Thursday, August 30, 2012

El único poema de Calvert Casey

  
Calvert Casey publicó el poema “A un viandante de 2965” en un número de La Gaceta de Cuba de 1965. Son mil años la temporalidad que separa el tiempo histórico del tiempo poético. A su vez, quien se dirige al viandante lo hace desde el 18 de Septiembre de 2778, como aparece fechado el pie del poema. Este poema es interesante no solo por ser el único que dejó Casey, sino por la temporalidad que suscribe y las tensiones que condensa.

“A un viandante” en realidad se ocupa del futuro de la literatura y del escritor, una temporalidad, tiempo-futuro que se transforma en escritura política, en fase discursiva entre dos tiempos. Más que ofrecer respuestas al poema, quiero dejar algunas preguntas preliminares que pudieran orientar una (futura) lectura de Casey.

Primero, llama la atención que el viandante tenga como soporte la tecnología: en el futuro habrán también teléfonos, formas de comunicación sobre espacio y el tiempo. De la misma forma en el poema se anteponen dos temporalidades en forma de fechas (2965, 2778), la llamada del otro se detiene ante la interrupción de no ser contestada. ¿Acaso se puede pensar una llamada telefónica sin la interrupción? Sobre esto Benjamin escribe algo muy bello y a la vez enigmático en su reflexión sobre el gesto en Brecht: “la interrupción es el dispositivo central de toda estructuración”. ¿No es la interrupción la estructura del viandante en el poema de Casey?

Teléfono, puerta, ojos, cuerpos: no solo la tecnología interrumpen el tiempo futuro, sino también las cosas. El tiempo futuro existe, pero aun no se ha hecho legible. De ahí la recurrencia de un registro focalizado en la oscuridad (tinieblas, sombras, noche, entierro) o de obstáculos que impiden la visibilidad (muralla, arco, arrecife, muro).

El mundo futuro no se encuentra en la oscuridad por la naturaleza de su contingencia, sino por estar predicado en el presente. En los relatos reunidos en El Regreso (1962), permeados por la oscuridad del presente, es el pasado lo que se atraviesa por una oscura pulsión existencial. En el futuro que devela el mensaje al viandante, esta pulsión se cosifica aun con mayor intensidad: se transforma en dimensión comisca.

Pero la clave del poema de Casey se encuentra en el penúltimo verso, donde las tensiones que articulan el poema encuentran un momento de definición: “tu último paso será tu último gesto”.  

Predecible: el último paso no es el último gesto, ya que está predicado en tiempo futuro (será el último). La pregunta lógica que se deriva de este verso es la siguiente: ¿Por qué es el gestus aparece ligado al acto del paso? ¿Se debe acaso al hecho que la figura del futuro aparece bajo el signo del caminante, en dirección única de desplazamiento? Los personajes de Casey, como los de Walser y Kafka, siempre aparecen desplazándose, en vía de transito, dando el paso, como quien dice.

Como Ciro el personaje de “El Paseo” o el paseante de Notas de un simulador, el viandante del poema es una figura en tránsito que ha sido enunciado en su gesto. Este gesto no solo interrumpe su paso, sino que enuncia también su final.

Detención y desplazamiento, dos figuras que en Casey van desde “A un viandante de 2965” a “Piazza Margana”. Esta contradicción temporal que atraviesa la escritura de Casey se puede leer con la figura de la Revolución en tanto progreso: el acontecimiento revolucionario, como modificaba Benjamin en Hegel, no es la contradicción de términos, sino instancia de detención, impasse inoperante que introduce un corte en el fluir histórico.

“Si encuentras a quien buscas y te detienes…”, en el último verso del poema entonces se podría leer como la inscripción de la fuerza que ejerce detener el paso, ponerle frenos al progreso de la Historia. ¿Acaso es la poesía una forma excepcional para pensar la mediación histórica? Aquí la voz narrativa ya no habla al viandante en voz futura, sino del momento presente que pareciera detenerse. 

En Casey la figura de la muerte no responde a una mística como veía María Zambrano, una de sus primeras críticas, sino a un mediación histórica. Y fue en este poema donde el sujeto de Casey, con mayor claridad, intenta enfrentar y romper esa homogenización temporal.


______
Gerardo Muñoz
Agosto de 2012
Gainesville, FL.

No comments: