera esencia de un caso sobre el terrorismo. En ambos modelos jurídicos sobre el terrorismo, tal pareciera que la ley es ajena a la sentencia, y el sujeto implicado, una figura que escapa la condena.

El historial terrorista de Posada Carriles es conocido como partícipe de la CIA durante la oscura década del 70, donde las infiltraciones del imperialismo en el continente latinoamericano dieron lugar al derrocamiento de Salvador Allende, el respaldo de las dictaduras militares a través de la Operación Cóndor, y luego los experimentos suicidas de neo-liberalismo, múltiples formas de terrorismo organizado, por parte de un Estado externo, hacia los ciudadanos de estos pueblos. Aquellas intervenciones en la economía, la vida práctica, la soberanía de los países, y las políticas de muerte, no eran concebidas como terroristas, sino justamente como contra-ataques en un continente que giraba rápidamente hacia un horizonte opuesto a los intereses de Washington.

La categoría del terrorismo operaba como estrategia de guerra e intervención, de táctica de estabilizar y sacrificar vidas, con el fin de hacer visible y material la presencia hegemónica de un cierto modelo económico capitalista bajo el signo de las oligarquías locales.

La excepción en el juicio de Posada Carriles fueron las víctimas. Mientras que la fiscalía presentó evidencia en su contra por perjurio y otros legalismos, en ninguna parte figuraban las voces y la memoria de aquellas víctimas caídas en el vuelo de Cubana Aviación 455 en 1976 desde Barbados a La Habana. En aquel atentado, donde murieron jóvenes que apenan cumplían la edad de veinte años, murieron más de setenta personas, mucho de ellos deportistas y ajenos al conflicto político militar entre ambos sectores. 

Surgen así todo tipo de preguntas clásicas. ¿Quién recuerda estas víctimas caídas? ¿Es posible recordar las víctimas o hacer justifica en su memoria a través de un juicio cuyo límite es justamente los confines de la ley? ¿No es hacer justicia en tanto a inocentes, una fuerza que habita, como promesa, más allá de cualquier ley o estatuto? ¿De que forma el habla puede conducir a una reconstrucción de los hechos?

De ahí que el caso de Posada Carrilles sea un juicio a la memoria y a sus agentes, y no una batalla de ideas o un simple capítulo más en la confrontación "corporal" entre Estados Unidos y Cuba. En una conferencia pronunciada luego de las atrocidades del genocidio conducido por el Nacional Socialismo Alemán, el filósofo Karl Jaspers, indagando sobre la culpa y la responsabilidad, refería a la plataforma legal como una, entre otras, de hacer justicia a la memoria de aquellos que han sido víctimas y cuyo peso de culpabilidad es innegociable ante el marco jurídico. 

Si bien la condena pública de los victimarios abre un espacio para el duelo de un pueblo afectado y un reconocimiento simbólico ante lo sucedido, no es sino la metafísica, el aufarbeitung que anotaba Adorno, lo que puede reconciliar la memoria con la catástrofe del pasado y del presente. Es realmente lamentable y penoso cómo, no solo fue el caso de Posada Carrilles una prueba más del estado de excepción por el cual habita Estados Unidos, sino que rotundamente las víctimas fueron silenciadas, su memoria olvidada, y sus cuerpos ultrajados con palabras que, en lugar de esclarecer el caso, ocultaban el intento entre reconciliación histórica y memorias personales.

En el caso cubano, procesos de reconciliación estarán en el centro de la discusión una vez que cambie el horizonte político de la isla. Por ahora, la justicia norteamericana y la política antagonista entre La Habana y Estados Unidos, como ha mostrado con clarividencia el caso de Posada Carriles,  hemos visto lo poco se ha logrado en el terreno de los sufridos en ambos lados del estrecho de la Florida. La lucha por la reconstrucción y el duelo de la memoria de sus víctimas será una de las formas posibles para pensar el futuro de Cuba, y más allá, debatir con las grietas que a lo largo de un siglo aun asedian el presente.  
 .
A continuación, me gustaría repasar el nombre de cada cubano de aquella masacre. A la manera del mausoleo de los muertos en Vietnam de Maya Lin, he aquí la inscripción de los nombres de aquellos cubanos caídos y que merecen hoy ser recordados .

-Ciudadanos cubanos asesinados en Cubana Aviación-455, 1976

*Ernesto Machín Guzmán, 40 años, mecánico de aviación.
*Ignacio Martínez Gandía, 25 años, entrenador de sable del Equipo Nacional de Esgrima.
*Miriam Remedios de la Peña, 24 años, aeromoza de vuelos internacionales.
*Enrique Figueredo del Valle, 19 años, atleta del Equipo Nacional de Esgrima.
*José Pestana González, 41 años, jefe de departamento en Cubana de Aviación.
*Tomás Joaquín González Quintana, 41 años, supervisor general de Cubana de Aviación.
*Guillermo Valencia Guinot, 53 años, sobrecargo internacional
*José A. Fernández Garzón, 19 años, atleta del Equipo Juvenil de Esgrima.
*Valentín Ladrón de Guevara, 39 años, técnico de Cubana de Aviación.
*Ramón Infante García, 27 años, atleta del Equipo Nacional de Espada.
*Julia Rosa Torres Álvarez, 46 años, esposa del jefe de oficina de Cubana de Aviación * Carlos *M. Leyva González, 19 años, atleta del Equipo Juvenil de Esgrima.
 *María Elena Rodríguez del Rey Bocalandro, 28 años, aeromoza de vuelos internacionales
*Lázaro Serrano Mérida, 32 años, sobrecargo internacional.
*Luis A. Morales Viego, 45 años, técnico del Equipo Nacional de Esgrima.
*Ramón J. Fernandiz Lefebre, 39 años, sobrecargo mayor de Cubana de Aviación.
*Martí Suárez Sánchez, 30 años, supervisor de tráfico aéreo internacional.
*Demetrio Alfonso González, 44 años, comisionado nacional de Tiro.
* Cándido Muñoz Hernández, 20 años, atleta del Equipo Nacional de Esgrima.
* Julio Herrera Aldama, 25 años, atleta del Equipo Nacional de Esgrima.
* José A. Arencibia Arredondo, 23 años, atleta del Equipo Nacional de Esgrima.
* Orlando López Fuentes, 34 años, entrenador del Equipo Nacional de Espada.

* Jesús Méndez Silva, 30 años, atleta del Equipo Nacional de Florete.
* Domingo Chacón Coello, 21 años, combatiente del Ministerio del Interior
* Jesús Rojo Quintana, 33 años, funcionario de Cubana de Aviación.
* Santiago E. Hayes Pérez, 30 años, entrenador del Equipo Nacional de Florete.
* Ermilio Castillo Castillo, 33 años de edad, inspector de ruta de Cubana de Aviación.
* Inés Luaces Sánchez, 21 años, atleta del Equipo Nacional de Florete.
* Lázaro Otero Madruga, 34 años, inspector de ruta de Cubana de Aviación.
* Jesús Gil Pérez, técnico del Equipo Nacional de Esgrima.
* Nelson Fernández Machado, 22 años, atleta del Equipo Nacional de Esgrima.
* Juan Duany González, 18 años, atleta del Equipo Nacional de Sable.
* Wilfredo Pérez Pérez, 36 años, piloto. Héroe Nacional del Trabajo.
* Angel Tomás Rodríguez, 36 años, jefe de Preparación Técnica de Cubana de Aviación.
* Miguel Espinosa Cabrera, 47 años, copiloto del DC-8.
* Magaly Grave de Peralta Ferrer, 33 años, aeromoza de vuelos internacionales.
* Moraima González Prieto, 21 años, aeromoza de vuelos internacionales.
* Marlene González Arias, 23 años, aeromoza de vuelos internacionales.
* Carlos Cremata Trujillo, 41 años, despachador de vuelos de Cubana de Aviación.
* Armando Ramos Pagán, 38 años, piloto de Cubana de Aviación.
* Argelio Reyes Aguilar, director de la Flota Camaronera del Caribe.
* Leonardo Mackenzie Grant, 22 años, atleta del Equipo Nacional de Florete.
* Carlos T. Coquero Perdomo, 43 años, inspector de seguridad aeronáutica.
* Roberto G. Palacios Torres, 27 años, navegante de Cubana de Aviación.
* Armando E. Armengol Alonso, 58 años, piloto de Cubana de Aviación.
* Virgen M. Felizola García, 17 años, atleta del Equipo Nacional de Florete.
* Manuel Permuy Hernández, 40 años, dirigente del Partido en el INDER.
* Ricardo Cabrera Fuentes, 23 años, atleta del Equipo Nacional de Sable.
* Sonia Coto Rodríguez, 33 años, trabajadora de la Flota Camaronera del Caribe
* Alberto Mario Abréu Gil, 38 años, jefe de abastecimiento de la Flota Camaronera del Caribe
* Alberto Drake Crespo, 18 años, atleta del Equipo Nacional de Sable.
* Silvia Marta Pereira Jorge, 28 años, aeromoza de vuelos internacionales.
* Nancy Uranga Romagosa, 22 años, atleta del Equipo Nacional de Esgrima.
* Jorge de la Nuez Suárez, secretario del Partido en la Flota Camaronera del Caribe.
* Eusebio Sánchez Domínguez, 25 años, sobrecargo internacional
* Manuel A. Rodríguez Font, 46 años, funcionario de Cubana de Aviación en Barbados.
* Milagros Peláez González, 21 años, atleta del Equipo Nacional de Esgrima.


_____
Gerardo Muñoz
Abril del 2011
Gainesville, FL.

8 comments:

Anonymous said...

lo que no hemos leido en los medios de Miami...

Anonymous said...

Gracias, por esto. Saludos desde La Habana.

Anonymous said...

MIENTRAS LOS MEDIOS FASCISTAS SE ENCARGAN DE HABLAR DE ESE ASESINO, NADA SOBRE LAS PERSONAS QUE FUERON REALMENTE AFECTADAS, Y SU FAMILIARES, Y EL PAIS. INCREIBLE LA PRENSA EN ESTADOS UNIDOS.

Anonymous said...

merecido reconocimiento. Saludos,
Garcia Alvarez.

Anonymous said...

Y las victimas del Castrismo que? Quien las recuerdo, y donde estan tus palabras para ellos?

Gerardo Muñoz said...

A 8:04 am:

Nadie estaria encontra de esas victimas. Lo que trata esta nota es de reconocer estas, por supuesto, sin olvidar las otras que tambien existen y tenemos que simbolizar.


G

Ernesto Menéndez-Conde said...

Magnifico Gerardo,
Has escrito algo que no he leido en ninguna otra parte. Por lo visto, el asunto del avion de Barbados no tuvo gran relevancia en el juicio contra Posada Carriles.

Gerardo Muñoz said...

Hola Ernesto, gracias. Tienes razon, no se ha discutio en lo absoluto. Es realmente lamentable que eso pase, cuando aun quedan vicitimas y familiares (algunos los conozco) de aquella tragedia. Imagino que estas batallas por la memoria estaran al frente del futuro de Cuba.
Lo mismo podemos decir sobre lo que se celebra hoy: Playa Giron.

G