Tuesday, May 31, 2011

La mejor escena del cine cubano


En 1969, acabado de irme de Cuba, comentaba en París con Néstor Almendros las dos películas emblemáticas del cine cubano de finales de los sesenta, Lucía, de Humberto Solás, y Memorias del subdesarrollo, de Tomás Gutiérrez Alea. Yo defendía la obra de Solás y Néstor la de Titón, alegando que las películas de Gutiérrez Alea eran más importantes. La historia le daría la razón, puesto que la obra de Solás se fue viniendo abajo paulatinamente, mientras que la de Titón siempre mantuvo un alto nivel de pensamiento y cohesión. Pero todavía hoy creo que Gutiérrez Alea nunca supo “soltarse el moño”, “tirarse al monte” de la expresión puramente visual como lo hace Solás en Lucía.

Esa escena en que la tropa mambisa se enfrenta con la tropa española, carga de sables toledanos contra machetes de cortar caña, penetrándose los dos ejércitos hasta convertirse en un único tumulto fratricida, es para mí una imagen definitiva de aquel cine cubano de exaltación patriótica y de lirismo combatiente, que era entonces la voluntad primera de la producción del ICAIC. La cámara filmando a la altura adecuada, con un lente largo que aplasta la imagen, la comprime, para mejor expresar una guerra de independencia que era en realidad una guerra civil. 

Sí, faltan rostros negros en esa tropa mambí de esclavos libertos, pero ya esa es una queja que alude a una problemática nacional: la de eludir la esencial presencia negra en la historia de la “independencia” de Cuba.

______
Fausto Canel
Mayo del 2011
Miami, FL.

1 comment:

Anonymous said...

mis saludos a ese Maestro que es Fausto Canel.