Wednesday, April 11, 2012

Devenir animal de monte

Discutíamos anteriormente la manera en que el marxista argentino José Aricó termina construyendo una imagen ejemplarizante del Che Guevara. Incluso, la última oración de aquel texto coincide en muchos aspectos con la imagen glorificada que aun se sostiene en la simbología política cubana: “A veinte años de su muerte, de un hombre que fue nuestro, y qué legó a un mundo incrédulo el sacrificio de una vida por ideales que siguen siendo los nuestros comentaríamos una grave falta a su memoria si no fuéramos capaces de hablar claro”. La retórica del sacrificio en tanto visión humanista, así como la abstracción del intercambio de la vida por los “ideales”, han sido tan solo dos de los núcleos moralizantes del legado guevarista.

Una visión complemente en las antípodas de esta articulación, se puede entrever en el texto “Devenir en animal de monte” del colectivo italiano Wu Ming. A diferencia de Aricó y los ideólogos del marxismo-leninismo cubano, Wu Ming ofrece una interpretación que, distanciándose de el moralismo que circula alrededor de Guevara, tampoco opta por la lógica del desencanto ni por un cierre de una época de lucha. En efecto, el argumento que con claridad expone Wu Ming a comienzos de su artículo cuestiona severamente la historia de los relatos oficiales y moralizantes, en sintonía con la crítica que Nietzsche haría de la historia monumental:

“Quite often, what passes to history as the end of a story is just as an intellectual construction, a conceptual invention. The reality is more like a process than a collection of facts. It is difficult, even arbitrary to define a beginning and an end. Perhaps it would be more correct to speak of rise and decline, appearance and dissolution. Certainly it would be difficult to review the event of human history without defining any coordinates. Without an idea of beginning and end, we would find it impossible to apply notions of morality. We need an end because ends are exemplary”.

Para Wu Ming la propia manera de leer la historia en ciclos que se abren y cierran impide una lectura no solo más compleja de un proceso social, sino de otras historias que corren paralelamente a los meta-relatos históricos que se construyen y dan cierre a ciertos episodios históricos. Para anclar esta idea, Wu Ming cita los avatares de Harry Villegas (alias “Pombo”) luego del ocaso de la guerrilla del Che en Bolivia. 

Es Pombo, quien había comenzado de casi niño como alzado contra Batista en la Sierra para luego pasar a la Chile de Allende y terminar en las filas de la guerra de Angola, la figura del continuismo histórico de un proceso (el foquismo) ajustado desde una construcción simbólica. Según Wu Ming, aunque lo que muere en Bolivia es Guevara, siempre hay algo o alguien que trasciende esa muerte (llámese Pombo, Benigno, o Urbano). Este argumento si bien pareciera de estirpe hegeliana no lo es: Wu Ming no se interesa por una matriz simbólica de un gran acontecimiento histórico, sino por sus líneas de diseminación, de sus rutas paralelas.

Lo importante aquí no es la figura de Pombo como héroe que trasciende a Guevara, ya que eso seria una manera de monumentalizar otro nombre propio. Lo interesante de la visión contra-histórica de Wu Ming, es la manera en que podemos entender la historia de los fracasos políticos no como cierres alejados del presente, sino como una de las tantas capas o escombros que conforma y pone en continua disputa la interpretación histórica.

El breve texto de Wu Ming, publicado en el 2010 da fe, sin embargo, del cambio de época y de la amplia distancia que guarda con los lenguajes del guevarismo. Palabras como estrategia, lucha de clase, violencia, dialéctica, vanguardia, o foquismo, se encuentran completamente fuera de circulación en el discurso de Wu Ming. En cambio, el colectivo italiano opta por el uso de un lenguaje claramente deluziano con el cual consigue nombrar el aporte del guevarismo: devenir hombre-de-monte

El hombre de monte estaría más cercano a la figuras geomórficas que emplea Deleuze & Guattari en Mil Mesetas que de la clásica gramática foquista. De alguna manera, al redefinir la actividad del foco, Wu Ming caracteriza al hombre de monte que, como Pombo, puede encontrar los rizomas que suponen una desterritorialización de Camiri a Chile, de Angola a Managua, y de esta manera trazar las rutas alternas a la historia oficial.

_______
Gerardo Munoz
Abril de 2012
Gainesville, FL.

No comments: